Cargando ...

Anda a Cascala!!!!

Así son las cosas y así te las he contado

1

La RAE ataca de nuevo

Probablemente esto no sea noticia para muchos de vosotros. Pero es que aquí en Suecia no suelo estar muy enterado de lo que pasa por España. Eso sí, cuando me entero de cosas son siempre malas noticias. El Real Zaragoza falla más que una escopeta de feria, Labordeta falleció, y ahora la RAE está violando a la lengua del Imperio 😛 , otra vez.

Veamos, algunos de los nuevos cambios:

1. Sólo y solo se escribirán igual. Hasta ahora sólo se acentuaba si equivalía a solamente. Ejemplo:

– Sólo me gusta ir a pescar en invierno

– Estoy solo en casa, nena, vente y lo gozamos.

Ahora han decidido que se escriban igual, porque dicen que es más coherente y se entiende por el contexto. Pero claro, para mí no es lo mismo una cosa que otra. Porque a ver:

– Voy a ir solo este verano: Según las nuevas normas, ¿qué estamos diciendo? ¿Voy a ir este verano, y nada más? ¿Voy a ir este verano, pero con nadie que me acompañe?

Ésta no es importante, pero obviamente importa a qué nos refiramos. Veamos otro ejemplo, que nos puede interesar más:

No suelo zumbarme solo a mi mujer: ¿Y ahora qué? ¿Eres un picha-brava que se ventila a medio vecindario? ¿Es tu mujer la pichabrava? ¿Prefieres zumbártela con más gente mirando y/o participando?

No sé yo si han hecho bien, yo diría que hay cosas que es mejor que no sean ambiguas, al menos, al escribir.

2. La «i griega» se llama ahora «ye».

Algunas repercusiones, entre otras muchas que se me podrían ocurrir, son el cambio a la hora de deletrear, y el daño colateral que sufre mi amiga, la otra letra i.

– Sí, señorita, mi apellido es Yuste, con «YEEEE!!!»

– Si no hay i griega, la i «normal» deja de llamarse latina, porque ya no es necesario. Hemos jod*do a dos letras, sin comerlo ni beberlo.

3. Otras muchas palabras pierden la tilde:

No sólo los demostrativos cuando actúan como pronombres (éste, ése), sino también algunas palabras que se consideran, y no sé por qué, monosílabas ortográficamente.

Por decir una, ¿cómo pronunciáis guión? Hasta donde yo sabía, poner esa rayita oblicua en la o, hace que lo pronunciemos en 2 golpes, y dos golpes significa BISÍLABA. Parece ser que ya no.

Las razones que alegan, hacer del castellano una lengua más coherente. Pero yo creo que no es por eso, basta que deis una vuelta por internet y veáis las joyas que gente como hoygan y «conpanya» dejan por la «rrez». ¿Quién son? Entrad aquí y me contáis.

Duele hel hojo solo de berlo, hamijos mios. Grasias de nara de hantevraso de lerme. Hoygan, halluda!!!

A veces, patateando de forma controlada, patatas menos en total. Cambie patatas por cualquier verbo malsonante y entenderá. Lo que creo que intentan es simplemente hacer el castellano un poco más sencillo para esta gente, en lugar de darles dos guantazos y enseñarles a hablar.

Pero, ¿no es más fácil hacer otras cosas?… Si yo fuera ellos, vería más coherente suprimir la letra H, porque no suena y se mantiene meramente por motivos históricos. La V hoy en día apenas la pronuncia nadie como tal, la LL (no, que son «dos eles», lo dice la RAE)  y la «ahora ye», por detrás de la generación de mis padres, no conozco a nadie que sepa siquiera cómo distinguirlas.

Jóvenes padaguanes, mi primer calimocho Conde de Esplanaden, cosecha propia de Sundbyberg (2010), irá por este bendito colectivo (la RAE o los HOYGAN? :-D) .

Y au 😀

3

Colega, ¿dónde están mis «espaguetis»?

Siguiendo con la dinámica de «Colega, dónde está…», os voy a contar la última de mis andanzas por Suequen-Land (Rivendel, tierra de rubias).

Con los horarios que llevo, hacerme unas buenas lentejas, garbanzos, o algo que requiera más de 20 minutos de mi valioso tiempo resulta algo complicado. Porque, veamos:

1. Si me levanto pronto, me voy a clase y vuelvo a las 2, querré comer antes de las 3, por tanto no puedo perder tiempo. Si a eso añadimos que a las 4 suelo tener lavandería, te queda una hora para comer.

2. Si me levanto a mis horas normales, esto es, entre las 2 del mediodía y las 5 de la tarde, si quiero comer antes de merendar, o alguna otra combinación medianamente lógica, tampoco puedo perder mucho tiempo en cocinar. Eso sin contar la lavandería, que asumiendo que llego a tiempo en este caso, me deja comer tranquilo no antes de las 5 de la tarde. COMER, sí, y recuerdo que la hora de cenar en Suecia está entre las 6 y las 8 de la tarde, apenas 3 horas después de levantarme yo.

Voy a pasar esto por alto, y también el hecho de que llevo 5 DÍAS ENTEROS sin ver la luz del sol, (literal, cuando me levanto ya es de noche, :-D), y vamos a lo que realmente importa ahora. La comida.

No soy muy fan de la comida precocinada, engorda un montón, y quita el mérito a la frase «Qué buena está la comida hoy!». Así que, por lo general, lo único precocinado que como son caldos por las noches, y alguna que otra pizza. El resto me lo preparo yo.

El otro día pensé, que por no perder tiempo, sería buena idea comprarme unos «espaguetis» a la carbonara ya preparados, de esos que se hacen en 5 minutos. Oye, no salía caro y se preparaba en un «plis». Pues nada, días más tarde, hoy concretamente, que me he levantado a las 5 de la tarde (y no hablo de la siesta), he ido a prepararme la comida.

El sobre de pasta decía esto: Italiensk Bolognese Spagettikastike

Aquí tenéis la foto:


Spageti


Peeeeero, justo entonces me ha parecido ver algo extraño, como podéis ver a continuación. Espero que se aprecie. Tal vez si no sois unos genios culinarios como yo, no veáis el problema. Necesitaréis preguntar a padres, tíos, abuelos, a Arguiñano… No os preocupéis, a veces pasa:


Spageti_sin


Por si no lo habéis conseguido averiguar, no hay pasta, sólo polvo para hacer la salsa. Tampoco hay carne, no. Aunque lo de la carne lo esperaba, y por eso había puesto a descongelar ternera picada que tenía en el congelador.

Bien pudiera ser que estuviera equivocado, y en realidad la pasta estuviera debajo del polvo que se veía. De modo que, con sumo cuidado he procedido a la inspección de la materia alimenticia, o sea, he metido la mano a ver qué pasaba por ahí dentro.

Sorpresa: NO HABÍA PASTA, y por supuestísimo, tampoco ternera. Menos mal que tenía macarrones, porque si no, menudo chandrío 😀 … El resultado, he comido a las 6 de la tarde, ni más, ni menos.

Esto me plantea varias dudas:

1. Si en el título pone Spagetti, ¿dónde están los espaguetis? Por si mi conocimiento del sueco me había traicionado, he buscado las palabras en el traductor, juntas, separadas, bailando … Italiensk es fácil. Spageti también. Pues lo otro (Kastike) no existe :-D…

2. Si en el sobre aparecen espaguetis, ¿por qué dentro no? Coño, si compras un coche por catálogo te esperas ese coche, no un triciclo, o dos ruedas y ya está. Pues igual los suecos eso no lo saben bien.

3. Había más dudas, pero mientras hablaba con la joven doctora, y ella se reía de mí, he olvidado la mitad.

En cualquier caso, manda huev*s… ¿Lo harán para burlarse de mí? Igual en España pasa igual, probablemente sí. De hecho la marca es internacional y conocida en España. Así que esto no es un intento de burla hacia Rivendel, sino hacia mi bendita inocencia 😀

Por hoy me despido, que mañana quiero levantarme antes de que anochezca. Son ahora mismo las 5:22 de la madrugada, en 2 horas y media amanecerá. Y en 11 anochecerá. ¿Habrá suerte esta vez?

Hasta la próxima, jovenes padaguanes.

Y au 😀

2

Con hermano casado y un pie en Rivendel

Día 15 ya… esto significa muchas cosas …

Para empezar, por fin tengo cuñada oficial, porque mi señor hermano está ahora mismo felizmente casado y de camino a Egipto de Luna de Miel.

Se supone que todas las bodas deberían ser un éxito, excepto si alguno de los novios se da cuenta de la burrada que está a punto de hacer y decide salir corriendo. Todo el mundo contento, alegría, besos, todos guapos, comida en abundancia, y bebida para parar un tren.

Pero en este caso no fue así. Quiero decir, no sólo. No sólo ninguno de los dos huyó, sino que la ceremonia fue preciosa. Tuvo momentos más cómicos, más pastelones, lloritos por aquí, lloritos por allá … Luego vinieron los «Sí, quiero», el beso y los aplausos. Fotos, cervezas, gaiteros (entre ellos mi padre, ¿quién lo iba a decir cuando empezó con un repertorio de 2 canciones?), una comida de las que recordaré por mucho tiempo y baile con barra libre. Supongo que el hecho de que uno de los dos valientes con anillo sea mi hermano, tendrá mucho que ver en que esté tan contento de cómo salió todo, sí. Así que, por si en Egipto les da por entrar a mi humilde blog, un abrazo muy grande para los dos, y mi más sincera enhorabuena 🙂

Y bueno, dejando a un lado el tema de la boda, que sea día 15 también significa que mañana vuelvo a Rivendel, tierra de rubias.

Aunque lo he comentado en alguna que otra ocasión, hay ciertas cosas que voy a echar de menos, y que en este post me apetece nombrar, de pasada. NO, «cepese», a ti te odiaré mientras viva. Y NO, Estanis, tú irás a Marte sin escafrandra cuando de mí dependa.

Sí echaré de menos comer a las 2 y pensar que tengo 6 horas de luz mínimo. Echaré de menos el desorden español, la comida de mis padres, la educación abundante pero no ilimitada, los cafés en el Anika’s, que me llamen Putilla o Inito, los pinchos de tortilla del Valdai, que Mónica me venga a decir que no fume cuando salgo a la puerta del Cerbuna, los «caraculo! retardo!» … Y sobre todo, o casi casi, poder cagarme en todo en la lengua del Imperio, sin tener que hacer traducciones al inglés descafeinadas.

Llunóu guaramín? Voy a tener que enseñar yo unas cuantas cosas a los elfos, pero todo se andará.

Pues nada, jóvenes padaguanes, ahora es cuando me voy a dormir, que mañana hay que comprar provisiones (ron y tabaco, que el embutido ya lo tengo comprado 😀 ), hacer las últimas visitas y disfrutar de padres el poquico tiempo que me queda por aquí. Así que por hoy, me despido.

Y au! 🙂

… Sí, hoy también hay postdata. Mucha suerte mañana 🙂

0

¡Prohibido encriptar aquí, aquí y aquí!

El otro día me encontré con esto, la verdad que me pareció curioso.

Estaba yo con un joven madrileño buscando unas librerías en Java para trabajar con criptografía, para unas prácticas de Network Security, y para bajarme unas tuve que registrarme. En principio todo parecía normal, rellenar nombre, email, tal, tal, tal… Hasta aquí todo normal.

Pero entonces, tuve que marcar una casilla un tanto curiosa:


No soy de alli


¿Qué pasa en estos países? ¿La criptografía no es legal allí? ¿Sencillamente a los desarrolladores de la librería no les gustan? Me niego a creer que sean temas racistas, así que supongo que serán temas meramente legales. En cualquier caso me hizo gracia, y por tanto esta foto se lleva el «Gallardón a la Foto de la semana».

Aaayyy, jóvenes padaguanes, ya es miércoles, mañana me vuelvo a España, que mi señor hermano se me casa. Sí, sí, se casa, ahí donde lo veis. Ya os contaré cosillas a la vuelta, o durante mi estancia allí 🙂

Y ya está! 😀

Y a ti, mi joven doctora, te veo en nada.

0

Los días se acortan en Sundbyberg

Pues sí, así es.

Ya hace algo más de tres meses que llegué a Rivendel, y aunque el tiempo pasa despacio, de repente miras atrás y ya van 90 días desde que me comí mi primera hamburguesa en el Max, la grande. Por si queréis aprender idiomas, en sueco loixiano se llaman «Torden Burguen». Baitrú, 90 días suena más que 3 meses, así que no quiero pensarlo si lo paso a segundos 😀

Tal y como se esperaba, los días son cada vez más cortos. En agosto dormía la siesta a las 4 de la tarde debajo de un sauce en el campus de la KTH. Antes de volver a Zaragoza para las fiestas del Pilar me encontré con mi amigo el Sauce Barbolín rodeado de nieve. ¿Podéis creerlo? ¡Nieve el 22 de septiembre!

Y otra vez, sin comerlo ni beberlo (fromsadenli, que se dice en inglés gañán), vuelvo a sorprenderme viendo que a las 4:33 minutos ya era completamente de noche. Os recuerdo además, que mis días habituales de vida estudiantil en España empiezan no antes de las 12.30 de la mañana, lo que me deja unas 4 horas de luz aquí si no me levanto antes. Y ahora son las 5 de la madrugada, así que a ver cuánta luz veo luego mañana.

¿Os imagináis? Podría pegarme los próximos meses viviendo de noche, y sin estar de fiesta continua, que es lo peor. Ya iré contando cosillas, digo yo.

Ahora a lo que toca, que es a trabajar a destajo para cerrarme asignatura y media prácticamente en 10 días para poder ir luego bastante más tranquilo con mis intenciones viajeras (Riga, Zaragoza, y en cuanto pueda al Norte, donde hace más frío). De momento va bien la cosa, llevo como 1 semana de adelanto y consigo ir a clase, pero a ver cuánto dura.

No tengo que contar, la verdad. Pero escuchar música a las tantas de la mañana mientras programas hace que te apetezca hablar con alguien un ratillo. Así que como la gente normal no está en el MSN/Tuenti/Caralibro/Escái/Gugel Talc y compañía (sí, toda es mierda me hacéis usar, mamoncillos míos), escribo aquí y me quedo a gusto.

Ale, me voy a la cama, que ya es hora.

Y au 😀

PD: Ahora son 5 y 5. En unas horas los Australianos irán a dormir y dejarán de rezar, así que volveré a poner los ojos en España. Reza, reza, que Dios lo oye todo. Cualquier día llamarán a la puerta. Palabra de Dios, te rezamos, óyenos. 😉