Cargando ...

Anda a Cascala!!!!

Así son las cosas y así te las he contado

3

Cada detalle cuenta

Ayer fui a un partido de fútbol. Hay que decir que hacía mucho tiempo que no disfrutaba de uno en la Romadera. El Zaragoza no jugó mal como acostumbra (aunque sea Zaragocista hay que decirlo), y eso se tradujo en un buen resultado: 3-0.

El caso es que, hubo un tiro al palo por parte del Zaragoza, y unos minutos después alguien cerca de mí dijo: «Joder, si el tiro hubiera entrado ahora iríamos 2-0».

Esto me dio que pensar, y estuve el rato siguiente y la vuelta a casa, andando, reflexionando sobre el tema. ¿Qué hubiera pasado si el tiro al palo hubiera sido gol?

Después llevé esa situación tonta y sin importancia, a «la vida en general». Y… OPS! Cosas curiosas.

Con cada acto (o «no-acto») que hacemos, el curso de la historia cambia. Con cada pequeño gesto o comentario hacemos que una cosa que «podía estar a punto de pasar» no pase, o que «algo que inevitablemente no iba a pasar» pase. Y esto es algo que por un lado resulta tranquilizador, pero por otro lado es completamente inutil.

Vayamos al tema del fútbol:

«Si ese tiro hubiera entrado, ahora iríamos 2-0». ¿Esto es cierto? Sí, y no. Lo que sí es cierto es que si ese tiro hubiera entrado y desde ese momento el partido hubiera evolucionado EXACTAMENTE como lo hizo, iríamos 2-0. Pero, de haber entrado ese tiro, en lugar de sacar de portería el portero, se hubiera sacado de medio campo, y además se habrían perdido cerca de 2 minutos en la celebración. Por tanto, es imposible que todo hubiera sido como esperamos.

Así pues, lo único que es seguro es que «Si ese tiro hubiera entrado, ahora no iríamos 1-0, como es el caso».

Sí o sí? Eso no tiene vuelta de hoja.

Últimamente pienso si muchas cosas de las que he hecho en los últimos 3 años y medio han merecido la pena. Cómo cambian las cosas con una simple pijada, cómo un pequeño detalle condiciona los meses siguientes… Esas cosas vamos.

Y claro, el comentario de este tío tres asientos a mi derecha me hizo pensar.

Otra cosa curiosa:

Igual que «hacer algo» cambia el curso de la historia (por llamarlo de alguna manera aunque suene tremendista), «no hacer nada en un determinado momento» también puede cambiarlo? ¿Puede influir mucho o poco?

En fin, el Zaragoza ganó, que era el objetivo, y con eso me quedo.

Otro día me enrollo más, que ahora hay que programar.

He dicho.