Cargando ...

Anda a Cascala!!!!

Así son las cosas y así te las he contado

1

Sobre los cambios de estado diré…

Ayer mientras cenaba mi tradicional bocadillo de lomo, bacon, queso y huevo me vino a la cabeza una de mis grandes curiosidades de niño: LOS CAMBIOS DE ESTADO.

Todo el mundo sabe que a temperatura ambiente, las cosas pueden estar en estado sólido, líquido y gas. Y también sabemos que con cambios de temperatura podemos hacer que un líquido pase a gas o a sólido, y demás chorradas varias que creo que cualquiera ha podido observar. Hasta aquí todo normal, pero por si acaso ilustraré un poquillo la idea:

– Los hielos en los cubatas se acaban derritiendo (por calor), y de ahí que haya que beber rápido, porque si no no está tan bueno.

– Si meamos en la nieve, se hace un agujero en ella, porque una parte se derrite con el calor de nuestro “pipí”.

Los ejemplos son ilustrativos, fáciles, baratos y para toda la familia.

Ahora viene lo que me llama la atención:

A temperatura ambiente, el oxígeno es un gas. Pero si lo comprimimos (eso es tema aparte) o lo enfriamos, podemos conseguir que pase a ser líquido. Y con mucho más frío, ¿podríamos tener un cubito de oxígeno? La teoría es aparentemente fácil, y la respuesta debería ser afirmativa. Lo que pensé ayer con aquel buen bocadillo en la mano es que, tal vez, para conseguir un cubito de oxígeno haga falta bajar de los -273º, cosa que se sabe que es imposible, porque es el “cero absoluto”. Y si no con el oxígeno, podría pasar con cualquier otro gas (o no).

Si nos vamos al otro extremo, una mesa, un portatil, o por ejemplo una zanahoria son sólidos.  Igual que el metal o el cristal, imagino que se podrían convertir en líquidos si los calentamos lo suficiente. Y aquí vino mi paranoia. Imaginemos un personajillo que viva normalmente a temperaturas de millones de grados… ¿Podría estar respirando patatas evaporadas?

Claro, este tema da para pensar un ratillo… En el momento en que pensabaSob en patatas gaseadas, el camarero pasó a mi lado. De modo que pensé: ¿Sería posible calentar a una persona (no malpensemos, señores, que sois unos hormonaos!) y bebérnosla?

Pensar esto no fue buena idea, porque mientras tragaba aquel sabroso bocado, noté mis tripas que hacían burbujitas. Por miedo a “descomer”, decidí mirar a una bella dama morena, con escote generoso que había 4 mesas más allá, y todos mis males terminaron.

No pongo más ejemplos, que este último ha sido un tanto desagradable. Pero si os aburrís en el bus, podéis darle al coco y dejarme vuestras conclusiones.

Con esto me despido por hoy.

Y ya está 🙂

0

Mendigogame: Nuevo juego online

Internet no deja de sorprenderme.

A la infinidad de juegos online como Ikariam, Ogame, Hattrick y demás, se suma otro nuevo, y creo que el más gañán que he visto en mucho tiempo.

Se trata de Mendigogame, un juego en el que te conviertes en un mendigo de Madrid, y tienes que ir sobreviviendo, adquiriendo habilidades como robar carteras, tocar el acordeón y demás. Puedes meterte en bandas, cometer delitos (ficticios, por supuesto), ganar dinero, comprarte casas, y muchas cosas más, cada cual más “gañana” que la anterior.

Este post va dedicado fundamentalmente a FUSTA, el mancillador de la comunidad universitaria, y más concretamente del Centro de Primaria de Springfield. Así pues, querido amigo, ya tienes un nuevo juego.


.

Os pongo un enlace para que podáis verlo:

Mendigogame -> http://www.mendigogame.es

Sin duda una nueva forma de perder el tiempo. Espero que la disfrutéis tanto como pienso hacerlo yo, cuando tenga un rato, por supuesto.

Y ya está 🙂


1

Un huevo

Hoy daremos una lección de expresiones populares, y en esta ocasión, la finalista es una que a mí particularmente me gusta mucho: UN HUEVO.

Creo que la inmensa mayoría la conoceréis, pero por si acaso, aclaremos el significado de esta grandiosa expresión: MUCHO. Así pues, vamos a exponer algunos casos prácticos, en los que se verá la grandeza de la lección de hoy:

1. Había un huevo de gente -> Había MUCHA gente.

2. Tengo un huevo de cosas de hacer -> Tengo MUCHAS cosas que hacer.

3. Mola un huevo -> Mola MUCHO (también mazo, cantidad, cantidubi mogollón y demás jilipolleces).

Y así sucesivamente.

Vemos pues que la expresión tiene un uso sencillo, barato y natural para toda la familia. No hay ambigüedad, ni dificultad en ningún aspecto. O al menos eso pensaba yo, hasta esta tarde, que me he dado cuenta de algunas cosas.

Hoy estaba echándome un café con la bella Anita, y al ir a pagar he notado que mi ropa interior (calzoncillos, vaya) me apretaban bastante LA PIERNA. No es mayor problema pero yo, con toda mi buena intención, he dicho algo como:

– Jod*r, estos calzoncillos me apretan un huevo.

Pues nada, hemos tenido risas media tarde, porque ella no ha querido entender que estaba utilizando esta nuestra expresión, objeto de estudio en la lección de hoy. Y es que realmente, y si lo pensamos en frío, la perfección no existe, y podemos encontrarnos situaciones peculiares si no la usamos con cuidado. Algunas podrían ser:

– Me pica un huevo un huevo -> ¿Cómo? Me pica mucho, mucho – Me pica mucho un huevo.

– Me gusta un huevo comer / Me gusta comer un huevo. -> ¡OJO! No es lo mismo

– ¿Te pica? Sí, me pica un huevo. (¿No era la cabeza?)

Y así, sucesivamente.

En próximas lecciones, introduciremos lo que científicamente se denomina “Inglés para gañanes”, “Inglés loixiano”, o simplemente “Tontadum monumentalis”. Hasta entonces, podéis ir estudiando y poniendo en práctica los conocimientos hoy adquiridos.

Y ya está 🙂

1

Eeem… ¡NO! – El desenlace

Último día de tocadica (bowling) en la capital maña.

Un buen puñado de horas de sueño, un café largo los 3 tontos y la jefa, y un par de croquetas, ya sólo 2 de los 3 tontos. Ése ha sido el resumen del día. Por no sumar las películas de Regreso al futuro (I y III) que han caído por la noche.

Pero bueno, esto no es lo más importante del día. El verdadero motivo de este post es una experiencia reveladora. Un acontecimiento reconfortante, tranquilizador, orgásmicamente redundante y a la vez tan misericordioso y sublime como una abrumadora y nigérrima encefalopatía con tintes paupérrimamente jubilosos.

(NOTA: ¿¿¿Qué C*J*N*S habrá querido decir todo eso???)

A lo que vamos.

Supongo que todos recordaréis a la bella damisela que me negó su mechero hace algunas semanas. Para quien no la recuerde, os pongo el enlace para que veáis el principio de esta historia de amor:

http://loixiyo.com/eeem-no

Hoy también estaba en mi bar, y tras abandonar el recinto “ella la cosa”, le hemos preguntado al camarero. Él nos ha dicho que esas prácticas amables por parte de nuestra educada y amable señorita se repetían contínuamente, y que ha llegado a escuchar cosas como:

– ¿Mechero? ¿Y por qué tendría yo que dejarte mi mechero?

Todo tipo de contestaciones, cada cual más encantadora salen de la boca de esa víbora que sólo hace que escuchar conversaciones ajenas mientras te mira por encima de sus gafas, con su cigarro en la boca y el cubata en la mano.

Qué rencoroso estoy pareciendo, pero qué a gusto me quedo hablando de ésta personajilla. La cuestión es que me ha alegrado ver que definitivamente yo no soy el malo. No soy el tío que le cae mal, sino que esta señora está en contra de todo el mundo. Es así la mujer, o como bien digo a veces: NECESITA urgentemente un poco de amor 😛

Pues nada, con la alegría de saber yo no soy el único pringadillo, me despido por hoy.

Y ya está 🙂

0

Relatos de una noche en el Corto

Siempre he querido hacer esto.

Siempre he querido salir de farra, y si el sueño, la resaca y el ánimo me lo permitían, meterme al blog y contar un poco lo que he hecho por la noche, qué me ha parecido y esas cosas. Vaya, un relato de éstos que al día siguiente te levantas y dices: “Mierda… lo he dejado escrito y cualquiera lo habrá leído”.

La verdad es que me ha gustado. Tal vez lo mejor de todo es que no pensaba que la noche fuera a resultar así. Tenía otros planes completamente diferentes, pero es que está demostrado que cuanto más planificado tienes algo (y más si no sólo depende de tí), menos salen las cosas tal y como las habías previsto. Esto no es necesariamente malo, pero la moraleja es: NO PLANEES NADA.

Una cenita acompañada de colegas, unas risas bañadas en calimocho, y un rato de parranda en el casco – A partir de hoy conocido como “The Helmet” (dejélmet).

¿Cosas reseñables? Realmente no sabría decir, aunque probablemente:

– La rubia decía: Maicoooooool.

– Concu es una palabra odiosa y conlleva la muerte. Más CLARO agua.

– Coherencia ante todo, señores. Hay cosas que nunca entenderé, pero bueno.

– Había una rubia cachonda que pedía a gritos un membrete “pa” quedarse a gusto.

– Hablando claro: Don Vic, su bella doncella y la Jefa Pascuala son unos cacas.

– Sólo hay una cosa peor que “tralarí” . Tener que “tralará” (Voy pedo, tal vez mañana me hubiera arrepentido de escribir eso).

Creo que nada más. Balance positivo para esta noche en el Corto, el lugar de culto y reunión de ésta nuestra Asociación. Sólo cabe destacar la ausencia de mi queridísima camarera de las cervezas maravillosas. Un besico desde aquí.

Pues con esto y un bizcocho (bueno, y un pedillo simpático), me despido por hoy.

Y ya está 🙂

3

Citas celebérrimas

Durante las últimas 2 semanas, no he parado de decir y escuchar (fundamentalmente decir) frases bastante tontas. No sé muy bien si por el cansancio, por el estrés, o porque alguna de mis 3 neuronas está de vacaciones, he podido disfrutar de frases como estas:

– (Comprando en el LIDL): “Con un carro llenas 30 euros” -> Loixiyo

– (Preparando la merienda): “De un bocadillo sacas 3 barras” -> Loixiyo también

– (Acerca de la energía de los chavales): “Les han metido comida en la droga” -> Isa O.

– (Sinónimo de “calentando al personal”): “Me están calibrando el membrete” -> Loixiyo

– (Tiene nombres mil): “El norte de mi brújula” -> Loixiyo, cómo no

– (Compañero del falo): “Fluidillos machine” -> Ana Belén C.

Hay algunas joyas más… cuando me acuerde iré poniendo.

Y ya está 🙂