Cargando ...

Anda a Cascala!!!!

Así son las cosas y así te las he contado

0

MAPS 43VER WOW!!

Segúramente os preguntaréis qué clase de jeroglífico es el título de este post. Hay quien pensará que es arameo, egipcio, o alguna lengua precaucásica de cuando el neandertal tiraba piedras a Napoleón. Cualquier suposición que hagáis será buena, pero errónea al fin y al cabo.

Se trata de la última tendencia juvenil, la más absoluta delicia cultural, y una de las formas más aceptadas en las nuevas sociedades para decir “te tengo aprecio, amigo mío”. Vamos a destripar los entresijos de esta curiosa expresión:

MAPS -> (y no Google Maps), viene a significar “mejores amigos para siempre”.

Ya tenéis la primera noción de cuan complicado puede ser todo esto. Veamos la segunda parte. Se trata de un anglicismo “tuneado”. Los pasos del proceso de encriptación cataclísmica son: Traducción, deformación, “numerización”. Sencillo, ¿no? Así pues, “Para siempre” viene a decirse “For ever”, y si ahora aplicamos una función de cifrado algo más compleja que el RSA, obtenemos:

Cuatro se dice four. Four mal escrito podría verse (y se pronuncia igual o parecido) como for (para). Un tres es como una E mirando a Cuenca, así que Ever, podemos escribirlo como 3ver. Y ahora lo juntamos todo y resulta esto:

43ver -> 4Ever -> FourEver -> Forever -> (separamos) -> For Ever.

Como véis, hay a quien le cuesta saber que la capital de España es Zaragoza (si no lo sabíais os lo digo yo), pero todos los zagalicos coinciden en que decir a alguien “MAPS 43VER WOW!!” es lo mejor que puedes hacer para demostrarle tu aprecio. No valdía un “eres majo”, “te invito a una birra” o “echamos un kiki” (ni a mí me lo han dicho, no os asombréis). NO… Nosotros los modernos decimos “apese cuatrotresver guou guou”.

Existen variantes variadamente variadas, como pueden ser:

APS: A ver si lo deducís 😛

TK: Te quiero

TKCL: ¡Éste se las trae! Te quiero CON LOCURA! Jaaajajajajajaj

Reshulon tk 4ever junts tkm churri ers 1 fiera: Esto viene a significar algo como “Yo, la culta persona con la que sales, te querré por siempre, siempre estaremos juntos, mi amor, te quiero, y en la cama eres una fiera”.

Insisto en que es más difícil aprender esta extraña jerga, mezcla del cirílico y el griego antiguo, que saber donde está el sitio donde vives en un mapa del mundo. Pero vaya, cada cual aprende lo que buenamente puede.

Para despedirme por hoy (retomaré este tema con las abreviaturas, que también dan muchísimo de que hablar), os pondré la única utilidad que he encontrado a estas tonterías:

En algunas asignaturas se empeñan por enseñarnos los 7 niveles de la  arquitectura OSI. Nunca conseguí aprenderme siquiera sus nombres, hasta que un WOWOWOWOOOWW me dio la idea:

“APS, Tu Rabo Está Fofillo”

¡No! No es una estupidez, es un 0,25 en el examen práctico de Conceptos Básicos de Redes. Veréis:

¡Aplicación, Presentación, Sesión, Transporte, Red, Enlace y Físico!

Sorprendente, ¿verdad? Prostituta, gorda prostituta (PGP: Pretty Good Privacy) es otro ejemplo. La idea original utilizaba otro sinónimo menos “fino” para las P, pero a modo de ilustración, es suficiente.

Conclusión de hoy, jóvenes padaguanes. Si ellos son capaces de expresarse así, lo mismo alguno de vosotros encuentra útil su estupidez y rasca unas decimillas por ahí. ¡No lo olvidéis!

Y ya está 🙂

1

Hazlo “con”

Por cortesía de Fusta, os pongo un video para concienciarnos de la importancia del uso del preservativo. Imagino que sabréis lo que son estos artilugios y para qué sirven, así que no hace falta que explique mucho más.

Que lo disfrutéis!



Y ya está 🙂

1

Teletransporte al poder

Llego bastante tiempo sin poner ningún jueguecillo para que perdáis el tiempo en las horas muertas de  prácticas, en el curro, o donde os apetezca. Así que hoy, y por cortesía del Sr. Clorofila, os voy a poner un juego que me ha parecido entretenido.

Consiste en llevar a nuestro personajillo hasta la puerta de salida. Para ello se usa la pistola  “chachi”. Con esta pistola se crea un camino directo entre el agujero amarillo y el azul. Entonces te puedes teletransportar de un sitio a otro, simplemente disparando a los dos sitios que te interesen y atravesando la ventana espacial (no sé cómo llamarla).


Pulsa para jugar a pantalla completa


Y ya está!

2

¡10 euros en un bar!

Hoy tengo una anécdota de las que me gusta contaros.

A eso de las 6 de la tarde, me ha apetecido un pincho de tortilla de patata, así que como con el embarazo no puedo dejar insatisfechos mis antojos, he entrado al primer bar que he visto, en plena calle Alfonso. El bar estaba a petar, porque todo el mundo quería ver a sus Majestades los Reyes Magos en su paso por Zaragoza.

Con mi pincho de tortilla calentito, he metido la mano en el bolsillo, y me he topado con un papel de publicidad que me habían dado poco antes, con la pinta de un billete de 10 euros, pero  con algunas letras y tal. Al verlo ahí tan mono, he tenido una idea genial. Llevar a cabo un experimento social, estratosféricamente cataclíptico, con tintes tenues de celebérrima y nigérrima magnificencia. Sublime, misericordioso.

El experimento consiste en resolver el siguiente enigma. ¿Cuánto duraría un billete de 10 euros encima de la barra de un bar, sin nadie que lo custodie?

Como los billetes de 500 euros se me habían acabado en ese momento, he doblado convenientemente el que me habían dado de publicidad, con el fin de ocultar las letras que no estarían en un billete de verdad. A continuación, lo he colocado en un rincón de la barra, lo suficientemente alejado de las camareras como para que no se lo llevaran, y me he encendido un cigarrito.

Los resultados han sido los esperados, ni más, ni menos.

Mientras yo fumaba y terminaba mi café, una mujer mayor (de las que van con el “taperguare” siempre en el bolso, por si las moscas), ha pasado junto a nuestro amiguito el billete, al que voy a llamar Simón. Lo ha mirado, y ha pasado de largo con cara evidente de “Volveré”.

Poco después, un hombre hablando con el móvil también se ha percatado de que Simón estaba solo, en la barra. Lo ha mirado, ha dado un par de vueltas, y ha puesto la mano con disimulo, como apoyándose. Ha cogido a Simón en sus garras, lo ha mirado a los ojos, y tras ver que era un impostor lo ha arrojado al suelo.

Yo he empezado a partirme el C*L* de risa, y el hombre también, al darse cuenta de mis oscuras intenciones.

He vuelto a colocar a Simón en el mostrador, con la esperanza de que la señora Terminator volviera. Efectivamente, así ha ocurrido. Pero esta señora no ha tenido miramientos. Caminaba directa hacia nuestro pequeño y falso amiguito, sin mirar nada más que el gran tesoro que yacía en la barra. Y entonces…

¡PLAF! Manotazo al billete. Yo ahí no he podido contenerme más, y al ver su cara de decepción, ya he empezado a reírme, esta vez a carcajada limpia. Tanto es así que la camarera me ha dedicado una mirada de pocos amigos, y un grupo de amiguetes italianos que había hablando a mi lado se ha callado de repente.

Con este panorama, he decidido abandonar el local y seguir con mis quehaceres.

Sólo tengo una cosa que decir: ¡Qué maravilloso es este país!

Y ya está 🙂