Cargando ...

Anda a Cascala!!!!

Así son las cosas y así te las he contado

1

El uso «no-estándar» de las cosas

Últimamente estoy bastante disgustado al ver cómo la gente utiliza cualquier excusa para «violar» a los grandes inventos.

La experiencia demuestra que si inviertes tooooodo tu tiempo e ilusión en crear algo que merezca la pena, a los cuatro días descubrirás que la gente que lo emplea lo hace con objetivos completamente distintos  a los que tú habías previsto. Eso si consigues triunfar, que no siempre pasa. Es más, en la mayoría de las ocasiones no es así.

Entre los millones de ejemplos que tenemos estaría el célebre Tuenti.

En principio, estaba pensado para que la gente compartiera sus vivencias con el resto del mundo. Para que cuelgue fotos y la gente pueda verlas, para mandarse mensajitos, informar a la población de eventos INTERESANTES como una manifestación antitaurina, y cosas así.

Al poco tiempo, pudimos ver que la gente utilizaba los eventos para ver si prefieres al Barça o al Madrid, para informarte de que un hombre se ha comido una  hamburguesa, o para cualquier encuesta de «sí o no». Hay quien incluso cuelga las notas de su asignatura en Tuenti, quien no habla con sus amigos fuera de su chat de Tuenti, y similares. Y yo lo tengo claro, si yo fuera el inventor, lo cerraba ahora mismo.

Se me ocurren bastantes más, y muy idiotas, pero el caso Tuentiano es el que más enfado me produce. Desde el punto de vista del creador, me parece que la actitud de la gente es insultante. Yo no invierto mi vida creando un ordenador estupendo para que luego la gente utilice la pantalla como espejo para pintarse los ojos. NO. Tampoco diseñaría un cohete para que luego le pongan unos altavoces estupendos, luces, tubos de neón y tal, y lo llamen «Space Loixian Disco». NO, señores, NO.

Os voy a poner un ejemplo, que he sacado de Graphjam, en el que veréis posibles usos de Google.  Si incluimos las búsquedas verdes como información útil (seguro que hay quien se ha escandalizado al verlo en apartados diferentes), descubrimos que esas búsquedas no llegan a la mitad.



Con esto me despido por hoy. Empiezan las fiestas del Pilar en Zaragoza, así que si me encuentro con ganas y poca resaca, os iré contando vivencias y aventuras loixianas a lo largo de estos días.

Y ya está 🙂

3

¿Un acuerdo para qué?

Estos últimos posts han sido sólo vídeos, pero es que los veo y no puedo evitarlo. NECESITO ponerlos, porque llevo un buen rato sin parar de reír.

Y me pregunto… ¿soy yo el enfermo, o Joselu dice lo que yo creo que dice?



Y bueno, anticipo un poco lo que será el próximo post. Es algo que llevo un tiempo queriendo escribir, y que espero os sea de utilidad en un futuro no muy lejano (o lejano, igual me da, no os voy a engañar): GAÑAN ENGLISH: Inglés para gañanes.

Pero hasta entonces, conformaos con este video.

Y ya está 🙂

1

Un simple uno

Hace tiempo que no doy premios a la Foto de la Semana, y hoy me apetece bastante conceder este maravilloso galardón. Veamos la imagen afortunada:



Qué decir … Algún tiempo dándote cuenta de muchas cosas, para llegar a la conclusión de que no siempre mola ser el número uno.

Y ya está 😀

1

D A b f# G D G A

Tengo que poner este vídeo, me ha encantado.

Hace algunos años nos tocó componer una canción para un festival. Chorrona pero que fuera majilla y tal.

Los acordes base corrieron de mi cuenta, la música entre mi hermano y yo, y entre todo el equipo de monitores escribimos la letra. Por otra parte los decorados los hicimos los chavales de mi edad. Yo por aquel entonces no era monitor, pero sí de las pocas guitarras que había.

El trabajo se repartió muy bien, y el resultado fue que nos llevamos TODOS los premios excepto el de animación (subir al escenario a hacer el «monguis»).  Esa canción pasó a convertirse prácticamente en un himno para el grupo y se enseñará a los niños mientras éste siga en pie.

Pero bueno, la historia es que los acordes los cogí de una canción de La Oreja de Van Gogh, que también salen en una canción de Huecco, y en MIL millones de canciones más.

Hoy, unos años después, he encontrado este video que me ha hecho reír un rato.


http://www.youtube.com/watch?v=rnv_wDWwD7c


Quien aguante hasta el final y haya tenido «la suerte» (:-P) de escuchar «Los piratas del Tallac», que intente cantarla mientras nuestro amigo toca la guitarra.

«Era de un barco pequeño que a la mar se aventuró…»

Cortesía: He encontrado el video en el blog de una amiga que en su día tuve: NOSEQUEPONER
0

Waltzing Matilda: Canción del anuncio

Bueno…

pues hoy toca poner algo de música, que llevo un tiempo sin poner. Ayer, no sé muy bien por qué, pero de repente esta cancioncilla empezó a sonar en mi cabeza una y otra vez. Empecé a buscar como un loco hasta que di con ella.

Veámosla 🙂



¿Os suena? En fin, me voy al casco (the Helmet, si hablo internacionalmente) a echar unos cubatillas.

Y ya está 🙂

1

La medida universal

Venía yo pensando en la medida de las cosas.

Las distancias suelen medirse en metros, el tiempo en horas, y el dinero en euros. Pero todo esto no son más que convenciones, y hay quien prefiere usar las millas, los nanosegundos o los pesos mejicanos. ¿Sería posible unificar todas estas medidas en una única y unívoca? Yo propongo: LOS CUBATAS.

Como siempre hago, veamos ejemplos:

– 6 euros = 1 cubata

– 6000 euros = 1000 cubatas

– 18000 euros = 3000 cubatas

De modo que:

Un coche de 18000 euros = 3000 cubatas.

Vamos a rizar el rizo un poco, que esto me gusta mucho.

Supongamos que cobramos 1800 euros al mes a lo largo de toda nuestra vida laboral. Así pues, de 18 a 65 años cobraríamos (65-18)*12*1800 euros, es decir: 1015200 euros. Eso es algo más de un millón de euros, que equivaldrían, asumiendo que los cubatas no suben de precio, a 169200 «rones con coca-cola».

Ahora vamos a relacionar el tiempo con nuestra nueva medida universal. Un método razonable es pensar que un cubata equivale a una hora, tiempo suficiente para bebérnoslo y disfrutar de sus efectos variopintos. En ese caso, un año podría equivaler a unos 8760 cubatas.

Aproximadamente 4 cubatas (SIN HIELO) vienen a ser un litro, y por lo tanto que para medir volúmenes esta unidad universal sigue siendo perfectamente válida.

También se dice que «a paso de borracho», las distancias se recorren en más tiempo, o lo que es lo mismo, la velocidad disminuye. De tal forma que si caminando con unos tragos de más recorremos 2.5 km en una hora, podemos afirmar que un kilómetro equivale a 1/2.5 cubatas. Las longitudes tienen también cabida en este sistema métrico unificado loixiano.

En conclusión, ¿Para qué queremos aprendernos las distintas unidades, teniendo una más simple, fiable y educativa?

Reflexionaré sobre esto, creo que se pueden razonar cosillas interesantes usando esta nueva unidad. Pero será en posteriores capítulos, que mañana toca clase COÑAZO.

Así que me despido por hoy.

Y ya está 🙂

PD: Por cierto…. ¡¡¡Adioooooos, osito peludo adioooooooos!!!