Cargando ...

Anda a Cascala!!!!

Así son las cosas y así te las he contado

3

Se ve que ya…

Por cosas como estas me encanta el rey D. “JuanCar”. No entraré en cuestiones de gustos y adoración hacia la monarquía (no es cuestión de crear polémica), pero vaya, la verdad es que esta familia tan campechana tiene detalles que me encantan. Entre ellos, veamos con qué naturalidad salió el hombre de una metida de pata.

Se ve que que estaban en la entrega de los Premios Cervantes, y tenía que darle la palabra a la señora Ministra de Cultura. Pero al hombre se le pasó, con la emoción y el cansancio de la edad. 


http://www.youtube.com/watch?v=aSxRzPCJCVw


Lo mejor es cómo reacciona:

1. Cara de niño pícaro.

2. Sonrisa tranquila.

3. Comentario:    – “Jejejej, se ve que ya… chocheo”

Sencillamente genial, sublime. Y es que a veces, en la vida, nos vemos sin quererlo metidos en situaciones embarazosas. Y no hay nada mejor que tomárselo con humor, y seguir como si nada. 

Esta es mi enseñanza para hoy, mis queridos “pádaguans”:

Si la cagáis, haced como si no pasara nada, pasará más desapercibido. Y sobre todo, la mejor forma de que nadie se ría de tí, es reírte de tí mismo como el que más.

Y ya está 🙂

0

Mi mono Agustín

A veces pasa, que por causas ajenas a tu voluntad, el trabajo que se espera que hagas  no aparece con puntualidad. Esperas un día, esperas otro, y otro, y otro… No tienes nada que hacer, así que piensas: “Ya llegarán las prisas”.

De repente, una mañana lees el email, y ahí lo ves: “Estimados subseres, su descanso acabó. Tienen una semana para abordar el problema. Pero… tranquilos, un 10% de ustedes tienen 21 días, otros sólo 8. Así son las cosas, y así se las he contado”.

Ese email te deja helado, pero te pones manos a la obra. Después de 4 años en el Colegio Público de Springfield nada te sorprende, estás curado de espanto.

Es aquí cuando, en mi triste historia, conocí a Agustín. Os lo voy a presentar.

Agustín  es un mono que vive en un mundo extraño que no entiendo ni entenderé. Al pobre lo han encerrado en una casa con 3 habitaciones, y 2 puertas para pasar de una a otra. En algunas habitaciones hay plátanos colgados del techo. En otras hay cajas, que puede coger para subirse en ellas y alcanzar su comida.

Así que ahí está el pobre chiquitín, pensando cómo coño se lo monta para comer algo.

De momento, está algo falto de imaginación. Lleva como 3 horas abriendo y cerrando la misma puerta. Nadie sabe por qué, pero eso hace, una y otra vez. Deseemosle suerte.

En fin, por hoy Agustín tendrá que esperar, que me canso ya de estar en el ordenador. Pero mañana mismo hay que  echarle una mano, porque Chronos, el dios del tiempo que sólo sabe sumar hasta 9, espera que mi mono espabile antes del viernes.

Pues nada, con la alegría del desahogo personal, me despido por hoy.

Y ya está        🙂

0

Barbería virtual

Qué cosas saca la gente, oye.

Enchufad los altavoces (mejor que sean auriculares), cerrad los ojos,  y no os perdáis este vídeo. Si sabéis inglés, mejor, porque así podréis seguir lo que va diciendo el tío. Se entiende bastante bien, pero si no, tampoco pasa nada.

La cosa es que con los ojos cerrados, puedes llegar a sentirte sentado en la silla del barbero, y oyendo hablar desde cualquier punto de la habitación. Es acojonante, porque puedes “saber” en cada momento dónde está nuestro amigo.

Pero vaya, no adelanto más, no os lo perdáis:



Mis gracias al señor Álvarez por descubrirme esto.

Y ya está 🙂

1

Mis andanzas por Praga

Pues ya en casita otra vez. Pensaba escribir ayer, pero llegué a las 11 de la noche al aeropuerto de Zaragoza, y estaba más que muerto. Ha sido una grata experiencia, y he descubierto algunas cosas interesantes sobre la República Checa:

1. La cerveza va más barata que el agua, así que con lo feliz que a mí me hace beberla toooodo el día, estos días llevaba una sonrisa en la cara cada vez que entrábamos a un bar 🙂

2. Tienen la costumbre de hacer las escaleras mecánicas LARGAS LARGUÍSIMAS, funcionando a toda velocidad. Esto quiere decir que una caída en las escaleras del metro puede ser mortal.

3. Las calles y las estaciones de metro están increíblemente limpias. Ni una mina anti-persona (mierda de perro, para entendernos), ni un papel, ni una pintada. Tienen hasta unos expendedores de “recoge-mierda” gratuitos, un kit formado por una bolsita parecida a la de los aviones (las de vomitar), y una espátula de cartón, similar al triángulo que nos dan los de Telepizza para comer más cómodamente.

4. La puntualidad en medios de transporte públicos ES POSIBLE: Si dicen que a las 13:27 viene un metro, realmente será cierto, tal y como anunciaba mi hermano hace algunas semanas en un comentario. Aplíquese el cuento, TUZSA.

5. Se puede comer y bien por 6 euros por persona: 2 pizzas italianas buenas, 1 plato de sopa de ajo, 1 plato de ensalada riquísima, 3 jarras de cerveza, 1 botellín de agua y 2 cafés. Total: 24 euros.

6. Por alguna razón que no entendí, está de moda no llevar sujetador entre las mujeres autóctonas “praga-nenses”. Bien, bien, a ver si la tendencia llega a España. JOJOJ.    😛

7. Es posible encontrarse como en casa a 3000 km de tu hogar. Supongo que serían las fechas, pero no pasaban 3 minutos sin que oyera hablar en español a alguien por la calle. Y es que estabamos media España allí metida!

La ciudad, preciosa, por todos los sitios. Unos edificios, unos parques, unas torres… Todo era bonito, al menos todo lo que yo vi. La put*d* es que los nombres eran bastante raros, e imposibles de relacionar con “algo conocido” para facilitar su memorización. Sólo recuerdo “Malostranska” (pronunciado, la escritura no me acuerdo) por “Mala tranca” y algunos más. Así que, he estado en muchos sitios pero no me acuerdo de los nombres.

He puesto algunas fotos en la galería, podéis echarles un ojo. Llevo idea de poner alguna más, pero por “Copi-rrai” de momento me contento, jejej.
 




  

En fin, me voy a la cama, que ahora toca volver a la rutina y seguir estudiando.

Y ya está! 🙂

0

Me encanta la tranquilidad

Últimamente tengo la sección de “La foto de la semana” algo abandonada. La verdad es que el blog en general, pero es que  tampoco me pasan grandes cosas para contar, y lo que es más, mi vida es pura tranquilidad.

Esta semana no llevo idea de escribir, porque estos días no va a pasarme (no creo, vaya) nada interesante, mi cabeza no está para pensar (será que me estoy centrando en estudiar, jejeje), y el jueves me voy a la República Checa a ver a mi señor hermano, así que tampoco escribiré.

De modo que, a modo de despedida, dejo esta foto, que me gustó bastante cuando la vi. No me gusta la playa, pero reconozco que me encantaría vivir en una isla y poder ver algo como esto por las mañanas. 




Así que bueno, a pasar todos buenas vacaciones, y a la vuelta más y mejor.

Y ya está 🙂