0

La chica triste del 51

El otro día volvía a casa con el 51, y reviví momentos vividos -vistos desde perspectiva diferente esta vez- hace algún tiempo.

En la parte de atrás del autobús, en los asientos del fondo, esos que son 4 enfrentados, había una chica sentada sola, sin nadie más alrededor. Aparentemente nadie se había fijado en ella, delante había una señora mayor mirando por la ventana hacia la derecha, y un poco más adelante había una pareja de inmigrantes (subsaharianos diría), hablando en su idioma mientras se reían de sus cosas.

Esta chica, sola en aquel asiento, me llamó la atención porque tenía la mirada perdida, la boca triste, y los ojos llorosos. Miraba de vez en cuando hacia la zona del conductor, como pensando «Me habrá visto alguien así?». Pero nadie la veía, excepto yo, que la miraba con disimulo cuando ella no se daba cuenta.

El caso es que, me fue imposible saber qué edad tendría exactamente, diría que un par de años menos que yo. Y era guapeta la muchacha. Creo que, de haberla visto sonriendo habría salido de aquel autobús pensando «¡Pedazo de sonrisa que tiene la rubia!» (Jejej, el resto de su anatomía también la hubiera observado con igual o mayor detenimiento, claro está). Pero no, algo gordo le debía haber pasado, y lógicamente ni lo sé, ni podía preguntarle. Tal vez le hubiera pasado algo a algún familiar de fuera, porque bajó en la parada de la estación y entró dentro andando deprisa.

Me recordó bastante a «un amigo mío» (como el amigo de Picorel que se durmió en un parque :-P) hace un año y pico, y me hizo pensar: «Acaso en aquellos momentos en los que mi amigo iba así en los autobuses había algún/a friki pensando en lo que le pasaría, o en «la posible sonrisa bonita» que debía tener?

De la misma forma que yo no me acerqué a aquella chica, tampoco lo hizo nadie tiempo atrás, así que, tanto yo el otro día como «el supuesto friki» del año anterior, nos quedamos sin saber lo que le pasaría a «la persona tristona con sonrisa posiblemente bonita».

No es gran cosa pero… me llamó la atención, y como siempre que me pasa eso, tengo que escribirlo aquí.

Nada más por esta noche, seguiremos informando.

He dicho.

Categorías Publicado en: Mis Rayadas Etiquetas Sin etiquetas
0

¿Alguna duda?

Hoy he estado conduciendo por la noche, y como siempre me pasa, ha habido algún momento en el que he dudado del carril en el que debía ponerme en una rotonda para ir a «tal» sitio, de si «por tal calle se puede girar hacia la izquierda», y de pijadas así.

¿Qué haces al final? Pues fácil, te pones donde te da la gana, echas bien «la intermi» (así la llamaba mi abuela), y procuras incordiar al personal lo mínimo posible. A veces las carreteras deberían estar mejor señalizadas.

Así que, como buen justiciero urbano, me he dedicado a buscar por internet, y he encontrado estas fotos curiosas, que esta semana se llevan el premio a La foto de la Semana. Veamoslas:

En esta primera, se nos enseña a hacer un STOP. Obviamente, ninguna de las señales sobra, son todas imprescindibles, y por lo tanto, hacen bien en estar allí.

En esta segunda, aprendemos a salir de una gasolinera, o un parking público, o algo similar. Igualmente, cada señal colocada tiene su razón de ser, y la seguridad vial correría un serio peligro si cualquiera de ellas fuera eliminada.

Y veamos por último, la forma española de señalizar la entrada a un pueblo, por ejemplo. A veces las señales no llegan a la consciencia de los intrépidos conductores. Los semáforos hay quien se los salta alegando daltonismo agudo. Las líneas del suelo… «se borran», dicen algunos. «Es que pensaba que era para las bicicletas», «Mire, agente, esa línea no estaba ahí cuando yo he pasado con el coche»… Son algunas excusas que pueden ser utilizadas.

Pero ante esta sutil, clara y concisa señal que vamos a observar, no hay excusa posible.

Por si quedaba alguna duda, la señal nos invita a aminorar la marcha. Pagaría millones por ver esa señal en acción. La cosa es que, ese sitio me recuerda ligeramente a un pueblo de aquí cerca: Longares. Al ir en dirección teruel, también tiene una «placeta» que sale a la derecha… ¿Será ese pueblo el que alberga tal obra de arte?

Con esa duda me despido por hoy.

He dicho.

1

Exponsor mola

Qué alegría!

Por fin he recibido mi primer pago de esta gente. Han tardado un mes mas de lo que esperaba, pero es que tardan eso, y merece la pena. Os cuento, por si a alguien le interesa.

Exponsor es una empresa española que te paga porque pongas publicidad en tu web. Son enlaces de texto (yo los tengo en la barra del lateral, y no estorban). Es bastante simple el proceso: Te das de alta con tu web, te la aceptan, y empieza la historia.

Puedes elegir dos formas.

1. Colocas los links y cobras por cada click que hace la gente (poco recomendable para webs humildes como esta).

2. Cobras una cantidad fija cada mes, en función del PAGERANK que tengan las páginas donde pongas los links, e independientemente de las visitas y clicks que tengas.

En mi caso elegí la segunda, dí de alta 50 páginas del blog (te permiten 50) e instalé el plugin de WordPress que se encarga de ponerte y quitarte cada mes los enlaces correspondientes. Una vez instalado eso, te olvidas de todo, y a cobrar.

Hoy he recibido en Paypal los 40 euritos que tanto esperaba. Me salen unos 20 euros al mes poco más o menos, y pagan cada vez que superas los 30. Ahora tengo 22 euros que tendré que cobrar dentro de un mes o dos.

Vamos, lo recomiendo a todos los que tengáis página web. Se puede instalar poniendo un código html, php, o directamente con un plugin de WordPress si tienes la posibilidad.

Eso sí, si alguien se apunta, que se haga mi referido! Se lo agradeceré en el alma.

Os dejo aquí un link para que lo miréis:

EXPONSOR.COM

Ale, me piro pa la Expo.

He dicho.

Categorías Publicado en: Internet Etiquetas Sin etiquetas
0

Descansando en paz :-)

Por fin puedo escribir tranquilo.

Escribí un mensajillo sobre el campamento y demás, pero se borró, y como que me da pereza volverlo a escribir.

Hace unos días escribí como era de esperar, ya que había vuelto del campamento sano y salvo. Peeeero, a la noche siguiente vino la ecatombe (si es con h se siente, no es una palabra que suela usar, pero le daba un aire bíblico al asunto).

El caso es que tonto yo, borré la base de datos del blog. Esto es, todos los mensajes, comentarios, enlaces, vídeos… TODO. Y… más tonto aún, no tenía copia de seguridad. Escribí corrrieeendo a los del alojamiento, que hacen copias diarias (que se sobreescriben), pero me contestaron 2 días después, así que mi copia se había ido a la mierda.

CONCLUSIÓN: Había perdido todo.

Lo bueno es que el tío Guguel guarda en caché todas las páginas que indexa durante una temporadilla, así que gracias a eso he podido ir mensaje a mensaje, copiando y pegando, hasta recuperar todo o que quería recuperar.

Todavía faltan algunos vídeos y las músicas, pero la verdad es que no me preocupan, podré vivir sin ellos. Y si me molesto en buscarlos (hay algunos vídeos que me hacían gracia y querría volver a tener), será con toda la paz mundial, in de guol – in the world.

Dicho esto, me voy a dormir, y mañana empezaré a contar cosillas, porque hay para contar. Al menos un sueño raro, un par de cosas tontas y algunas fotos de la semana.

Hasta aquí mi narración, feliz y contento.

AU.

Categorías Publicado en: Internet Etiquetas Sin etiquetas
0

Loixiyo… ¡¡Apatruyando la ciudad!!

Después de un larrrrrgo día -12 horas- en el CPS (sí, el dantesco y pintoresco lugar donde paso la mayor parte del tiempo en mi vida, hoy por hoy) programando, echando cafeses, escuchando lecciones magistrales de Carmelo, o simplemente haciendo el chorras, he vuelto a casa. Iba a volver andando, pero me han llamado Virginia y Cristian para tomar algo, así que ¿cómo iba a decir que no?

Esperando en la puerta del Valdai, había un coche en doble fila. Ha llegado la “dulce doncella” dueña del coche bloqueado, y lógicamente (o no tan lógicamente) se ha puesto a hacer uso del claxon para llamar la atención del infractor. Pero… ahí ha sido donde ella ha pasado a ser infractora, porque sus bocinazos duraban cerca de 20 SEGUNDOS, increible!!!

Por suerte para todos, y desgracia para ella, ahí estaba yo. Le he pedido amablemente (esto no es irónico, es verdad) que dejara de pitar, que hay personas mayores y enfermas, como mis abuelos, viviendo encima, y que estaba molestando. Que llamara a la grua si tanta prisa tenía. Y la muy señorita me ha dicho que “ella molesta porque a ella le molestan, y que si tenía “valor” (vale, ella no ha utilizado ese término exactamente) que llamara yo. Así que, ¡qué remedio! he llamado yo.

Me ha llamado la atención que cuando ha oido que empezaba yo a hablar por el móvil se ha callado, no sé si habrá decidido tener paciencia, o qué habrá pasado. Así que, con la calle ya tranquila, me he metido al bar a tomar algo, echar un par de cigarros y subir.

En todo ese tiempo, más de media hora, no he visto aparecer a ningún coche de policía, pero desde luego se ha callado que era lo que yo quería.

En fin… gente tonta hayla en todas partes, pero no tenemos por qué sufrirlas el resto.

Esa es mi historia de hoy, algo chorrona, pero me ha puesto tan de mala gaita la señora que tenía que ponerlo aquí y desahogarme, que es la idea de este blog.

Ale, seguiremos informando!