Cargando ...

Anda a Cascala!!!!

Así son las cosas y así te las he contado

3

Aprendemos a pasitos

Hoy estoy contento, ya me he quitado el primer examen de encima. Y en principio la había estudiado bastante, llevaba el temario más o menos mirado y tal, el examen era “asequible” … Vamos, esas cosas que siempre se piensan.

Pero aquí empiezan los problemas. Y es que he re-descubierto algo que ya sabía:

TEOREMA:

“No hay mejor forma de comprobar que alguien sabe una cosa, que hacer que lo haga 214203405 veces.”

 

Es como si a un bebé, para comprobar que sabe andar, le haces andar 10 km. Desde luego, es igual de facil andar 10 pasos hasta los brazos de “papi”, que andar 10 km. Lo único que lo diferencia es el cansancio. Pero hombre, siendo realistas, creo que con los 10 pasitos es más que suficiente. Si el nene quiere hacer el camino de Santiago, ya tendrá tiempo después.

Esto se traduce a que en clase, sumas numeritos de 4 cifras, de las que por cierto las 3 últimas son CEROS, y en el examen te ponen números de 10 cifras todas distintas, y con decimales. Claro, si tengo que sumar cada uno 20 veces, ¿acaso va a ser un problema si los son largos? Qué va, la calculadora lo hace todo, sólo TIENES QUE METER LOS DATOS BIEN.

Y para colmo, en lugar de sumarlos 20 veces, y comparar los resultados con unos numeritos preciosos que se nos pueden dar de enunciado, no hay nada mejor para que el alumno demuestre su buen hacer con la calculadora, que no dar esos numeritos. ¡¡Qué narices!! Si has sabido calcularlos una vez, puedes calcularlos 2, y luego compararlos, no es difícil, hombre.

Al bebé de nuestro ejemplo, en vez de hacerle andar 10 pasitos, le hacemos andar 10 km de ida, 10 de vuelta, y decirnos si le ha gustado más el paisaje al ir o al volver. ¡VAYA PADRAZOS ESTAMOS HECHOS!

Pero vamos, que como dijo una celebridad con quien una vez y durante algún tiempo tuve el gusto de coincidir, “No pasa nada, si no vales, lo vuelves a intentar, 1, 2, 3, 4, 5 o 6 convocatorias, y ya está!”. “Y si vuelves a pencar la 6º, pues no pasa nada, te vas, y ya está!”

En fín, adoro las cuentas, y adoro demostrar mi amor hacia ellas. Ahora sólo rezo por que las esposas hagan su trabajo en casa, y contagien su felicidad a “papá” a la hora de darle a su bebé unas palmaditas en la espalda por su media maratón recorrida.

Y ya está 🙂

3 comentarios

  • Eidan
    Miércoles, 21 de Enero de 2009, a las 0:03

    jeje es verdad, en muchos casos lo que estudias es para tener los conocimientos básicos que necesitas para poder deducir, con suerte, lo que luego te piden, pero bueno, después de tantos años ya acabas siendo perro viejo, y como dicen: más sabe el diablo por viejo que por diablo.

    PD: ¿de qué era el examen?

  • Elisa
    Miércoles, 21 de Enero de 2009, a las 17:48

    Muy metafórico… =)

  • loixiyo
    Jueves, 22 de Enero de 2009, a las 0:53

    Ay, Elisa… te sorprendería lo metafórico que es este blog. Se podría decir que el 90% de lo que escribo! jejej 😀

    Eidan, el examen era de Economía. Qué manía de poner un examen “fácil” y cascarte operaciones con calculadora con números de 10 cifras. Tuve que revisar 4 veces los ratios, con 4 resultados distintos. Así que a saber qué salió!

    Pero bueno, espero que lo que hice esté bien, no pierdo la esperanza.

    PD: Cuando sea caudillo mundial, ilegalizaré la asignatura y perseguiré/castigaré a quien la imparta y/o practique (va en el mismo saco que Discreta y Electrónica I)

Escribe un comentario

*

XHTML: Éstas son algunas de las etiquetas que puedes utilizar: <a href=""> <b> <blockquote> <code> <em> <i> <strike> <strong>