Cargando ...

Anda a Cascala!!!!

Así son las cosas y así te las he contado

4

Volví vivo de Estocolmo

¡Qué gran viaje, DIOS!

La verdad es que la ciudad es bonita y hay que ver cómo están las «suequen cachonden». Todo hay que decirlo, yo esperaba una ciudad llena de rubias explosivas, y no es así. Hay gente de lo más variado, y entre «Emo-globinos», feos, morenos, indios y rubios, se ven tías buenonas. Pues ESAS buenonas, aunque no son demasiadas, son dignas de hacerles fotos.

El alcohol es caro, aunque siempre está la opción de prepararse un buen calimocho con vino casero y tirar de cerveza en cantidades industriales. Con eso se sobrevive bien. Da para pegarse unos cantes bastante majos en el metro 😀

No me voy a alargar mucho, que quiero estudiar ahora que estoy en condiciones otra vez. Sólo voy a dejar estos videos que pasarán a la historia de mi vida. Veámoslos:

En primer lugar, el Señor Conde nos dejó esta «¿joya?» que nos quitó el sueño por las noches. Son 8 capítulos así que pondré el que «más» me gustó. Os presento a Salad Finger:


http://www.youtube.com/watch?v=MjiaII8NWvs


No entiendo como algo tan extraño como eso se llevó premios varios, pero por alguna razón tiene muchos seguidores por todo el mundo. En fin…

Este segundo me hizo reír bastante.  The Annoying Orange es una naranja cabrona que no hace mas que putear al personal. No tiene desperdicio, y si encima lo veis con alcohol en sangre, es un despelote:



Más videos… aunque esto no es ninguna novedad, creo que la palabra más escuchada en el viaje fue esta. Allá va:



Y por último, esta cancioncilla odiosa se mete en tu cabeza cuando la escuchas. Si a esto añadimos que los MAMONES de tus amigos no hacen mas que recordártela cada 10 segundos, acabas borracho en el metro haciendo un cannon entre 9 personas. Todos cantando a la vez pero cada uno a lo suyo, con un sombrero en el suelo para que te echen monedas y la gente mirándote mal. Cosas que pasan, oye:



En fin, poco más puedo contar sin aburrir al personal. ¿Qué esperáis de un viaje? Pues lo típico, anécdotas variadas, «mira mis fotos», coñas que salen allí, y cosas por el estilo. Eso sí, antes de terminar me gustaría mandar un beso muy grande a «La China». Una noche de farra tonta  irrumpí en su cuarto (buscaba un baño) con un sombrero de paja, un puro, un litro de calimocho y cantando. Pensaba que me iba a denunciar por acoso, jojojoj.

Lo dicho, un besico «Chun Li».

Y au!  🙂