Cargando ...

Anda a Cascala!!!!

Así son las cosas y así te las he contado

4

Colega, ¿dónde está mi grupo?

Ayer fue un día memorable, estuve en Barcelona, acabé en mi pueblo, y vi actuar a Juako Malavirgen que, una vez más, me dejó con agujetas en la tripa de tanto reírme.

Pero no voy a hablaros del viaje en esta ocasión. En lugar de eso voy a contaros algo que me ocurrió ayer durante la visita a Barcelona:

Para enseñarnos el recinto, hicieron dos grupos, y nos llevaron por dos recorridos distintos. Mi guía era un hombre con acento catalán cerrado, melenas, y bastante majete el hombre. Y bueno, el recorrido fue más o menos así:

1. Escaleras: Nos explicó dónde estaba la “Sala Blanca”, cómo era, tal y cual.

2. Sala: Nos dijo que los informáticos deberíamos trabajar más con hardware, nos comentó impresiones y nos animó  a meternos en esos temas que él estudia (son interesantes, pero yo soy un negado).

3. Tras doblar la esquina, nos enseñó un poster, nos lo comentó y soltó una coña sobre curas.

4. Bajamos escaleras, parada junto a una máquina enorme.

5. Llegamos al “jol”, nos contaron cuatro cosillas.

Ahora empezaba la segunda parte de la visita, en la que los dos grupos íbamos a hacer el recorrido que nos faltaba, así que, a ello nos dispusimos, y el recorrido quedó algo así:

1. Escaleras: Nos explicó dónde estaba la “Sala Blanca”. Me mosqueó un poco, pero pensé que el hombre estaba haciendo tiempo hasta que nos dejaran ir a verla.

2. Sala: Nos habló de los informáticos, de que deberíamos trabajar más con hardware, nos comentó impresiones…  Un discurso bastante parecido al anterior.

En este momento pensé: “Pobre hombre, ha olvidado que ya nos ha contado esto, y nos lo está repitiendo sin querer. Y lo peor, la gente, qué mamona, podría avisarle”. Pero decidí que igual les dio vergüenza cortar su discurso, como me daba a mí, así que me callé. Tal vez seguía haciendo tiempo.

3. Tras doblar la esquina, nos enseñó un poster. Algo en mi interior, aunque no sabía qué,  me decía que iba a hablar de los 15-20 nanometros de aquella imagen. Así lo hizo. Yo pensaba:

– ¿Pero de verdad nadie se está dando cuenta de que este señor no rige? ¿En serio?

Empecé a agobiarme cada vez más. Era el único que se preocupaba por la salud mental de aquel señor. El único que estaba flipando en colores al ver que nos estaba contando LO MISMO. A nadie parecía importarle, escuchaban con atención. Tal vez el problema era general, y la gente tampoco se acordaba de lo que les había contado. Debía ser eso, sin duda. El lugar producía amnesia, pero yo me había salvado.

Luego fue la coña de los curas, OTRA VEZ. La gente, igual que antes, volvió a reírse. De modo que pensé:

– Vamos a ver… ¿en serio os hace gracia otra vez? ¿En serio soy el único al que aún le llega sangre a la cabeza? ¿Nadie me entiende? Estaba a punto de explotar, el agobio podía conmigo.

4. Bajamos las escaleras, parada junto a una máquina enorme: Os podéis imaginar, ¿no?

Aquí vino el climax. En el grupo había alguien que no debería estar allí. Era Sara, una chica que había ido a caer en el otro grupo. Mi vida dio un vuelco, así que decidí mirar alrededor. Había más gente del otro grupo… Ahora quedaba lo más complicado, deducir lo que estaba pasando.

Tras todo tipo de métodos estadísticos, inducciones matemáticas y otras herramientas de cálculo megatrónico, entendí lo que estaba pasando:

ME HABÍA CAMBIADO DE GRUPO SIN QUERER.

Este minúsculo y totalmente comprensible error de cálculo supuso las risas de todos mis compañeros a lo largo del resto del día. Tampoco es para tanto, digo yo. Pero bueno, yo os lo cuento, porque tal vez os ahorre algún que otro disgusto. Si alguna vez os pasa algo parecido, sabréis que os habéis equivocado.

Y au! 🙂

0

Sillón-ball

Hacía tiempo que no era tan feliz…

Ya no me acordaba de lo que era poder tumbarse y agarrar un huevo en cada mano. Tumbarme en el sofá y frotarlos con ambas manos hasta que me canse. Y cuando eso ocurra, cambiarlos de mano y repetir la operación.

Había olvidado lo que es no tener preocupaciones, aunque fuera por dos días. Salir el viernes, beber y bailar hasta no poder más. Tumbarme el sábado y descansar, ir al baloncesto a ver ganar al Cai el domingo (he estado con Mapache, cosas de la vida)… Bien, vaya.

Felicidad, relax…

Aún me faltan notas por saber, de momento todo han sido buenas noticias, pero no tiene por qué seguir así. Pero en cualquier caso, estos días no los cambio por nada. Y nada, ahora a ver cómo empieza el segundo asalto. Quedan muchas cosas buenas por salir, entre ellas mi ansiado Erasmus. A saber qué conseguiré, pero el no ya lo tengo, ¿no?

En fin, ahora toca irse a dormir, así que otro día que pase algo interesante escribo otro ratico.

Y ya está 🙂

Ojo… comer pasteles está bien, pero no antes de la dieta. :-O

0

Puede pasarle a cualquiera

¡Ya he terminado! Soy libre por fin, después de un mes de sufrimiento algo peor al producido por un cactus en el calzoncillo.

Esta noche me voy a celebrarlo, así que no me voy a enrollar. Os pongo un video que me ha hecho llegar mi señor hermano, no tiene desperdicio. Imaginad que estáis en un concierto escuchando a una banda… y os pasa esto:



¿Qué cara se os quedaría?

Y ya está 🙂

0

I will derive!

No acostumbro a escribir tan seguido, pero es que esta vez merece la pena.

Por cortesía de Pablo, os pongo esta delicia de video, digno de ver:



Espero que os guste, yo aún me estoy partiendo el c*l*.

Y ya está 🙂

EDITO: No sé por qué, no veo los subtítulos. En Youtube se podían activar/desactivar, pero aquí no me salen los botones. Esta tarde sí que me salían pero ahora no. Si no lo leéis, id directamente allí (doble click en la imagen del video). Es que si no entendéis la letra, no tiene gracia.

1

Cuatro semestres

Hacía tiempo que dos palabras no conseguían sacar a la luz mi instinto asesino. De hecho, desde el famoso “Problema reto” de don Estanislao, no me había vuelto a ocurrir. En esta ocasión todo viene de un intercambio de emails de lo más interesante que he tenido con la Oficina de Relaciones Internacionales. Los emails han sido algo como:

– Buenas tardes, soy … Me suena que otros años las plazas para EEUU iban por titulaciones, pero este año no pone nada en la página web… (varias lineas de charloteo para ver si tengo opciones o no) … Por favor, ya me aclararéis. Un saludo y gracias.

– Las plazas son conjuntas (EMAIL DE 4 PALABRAS).

– Hola de nuevo, gracias por la respuesta. Las plazas son conjuntas, pero, ¿cuántas plazas hay?

– 4 semestres (AHORA SÓLO DOS, ni eso, porque 4 es un número).

Esto me aclaraba lo mismo que si hubieran puesto “8 amapolas”. ¿4 semestres para qué? ¿4 para cada universidad ofertada? ¿4 para todo EEUU? Tras presentarme en la oficina, he sacado estas conclusiones:

– Del CPS, saldrán 4 cuatrimestres a EEUU, pero si alguien coge estancia para todo el año, ocupa dos plazas. El número de alumnos cepesianos en esas lejanas tierras queda pues entre 2 y 4.

– No sé qué es el CPS. En teoría, y si no ha cambiado, el CPS acaba en S (Superior), y comprende los edificios Ada Byron y Torres Quevedo. Se supone que sólo entramos las 4 ingenierías superiores, entonces, según esta (no necesariamente correcta) afirmación. Es la que a mí me dieron cuando entré. ¿Entra Arquitectura? ¿Entran los técnicos?

– EUITIZ: Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial de Zaragoza,  NO es el CPS, o no lo era hasta donde yo tenía entendido. Igual esto ha cambiado. Pero en cambio, uno de los DNIs que aparecen en las listas de solicitudes admitidas pertenece a un alumno que estudia allí. De aquí se deduce, que entran también en el cupo. Pero, si entran los técnicos, qué pasa con Empresariales, ¿los metemos también?

ACLARACIÓN: Mi queja no es que entren, eso me parece estupendo. Mi queja es el escaso número de plazas y su “reparto”.

– Además, no sólo puede quitarte el destino aquel que quiera el mismo que tú. Si todos los que tengo delante en las listas quieren ir a B, y yo quiero ir a A, en cuanto los 4 primeros elijan B, yo no tendré destino.

Odio este tipo de cosas:

1. Que haya 4 “plazas” (no son ni plazas) para mínimo 5 titulaciones. Eso no es ni una por titulación.

2. Que dos personas de una titulación (sea cual sea) puedan dejar en casa a las otras titulaciones enteras.

3. Que dos personas que quieren ir a sitios distintos se jodan la plaza mutuamente.

4. Que no matricularte de una asignatura te suba la media.

5. Que un 6.9 valga como un 5.0 y un 7.0 como un 8.9.

6. Que nos digan que favorecen la movilidad y tengamos tantas problemas para salir de aquí.

Necesitaba decir todo esto, ahora podré dormir mejor.

Y ya está 🙂