Cargando ...

Anda a Cascala!!!!

Así son las cosas y así te las he contado

2

El arte de enseñar es complicado

De exámenes la cabeza no da para pensar demasiado, y no tengo tiempo para escribir grandes parrafadas. Así que voy a darme el gusto y voy a poneros un par de vídeos que me han hecho reír estos días.

El primero habla por sí mismo. Es un gato la mar de majete, al que le hacen cosquillas y luego le dan un «mini-susto». Me encantaría tener un bicho así, todo hay que decirlo:



Pobrecico gato, juasjuasjuas.

Pues bueno, como parece que el juego es divertido, hay quien intenta enseñarle a su gato a hacer lo mismo. La idea es buena, primero hay que enseñarle lo que quieres que haga, y luego intentar que lo repita. Lo que pasa es que nuestro amigo no está muy por la labor de hacer el canelo de esa forma, como podréis observar. Veámoslo:



La verdad es que el bicho atiende con atención, pero luego pasa de hacer los ejercicios que su maestro le propone.

Aprovecho para mandar un saludo a un colectivo al que adoro 😀

Gracias por enseñarnos a leer y a escribir. Por eso hoy hay ingenieros, médicos, abogados … Sin vosotros, nada de esto sería posible.

Y au!   😀