Cargando ...

Anda a Cascala!!!!

Así son las cosas y así te las he contado

0

Waltzing Matilda: Canción del anuncio

Bueno…

pues hoy toca poner algo de música, que llevo un tiempo sin poner. Ayer, no sé muy bien por qué, pero de repente esta cancioncilla empezó a sonar en mi cabeza una y otra vez. Empecé a buscar como un loco hasta que di con ella.

Veámosla 🙂



¿Os suena? En fin, me voy al casco (the Helmet, si hablo internacionalmente) a echar unos cubatillas.

Y ya está 🙂

1

La medida universal

Venía yo pensando en la medida de las cosas.

Las distancias suelen medirse en metros, el tiempo en horas, y el dinero en euros. Pero todo esto no son más que convenciones, y hay quien prefiere usar las millas, los nanosegundos o los pesos mejicanos. ¿Sería posible unificar todas estas medidas en una única y unívoca? Yo propongo: LOS CUBATAS.

Como siempre hago, veamos ejemplos:

– 6 euros = 1 cubata

– 6000 euros = 1000 cubatas

– 18000 euros = 3000 cubatas

De modo que:

Un coche de 18000 euros = 3000 cubatas.

Vamos a rizar el rizo un poco, que esto me gusta mucho.

Supongamos que cobramos 1800 euros al mes a lo largo de toda nuestra vida laboral. Así pues, de 18 a 65 años cobraríamos (65-18)*12*1800 euros, es decir: 1015200 euros. Eso es algo más de un millón de euros, que equivaldrían, asumiendo que los cubatas no suben de precio, a 169200 “rones con coca-cola”.

Ahora vamos a relacionar el tiempo con nuestra nueva medida universal. Un método razonable es pensar que un cubata equivale a una hora, tiempo suficiente para bebérnoslo y disfrutar de sus efectos variopintos. En ese caso, un año podría equivaler a unos 8760 cubatas.

Aproximadamente 4 cubatas (SIN HIELO) vienen a ser un litro, y por lo tanto que para medir volúmenes esta unidad universal sigue siendo perfectamente válida.

También se dice que “a paso de borracho”, las distancias se recorren en más tiempo, o lo que es lo mismo, la velocidad disminuye. De tal forma que si caminando con unos tragos de más recorremos 2.5 km en una hora, podemos afirmar que un kilómetro equivale a 1/2.5 cubatas. Las longitudes tienen también cabida en este sistema métrico unificado loixiano.

En conclusión, ¿Para qué queremos aprendernos las distintas unidades, teniendo una más simple, fiable y educativa?

Reflexionaré sobre esto, creo que se pueden razonar cosillas interesantes usando esta nueva unidad. Pero será en posteriores capítulos, que mañana toca clase COÑAZO.

Así que me despido por hoy.

Y ya está 🙂

PD: Por cierto…. ¡¡¡Adioooooos, osito peludo adioooooooos!!!

2

¿Y si la vida sí que fuera un juego?

Muchas veces he oído la célebre frase de “La vida es un juego, juégala bien”. No sé si es muy acertado llamar juego a algo que “nos acompaña” desde que nacemos hasta que morimos, y que no siempre tiene por qué ser divertido. Pero bueno, supongo que hay que buscarle su interpretación, como a muchas otras cosas.

Aunque, como a mí me gusta darle vueltas a cualquier chorrada, empecé a pensar qué pasaría si esa frase hubiera que tomarla al pie de la letra. ¿Imagináis? Como en todo, habría triquiñuelas, trampas, atajos y cosas así que sí aparecen en los videojuegos. Y como obviamente, mi vida es mía (hay quien dice que no, que es de Dios, pero de eso hablaré otro día), estos son los trucos que yo pondría en mi “juego”:

1. “3 pellizcos en la nariz”: Invisibilidad: ¿A quién no le gustaría entrar en casas (¡¡o duchas!!) ajenas?

2. “Rascarse un ojo mientras das un salto”: Vida extra: Útil cuando ves que se acerca una pandilla de “pelaos”, o antes de tocarle el culo a una chica en el bus.

3. “Un salto mientras estornudas”: Poder desdoblarse en varios “yoes”: Para ganar tiempo en épocas de mucho trabajo.

4. “Decir tu nombre 10 veces rápidamente”: Desarrollar hipervelocidad: Para huir de alguien o ganar carreras.

5. “Pellizco en el pezón (EL MÍO, MALPENSADOS)”: Predecir futuro inmediato: Útil para ganar apuestas.

Hay un largo etcétera, pero estos son los que yo consideraría más útiles. Algunas más podrían ser vidas infinitas (por qué sólo una extra?), fuerza sobrehumana, ganar conocimientos en un milisegundo…

Por supuesto, cada uno tendría sus trampillas, y sería un cachondeo ver a todo el mundo por la calle tocándose el culo, dando saltos, recitando en voz alta… ¡La calle sería un circo!

En fin, después de esta tontería que se me ocurría el otro día mientras gozaba de mis vacaciones en el sofá, me voy a la cama. Otro día seguiré.

Y ya está 🙂

6

Saber las cosas antes de que ocurran

Hoy hablaré de un experimento que oí comentar en la tele hace algunas semanas:

En una mesa hay una bombilla que se encenderá en determinados momentos. Una persona se sienta a la mesa, y observa dicha bombilla. Lo que se pretende es observar la actividad cerebral de esa persona, y ver cómo va evolucionando durante la prueba.

Los resultados fueron curiosos: Justo antes de que la luz se encendiera, se observaban cambios en las gráficas. Era como si la persona “supiera” de algún modo cuando se iba a encender la luz. Como si pudiera presentirlo.

Imagino que no se habrá probado con mucha gente y con muchas repeticiones, así que los resultados no son significativos, claro está. Pero me pareció muy interesante ver todo aquello.

A raíz de todo esto, estuve pensando en una cosa, os cuento:

Algunas noches, sueño que suena un despertador justo cuando suena el de verdad. De manera que, en lugar de despertarme, intento apagar el despertador del sueño, pero no lo consigo. Le quito las pilas, lo golpeo contra el suelo, lo tiro por la ventana… Pero es inútil, sigue sonando. Y la explicación es simple: lo que estoy oyendo no es el despertador del sueño, sino el real. Sólo cuando razono eso consigo despertarme, porque es el momento en el que mi cerebro deja de soñar y se pone “en funcionamiento”.

Así que, visto aquel experimento, me planteo algunas dudas:

¿Qué va primero, el sueño o el sonido? Es decir: Cuando el despertador está sonando, ¿mi cabeza inventa un sueño que “cuadre” con el sonido? ¿O es que mi cabeza “sabe” que va a sonar antes de que ocurra, y por eso inventa el sueño?

Sería estupendo poder saber las cosas antes de que ocurran. ¿O tal vez no? Podríamos aprovechar mejor las cosas buenas, y evitar, en la medida de lo posible, las malas, pero la vida perdería su emoción.

Con estas y muchas otras dudas, me despido por hoy, que hay sueño.

Y ya está 🙂

2

Virus Casino: ¡Sublime!

Sencillamente genial:

Leo en Emezeta sobre algunos virus curiosos que había cuando los ordenadores todavía iban con MS-DOS. Entre ellos, ha habido uno que me ha parecido sencillamente genial. El virus casino.

Cito lo que se dice en Emezeta (yo mismo no lo habría dicho mejor):

“El virus Casino era de los más temibles y macabros de la época. Se trataba de un virus que se cargaba la FAT del disco duro, pero haciendo antes una copia en RAM.

El juego te daba la posibilidad de echar una partida de JackPot, si perdías o reiniciabas, nunca más sabrías nada de tus datos, si ganabas, te restauraba la FAT y no hacía ningún daño, eso sí, te aconsejaba no volver a encender el ordenador ese día.”



La verdad es que no sabía de la existencia de todos los virus que se mencionan en ese blog, y me ha hecho muchísima gracia. En concreto éste. “O me ganas a unas partiditas o despídete de tus prácticas de ficheros! JOJOJOJO”. No tengo palabras, me parece de lo más original e ingenioso.

¡Así que enhorabuena al autor!

Como curiosidad, diré que hace algún tiempo encontré alguna web donde podías descargarte los códigos de los virus más famosos. Por echarles un ojo y aprender cómo esta gente se lo curra. El tío “Guguel” sabe, si os pica la curiosidad, buscad a ver.

Os dejo también el enlace de donde he sacado la información de los virus estos. Un blog que seguramente seguiré leyendo de vez en cuando, porque no lo conocía, pero promete ser entretenido:

http://www.emezeta.com/articulos/23-virus-de-la-epoca-del-dos

Y ya está 🙂

3

Esto me suena de algo…

Antes de nada, he de decir que ODIO LA ECONOMÍA.

Cuando sea caudillo, una de las primeras cosas que haré será ilegalizar su enseñanza, junto con la Matemática Discreta, y alguna asignatura más que no mencionaré (tengo que aprobarla, así que seré comedido por esta vez). Quien la imparta y/o practique acabará en el islote Perejil, custodiado por 734502871 lanchas de la Guardia Civil, o en un viaje espacial a Marte, con reservas de oxígeno sólo para el viaje de ida.

Dicho esto, lo único que puedo hacer es tomarme la situación con humor. Y qué mejor manera que ver este vídeo que tanto me gusta y que me recuerda tremendamente a un personaje muy querido en este nuestro amado centro (No, no es ironía, este tío curra que da gusto). Desde aquí un cariñoso saludo.



Sobran las explicaciones, yo creo.

Ahora más que nunca, Y YA ESTÁ 😀