Cargando ...

Anda a Cascala!!!!

Así son las cosas y así te las he contado

0

Con un pie en cada país

Bueno… por fin toca hablar de esto. Resumiendo, y mucho, me voy a Estocolmo este domingo. Punto.

La verdad es que llevo como 10 minutos o más escribiendo y borrando, porque todo lo que pongo me suena de lo más pastelón. Tampoco quiero que suene a despedida, porque en unos días escribiré de nuevo.

De ti, joven doctora, que lo vas a leer en cuanto pulse el botón de publicar, me despediré en su momento como dios manda, te soltaré pasteladas que nadie oiga, y todas esas cosas. Del resto de amigos a los que veo habitualmente casi he terminado de despedirme. De los que me felicitan en tuenti sin saber cómo me llamo, no creo que haga falta.

¿Qué me queda pues? Ni idea.

Supongo que contaros lo que cuenta todo el mundo que se va de Erasmus cuando le quedan pocos días para irse. Son unos días incómodos, no tienes tiempo para ti. Sólo tienes tiempo para preparar maletas e intentar decir adios a toda tu gente. Así que, por un lado estás deseando irte y empezar aquello que tienes que empezar. Pero por otro lado sabes todo lo que dejas aquí, y la verdad que dan ganas de mandar todo a tomar por c*l* y quedarse.

La cosa es que la vida que tengo aquí la conozco. Tiene sus cosas buenas, y sus cosas malas. Espero que las cosas buenas sigan estando aquí cuando vuelva, y las malas hayan desaparecido (el Cepese incendiado y Estanis en Marte y sin escafandra). Ahora sólo hay que ver qué me espera allí, lo mismo hasta es guay y todo, ¿o qué?

No sé… creo que ya está bien. No ha sonado pastelón, y me he entretenido mientras lo escribía. Objetivo cumplido, entonces.

Y au! 🙂

0

El juglar del bus de vuelta

Pues ya estoy aquí otra vez. Este mes apenas he escrito, pero irse de Erasmus te obliga a pegarte unos viajes de coj*n para despedirte. Primero fue Estambul, luego fue la playa con la joven doctora, y ahora toca irse al pueblo a pegarme los últimos chuzos antes de emprender mi huida 😛

La vuelta de ayer, que es lo que me apetece contar porque yo lo valgo, fue de lo más curiosa.

Todo empezó a las 10 de la mañana, cuando la joven doctora y yo pensábamos levantarnos para disfrutar de nuestro último baño en la playa. Como era de esperar, el móvil fue puntual y nos despertó. Pero una mano, no recordamos  si mía o suya, apagó las sucesivas alarmas que sonaron. Así que nos despertamos a las 12 y con día nublado, y de playa ni hablar.

Tuvimos cerca de 5 horas para hacer maletas, comer, recoger el apartamentillo y salir. Pues, como era de esperar dado el par de desastres que nos hemos juntado, llegamos al bus de milagro, porque se retrasó unos minutos :-D… Aún con la comida en la garganta, nos sentamos en el bus, en lo que deberían haber sido 3 horas de viaje de vuelta.

Pues no… no lo fueron. El autobús se recalentaba, y el conductor tenía que parar cada 20 minutos o así. Un total de cinco paradas hasta que conseguimos llegar a la Estación Delicias, una hora después de lo previsto.

Lo bueno fue, que a 20 minutos de Zaragoza, un joven de 82 años se animó y empezó a contar chistes. Medio bus estuvimos partiéndonos el culo por su amplio repertorio. Destacable, lo siguiente:

(Una mujer se confiesa):

– Padre, padre, confieso que he sido violada.

– No te preocupes, hija mía, eso fue contra tu voluntad.

– No, no, padre. Eso fue contra la pared.

*****************************************************

Un niño le dice a su madre cuando ésta salía de la ducha:

– Mamá, mamá, ¿qué es eso? (señalando “la zona del poder femenino”)

– Eso, hijo mío, es un garaje.

Otro día, encuentra a su padre saliendo de la ducha y le pregunta:

– Papá, papá, ¿qué es eso? (señalando “el norte de la brújula”)

– Eso, hijo mío, es un seiscientos.

En esto que se los encontró otro día, “zumbando” en la cama, y gritó:

– ¡Pero papá! ¡Acelera, que te dejas las ruedas fuera!

*****************************************************

Habiendo acaparado la atención de medio autobús, el joven de 82 años dijo cosas como:

– Fijate qué éxito con las mujeres… ¡medio autobús contemplándome!

– (respondiendo a una mujer a su lado): ¿De dónde vengo? ¡Pues con tanta parada ya ni me acuerdo!

*****************************************************

Soltó mil chorradas más, con mucha más gracia que la que pueda tener leerlas aquí, así que no me lío más.

La cosa es… ¿Y si fuera la empresa la que, al ver lo mal que estaba ese bus, puso allí a aquel hombrecillo gracioso y feliz? ¿Podría ser eso posible?

Porque joder, porque estábamos cansados, pero ya podría haber durado más el viaje, que me hubiera dado lo mismo 🙂

Con la felicidad de una semana de lo más entretenida, me voy a preparar la maleta, que esta noche hay que dejar el pabellón bien alto. Será mi último fiestón monrealero antes de mi exilio.

Y ya está 🙂

0

Estambul: Mis impresiones

Ya he vuelto de Estambul…

No voy a empezar a contar lo que he visto y lo que no, que para eso hay unas revistas estupendas sobre turismo, que podréis encontrar en muchos sitios. Lo que sí que voy a hacer es comentar algunas cosas que me han llamado la atención de esa cultura.

En primer lugar, hablaremos de la conducción. Eso no tiene nombre, ni siquiera puede llamarse conducción. La gente conduce por donde quiere, no saben lo que son los Stop, ni los “Ceda el paso”. Cada uno va por donde quiere, sin importar los carriles, líneas continuas o discontinuas.

Los tranvías no siempre tienen carriles para ellos solos, sino que los comparten con coches, autobuses, gente andando con carros llenos de bolsas, o cualquier otro ser que quiera utilizar la calzada para cualquier menester.

Los coches no tienen problema en dar la vuelta en cualquier sitio, echar marcha atrás el trozo que consideren necesario o cruzarse de carril en cualquier momento. Y por supuesto, ante semejante caos, cuando alguien entorpece el camino, basta con un toque de claxon para que se aparte. Nadie se enfada si le pitan, porque un pitido allí no significa “CABR*N, QUITATE DE AHÍ” como en España, sino “Atención, voy a pasar, así que por favor, apártate un poco”.

Es increíble la paciencia que tiene allí la gente, no se enfadan, no gritan. Sólo piden paso con el claxon y el resto de la calle les hace hueco. Y lo que más me ha impactado es que no se ven accidentes a pesar de semejante caos aparente.

Otra curiosa es que la ciudad está llena de gatos por todos sitios. En cualquier calle, terraza, plaza o rincón hay gatos turulando. No hemos conseguido saber por qué están ahí, aunque suponemos que los dejarán vivir para que se coman a las ratas, o algún otro animalillo que pudiera ser molesto. Es genial, son como las palomas de Zaragoza, pero se les puede acariciar.

Más cosas… yo imaginaba mucha intolerancia en el tema religioso, como sí pasa en “nuestra” religión (la religión que hay en España, aunque para mí no sea mi religión). En el Vaticano pueden no dejarte pasar si llevas minifalda, cosa IMPENSABLE en las mezquitas que hemos visitado.

Ellos tienen sus normas para entrar a una mezquita, como por ejemplo que las mujeres tienen que llevar los brazos cubiertos, y nadie puede entrar con pantalones cortos “poco arreglados”. Pero si no tienes ropa adecuada, ellos te dejan unas telas para que te cubras y puedas entrar a verla. Eso me parece todo un detalle, que en la religión cristiana no he visto.

Y bueno, me los esperaba algo más machistas. Sigo sin entender por qué las mujeres aceptan ponerse pañuelos en la cabeza, o incluso taparse enteras excepto los ojos. Pero a pesar de eso, y al menos en la calle (no he tenido oportunidad de pasar una noche con una familia musulmana), son sumamente respetuosos con las mujeres. Cuando una mujer entra en un autobús, los hombres se levantan para que ella se siente, por poner un ejemplo. Les dan la mano cuando ellas se levantan, o para bajar del autobús… Se ve que las “miman”.

Mmmm… el comercio. Todo allí es vender, vender, y vender. No paran de ofrecerte cosas, de venderte la moto para que comas en su restaurante, los taxis te pitan para ver si quieres montar, todo el mundo es muy amable y cordial… Parece que todo es el turismo para ellos, y supongo que la razón será la cantidad de dinero metemos en el país los visitantes extranjeros.

No sé, es una cultura diferente. En algunas cosas me ha gustado menos que la nuestra, en otras más. En general, ha sido todo una grata sorpresa ver un poco cómo funciona esta gente.

Y a continuación, algunas frases célebres que me han soltado algún personaje:

– “… Qué pasa, eres catalán? Sólo quiero que huelas, no que compres” -> No quisimos oler un té en un mercado.

– “… Si quieren comprar, aquí engañamos menos” -> Un joven mercader nos gritó eso al entrar.

Y esta, mi preferida:

– “… el hijo de Muhrat, el soberano de los dos continentes, el dominante de los dos mares, la sombra de Dios en los dos mundos, el ayudante de Dios entre el Oriente y el Occidente, el heroe del mar y de la tierra, el conquistador de Constantinopla, Dios vendiga al Pais y lo glorifique, mas que a la Estrella Polar. ” -> Hablando de un Sultán.

En fin, creo que por hoy es suficiente, menuda parrafada os he soltado. Pero es que no sabía cómo partir esto en varios cachos, son cosas que me apetecía contar. Pero bueno, siempre podéis leer párrafo sí, y párrafo no, o directamente esperar a que otro día escriba algo menos coñazo.

Y au! 😀

1

Mis felices 23

Otro 2 de julio más, toca escribir porque es tradición. Y porque es tradición, toca escribir. Esto es así, así es esto. Y ya está 😀

Como algunos de vosotros ya sabéis, la semana pasada entera fue mi cumpleaños según tuenti, de modo que el número de felicitaciones allí ha bajado bastante este año, porque se ha ido dosificando a lo largo de los distintos días. Buen invento, así no me agobio, porque por si no lo habéis notado yo no soy muy de celebrar estas cosas.

Nunca me  han gustado los cumpleaños, pero estos últimos son cada vez mejores. Empecé el día” terraceando” con dos tontos en el bar de Chen, entre patatas y cortezas. Puntuales como un reloj, la bella doctora primero y los dos tontos después, me felicitaron.

Llegué a casa y me encontré con abrazos de mis padres y mi hermano, acompañados de una cámara digital con trípode y todo, con su funda y su tarjeta de 4 Gb. Luego  ver “El club de los poetas muertos” y dormir.

Qué bien se vive de vacaciones. Qué genial es levantarse a las 2 de la tarde y que nadie te diga “Pero que hay que estudiar!!”. Qué genial despertarte a las dos y tener la mesa llena de sepia, montaditos, gambas y demás.

Luego ya me he ido a Huesca, a pasar la tarde con la joven doctora. Con 23 años recién cumplidos NUNCA había estado en Huesca. Nunca había dado un paseo, ni ido a un parque, o tomado algo en algún bar (por si lo estabais pensando, SÍ tengo vida social, me estaba refiriendo allí, jojoj). Y ha sido todo una revelación, sip. También las revelaciones finales en la puerta del coche me han gustado, pero tampoco es cuestión de poner aquí todo, o mis miles de fans se pondrán celosas y se pelearán entre ellas. Pobrecicas, NO.

Ahora toca rematar el día e irme al casco (tudejélmet) a pimplarme unos cuantos cubatas con los frikis del Cepese. A ver en qué queda la cosa. Y por supuesto, y como siempre digo, si queréis invitarme a un chupitillo, cerveza, litro, o kiki, todo ello será bienvenido.

Hoy celebramos que hace 23 primaveras que vuestro ídolo de masas salió del habitáculo calentito y confortable donde paso sus 9 meses de fabricación. Salid, festejad, y celebrad que dios un hombre de intachable belleza, de increíble musculatura, músculos marcados y trasero perfecto, obviamente completamente depilado, apareció en este nuestro mundo, para llenarlo de armonía y serenidad.

Y au! 😀

PD: Para mi tonta: Muchas gracias por tu post… y por tantas otras cosas (entre ellas… menuda semanica te di aquella semana post-sanpepiana)