Cargando ...

Anda a Cascala!!!!

Así son las cosas y así te las he contado

0

Loixiyo “zero-zero-siete”

Hacía tiempo que no tenía sueños raros “contables”. Estas semanas con el estrés de los exámenes estoy teniendo sueños bastante curiosos, algunos con cosas que se supone que estaban ya zanjadas en su día.

Pero bueno, el de esta noche me ha gustado bastante. Han sido dos, en realidad. Aquí van:

“En el primero, yo era un agente infiltrado en mi instituto de Utebo. “El cabezón” (célebre profesor de aquellos tiempos en los que estaba) era el asesino que estábamos buscando. Llevaba una enorme escopeta con mira telescópica bajo la gabardina color beige. Yo le esperaba en un pasillo, y él aparecía por la puerta. Pasó de largo hacia el extremo opuesto del pasillo. Así que le he seguido, con la mano en el pantalón, empuñando ya la pistola pero sin sacarla, no podía causar pánico entre los chabales (Por una vez no hablo de sexo… MALPENSADOS).

Bajaba las escaleras, y yo detrás de él, claro. Salía a la calle por la puerta de conserjería, y allí es cuando le gritaba desde atrás: “Alto! Tira el arma al suelo!”. El señor de gran cabeza había tirado la escopeta detrás de un árbol al oír mis pasos, pero aún llevaba una pistola dorada, que dejó en el suelo al oír el grito.

En esto que salía mi padre por la puerta también, y descubría mi verdadero trabajo… Lo guay es que en lugar de asustarme, le decía “papá… aguanta las armas, anda”, y le daba la escopeta, la pistola plateada, y todas las demás que iba encontrando en los bolsillos del malo mientras le registraba (una docena! pobre padre mío, ahí que se le caían porque no le cabían más encima).”

El otro sueño es más corto, pero ha molado también.

“Estaba en un parque con casetas comiendo con los amigos, cuando he visto que un avión venía volando raso. Y he visto como un rayo le caía encima. En ese momento ha empezado a arder, y yo pensaba “se estampa, se estampa”… FIIIIIIUUUUUUUUU…. PLAF!!! Ya se había estampado. Estaba en llamas, pero curiosamente ningún pasajero ha muerto. Han empezado a salir todos con una calma…. Como si no pasara nada! “

Ha sonado el despertador, y me he despertado. Eran las 9 y media de la mañana y había que empezar a estudiar…

0

Todo a su tiempo, por favor

Y mis preguntas de hoy:

1. Si estás en el servicio de un bar, no hay papel higiénico y le echas un grito a la camarera… ¿te sirve de algo que te traiga un rollo cuando te has limpiado con la mano?

2. Tienes hambre, y pides a tu mamá que te haga la cena… Viene a la hora con un plato de huevos fritos con patatas, pero te has puesto hasta arriba de comerte los mocos. ¿Quieres cenar ahora?

3. Aplicable al sexo: Llevas 3 años a pan y agua, castidad total… ¿Para qué quieres que 10 buenorras se te insinúen una tarde si llevas 3 horas seguidas peleándote con tus 5 amiguitos?

4. ¿Sirve de algo que los 1000 coches de bomberos de la isla lleguen al incendio cuando no queda ni un sólo árbol sin quemarse?

5. ¿Para qué rascarse un abón cuando ya ni te pica?

6. ¿Por qué darle de comer al canario, si hace meses que se escapó de la jaula abierta mientras limpiabas tu cuarto?

7. ¿Para qué estudiar a saco una asignatura cuyo examen fue la semana pasada?

8. ¿Para qué ir a la cocina y cerrar la nevera, cuando ya la habías cerrado antes?

9. ¿Cuántos dedos en la mano derecha tiene un “manqui-derecho”?

10. ¿Para qué dejar que el “café frío” se enfríe?

Una noche más… he dicho.

0

Gente que vuelve

No sé bien por qué. Puede que por el estrés de los exámenes, o porque estas últimas semanas han sido de tener muchas, muchísimas cosas en mente, no sólo con los estudios. El caso es que prácticamente a diario sueño con gente que de alguna forma estuvo en mi vida pero ya no lo está. No volvemos a entablar relación, trabajar juntos, etc… simplemente aparecen ahí. En la mesa a la hora de comer en el CPS, en mi casa, en casa de mi abuela…

No tiene por qué ser un sitio o una situación lógica. Hay quien ha aparecido en el cuarto de mi abuela (donde NUNCA había estado antes), o cosas por el estilo. Son sueños sin sentido, pero lo que tengo claro es que si gente “desaparecida” vuelve a aparecer en mis sueños… igual es que los echo en falta, aunque sea inconscientemente.

Entre los pródigos hay gente muy variada. Y no es agradable ver que una vez que te has acostumbrado a no tenerlos a tu alrededor, se cuelan por las noches a darte mal en tu único rato de tranquilidad. ¿Quién les ha invitado? NADIE. Pero ahí están.

También es de preocupar que cosas de las que hacen cuando aparecen en mis sueños se cumplan después en la realidad. No es la primera vez que me ocurre. Y no creo que es que yo sea un nuevo mesías, o un Aramiso Luister ni nada así. Lo que sí que creo que soñar es como… “aprender sin querer”. En los sueños todo lo que tenemos en el subconsciente sale a la luz. Cosas que hemos visto pero que no hemos asimilado (o igual no hemos querido hacerlo) quedan a la vista. Por eso, las cosas que se han cumplido después, creo que ya sabía que iban a ocurrir, pero no quería darme cuenta. Y claro, cuando duermes no controlas lo que quieres pensar y lo que no.

Sirva esto para anticiparse y no llevarse sorpresas (hoy me he llevado una, pero ya la había soñado). Presta atención a lo que te pasa por las noches, porque en algún detalle estará la clave para el día siguiente.

He dicho.

0

Nuevo anuncio de Gas Natural

Llevará unas semanas en televisión, pero no habrá una vez que lo vea que no me ría.

.

.

Espero que os guste 🙂

0

Amor entre hermanos?

Hoy debo estar hablador. No sé por qué, puede ser porque en épocas de exámenes apenas nos comunicamos. Nos pegamos el día mirando y remirando temas, entendiendo (o intentándolo) lo que deberíamos haber entendido hace tiempo, y sin preocuparnos por nada más que por estudiar. Tarde o temprano eso acaba pasando factura, pero bueno.

Por lo pronto, el no hablar con casi nadie – y eso que hoy he tenido bastante cháchara – hace que te pares a pensar en cosas que ves, o lees. Y el otro día ví una noticia que me llamó la atención.

“Pareja de británicos ve su matrimonio anulado por ser hermanos, cosa que no sabían”. Joer… a veces entre coñas he oído, e incluso dicho, por qué no reconocerlo, cosas como “Buah… si yo tuviera una hermana como X olvidaría el parentesco y le haría un arreglo bien hecho”. Vamos… estas cosas se pueden decir, te echas las risas, y todo lo que quieras, pero a la hora de la verdad no es así. A una hermana no se le toca un pelo. Es más… OJO no te la miren delante tuyo (a la hermana, MALPENSADOS), que le partes los morros a quien haga falta.

Esta noticia me ha llevado a pensar en cosas en las que hasta ahora había pensado, pero nunca como si pudiera darse el caso. ¿Qué haces si la persona de la que te enamoras es tu hermana? ¿Se lo dices? ¿Intentas algo? ¿Cómo reaccionas en este caso ante la respuesta “No… es que, yo te quiero mucho, pero es más bien como a un hermano”?. Eso suponiendo que te atrevas a confesarle lo que sientes, que es mucho pedir.

Cualquiera que lea esto pensará (yo también lo pienso): “La respuesta es obvia, ¡CERDO! Es tu hermana y nunca pasará eso”. Además (Paco no te lo tomes a mal! jejej), a mí mi hermano no me produce apetito sexual. Pero pongamos otro caso.

Tu vida es monótona, no tienes a nadie en mente y todos los días son lo mismo. Te levantas, vas a trabajar en lo mismo del día anterior, comes, vuelves a trabajar, y cuando sales te vas a tu casa a descansar y ver la tele, como haces siempre. Pero un día conoces a una chica guapa, simpática y que además (porque tú no eres muy ligón) responde a tus patosos intentos de flirteo. Así que quedáis, tomáis algo, y pasáis una tarde estupenda, riéndoos sin parar. Notas que hay sintonía, así que decides invitarla a cenar otro día. Tres cuartos de lo mismo, sigues viendo que esa tía te hace reír, te escucha y te entretiene.

Los meses pasan volando, y lo que empezó como un “entretenimiento contra tu vida monótona” se ha convertido en un romance, que poco a poco va siendo más y más serio. A lo que te das cuenta estás viviendo con ella, y enamorado del todo. Así que te lanzas, la invitas a cenar a un buen restaurante, te pones guapo, compras un anillo de los que sabes que le gustan (estoy ambientando un poco, si no es muy soso esto!), y allí en plena cena te arrodillas y le pides matrimonio. Ella te da un “Sí, quiero” y todo el restaurante aplaude emocionado.

Así que, y dejando la parafernalia a un lado, que ya me aburre, os casáis. Todo os va bien, pero un buen día… CARTA DEL JUZGADO (o de quien proceda): “Su matrimonio está anulado porque usted y su señora salieron del mismo chorrete”. ¿Qué haces ahí? Por un lado la quieres pero por otro… es tu hermana, coño! Yo no sé bien qué haría.

Una parte de ti supongo que pensará “Tío, déjala, que es tu hermana, esto no está bien!”. Otra, la romanticona, y que por cierto todo el mundo tenemos por muy peliculera que sea, dirá “No!! No la dejes, la quieres, la quieres de verdad!”. Supongo puede haber una parte de ti bastante práctica y viciosa que diga “Vamos a ver! Tu la has visto en pelotas, no? Llevas 3 años ventilándote a tu hermana, y te va a importar ahora?”

Es un dilema bastante complicado, porque aparte del “qué dirán” está la forma de pensar que desde siempre se nos ha inculcado sobre la familia. A las hermanas no se les mira nada más que la cara. Me gustaría saber cómo ha acabado la noticia, qué han hecho estas personas, y cómo se sienten ahora. Debe ser muy duro enterarse de algo así, siendo que además se conocieron por casualidad, porque ninguno sabía que el otro existía.

No creo que esta pareja se meta a ver mi humilde blog, y aunque lo hicieran no creo que sepan mucho español, así que no espero una respuesta suya. Pero en cualquier caso, quisiera mandarles un abrazo desde aquí.

Lo dicho… ánimo.

0

Binky nos ayuda con Ada!!

En este vídeo Binky nos echa una mano a entender un poco mejor cómo manejarnos con punteros en Ada. Se merece un aplauso! jejejej

.

.