Cargando ...

Anda a Cascala!!!!

Así son las cosas y así te las he contado

0

Los tontos de Internet. Parte I

Hoy hablaremos de… LOS TONTOS DE INTERNET.

En esta primera edición os voy a introducir a gente de lo más variopinta, fácilmente identificables por el elevado número de faltas de ortografía que escupen cuando escriben.

Algunos de ellos preguntan cómo “jaquiar jotmeil”, con la excusa de que su novia les es infiel. Estas peticiones se extienden a cuentas de Hotmail, Tuenti, Facebook y, por supuesto, a “la webcam de su amiga”. A saber qué tipo de información querrán obtener, ellos dicen que los fines son meramente educativos.

Otros preguntan a ver si alguien puede proporcionarles el nombre de usuario y contraseña de algún servicio de pago que, por lo general, no suele ser barato y normalmente relacionado con porno . Lo normal en estos tiempos que corren es gastarte 100 euros en una subscripción y publicar tus datos de acceso para que la gente no tenga que gastárselos también. Ellos lo saben, y por eso lo preguntan. Esta segunda variedad se extiende a conocidas páginas del porno, servicios de alojamiento de archivos y demás. Veamos un ejemplo aquí.

En un tercer grupo se encuentran los que solicitan servicios sencillos, como puede ser aplicar filtros Gamma-Beta-182-DIVX sulfúricos con tintes policromáticos a fotografías de señoritas de buen ver, con el objetivo de eliminar sus prendas de vestir y obtener una imagen de la susodicha completamente desnuda. Éste es otro ejemplo.

Todos estos especímenes coinciden en una cosa. La gente ofrece tres tipos de soluciones, que os comento a continuación:

1. Yo tanvien lo kiero, henbienlo a tontohamasnopoder@jotmail

2. Hoygan, llo lo ago, es fazil PON AQUÍ TU SOLUCIÓN ESTUPIDA

3. Ke onda! Eso es imposivle, haller me lo dijo un hamijo jaker

Un último ejemplo en el que las propiedades anteriores se cumplen es el de los temas relacionados con lo sobrenatural. A mí me gusta buscar información de todo tipo, y hoy se me ha ocurrido intentar averiguar cómo de difícil es para una persona la levitación, según la comunidad de internet.

¿Los resultados? Más de lo mismo, solo que en esta ocasión he encontrado un vídeo que me parece interesante y que quería compartir con vosotros.  Espero que os guste:

 

 

Parece ser que es un gas mucho más pesado que el aire, colocado en una pecera. Al introducir el barco, éste flota porque el gas actua como una especie de “agua invisible”. Como veis, inundan el barco echándole vasos de gas, y se hunde. Curioso, ¿no?

Nada más por hoy, me apetecía dar señales de vida y he decidido contaros mi última media hora de entretenimiento cibernáutico.

Otro día más, y mejor. Esto último no es difícil últimamente, pero mi cabeza no da para más.

Ale, próximamente mis dudas sobre la lengua castellana, mi celebración porque el Cepese me da la condicional y cualquier otra chorrada que se me venga a la cabeza.

Y au! 🙂

PS: Capítulo 2×07… Mañana te pillo 😀

0

Mi vuelta del mundo astur

Pues ya estoy de vuelta, y con las santísimas memorias del proyecto. Esto es el mundo de nunca acabar.

No voy a aburriros con eso, los tontos que me disfrutáis del café conmigo sabéis lo que es que os den la murga con este tema. Pero sí os voy a contar impresiones que me llevé de mi visita a Oviedo, para ver a la bella doctora.

Para empezar, me llamó la atención la cantidad de estatuas que hay por allí. Un culo enorme, abuelas, Budi Alen (o como quiera que se escriba) y otras muchas. Estatuas para todo, llegué a pensar que es para que cuando haga mal tiempo las calles no parezcan tan desiertas.

Otra cosa curiosa es la… ¿cómo decirlo? ¿Inocencia? Tampoco creo que todos sean asexuados allí, pero hay algo que no me encaja, os comento.

Ya desde el primer día, la bella doctora me hablaba de comer algo que ella denominaba “cacho pito”. Yo no soy malpensado, ni desde luego alardeo de mis encantos masculinos. Pero hombre, en mi tierra un cacho pito es… ¿alguien no sabe lo que es?  Por decirlo con dulzura, es un “cacharro de palmo para arriba”.

Opté por hacerle caso e ir a degustar tan suculento manjar. Pedimos unos “cachopitos”, no sin antes preguntar al joven camarero autóctono si con esa ración sería suficiente. Él dijo que eran grandes haciendo un gesto con las manos, que recordaba al que se hace cuando, por ejemplo, dices que te comiste un bocadillo “así de grande”.  Aseguró que con dos de esos para cada uno era suficiente.

Para mi sorpresa, un “cachopito” era como una especie de sandwich, en el que cambias el pan por filetes de ternera. Así que eran dos filetes de ternera con jamón y queso por dentro, y todo ese conjunto de un palmo de grande rebozado. Efectivamente, dos de esos por cabeza y medio kg de patatas fritas (bueno, con forma de patatas fritas pero asadas al horno), eran más que suficiente.

Entonces descubrí que el famoso cachopito, que por cierto, se escribe todo junto, no era eso a lo que yo estaba acostumbrado. Pero… estos astures son tremendos… ¿En serio que ninguna de las 200.000 personas había malpensado?

Del “tortón” que comimos en otro sitio que se llamaba Tierra Astur mejor no hablo. Además de estar “cuajanudo”, era inmenso. Y cuando digo inmenso digo INMENSO. Hubiéramos cenado 4 personas en lugar de 2 tranquilamente, así que podéis imaginar cómo acabamos 😀

Y es que allí tienen otro concepto del tamaño. Cuando dicen grande significa enorme. Es como los restaurantes chinos, pero más bestia todavía. No quiero pensar lo que pasará si un señor astur dice que tiene “grandes talentos”… Pobres autóctonas, dios …

Si vais por allí no dejéis de probar la sidra en todas sus variantes (sidra, sangría de sidra, mojito de sidra…). Y por supuesto, que os la escancien los camareros, es digno de ver. Se ponen brazo en alto, cual jotero pero con botellas de sidra en lugar de castañuelas. Merece la pena probar todo eso.

En fin, me gustaron esas tierras, no me extiendo más.

Os contaré más cosillas en próximas ediciones loixianas. Hasta entonces, sed buenos.

Y au! 😀

PS: Como diría Hommer… “¡¡Chocolaaateeeee!!”

 

0

El tubo Carulo

Hoy os presento un revolucionario invento que Anda a Cascala! (marca no registrada, todavía) presentará el próximo otoño en los principales mercados.

Se trata del “Tubo Carulo”, un sencillo invento que os permitirá disfrutar de uno de los grandes placeres cotidianos. Este invento debe su nombre a la unión de dos palabras muy comunes en el castellano: “cara y culo”. Y por si todavía no lo habéis deducido, es un tubo que el usuario colocará con un extremo en su cara, y el otro en su culo.

¿La utilidad? Pues imaginad la situación: Os encontráis en la calle, en el autobús, en el ascensor, en la terraza de un bar o en clase. Sentís la necesidad imperiosa de tiraros un pedo (cuesco, pedete o, como se decía en latín, “pedus-tirarsus”). El problema es que no podéis hacerlo sin molestar a la población, sin que os miren mal o sin que tengan tentaciones cada vez más intensas de rociaros con un bote de gasolina y lanzar una cerilla.

Sabéis a lo que me refiero, ¿cierto?

Pues no os preocupéis, el “Tubo Carulo” solucionará todos vuestros problemas. Nunca más tendréis que contener vuestras ansias por ese vicio tan maravilloso y sano que podéis disfrutar solos o en compañía de vuestros amigos. Los precios están por decidir, pero oscilarán entre los 3 euros y los 50 y pico.

Si creéis que este artilugio es una chorrada sin sentido, probad a imaginar que en lugar de “pederos” os gusta escuchar música en cualquier parte. ¿Os habían hablado alguna vez de los auriculares?

 

 

¡Ops!… no he podido resistirme, perdón. Allá va un ejemplo algo más serio.

 

 

Este post va dirigido a los “bacalutis”, “jennys”, “chuchumecos” (misteralpargata, si el nombre no era éste puedes corregirme :-D) y demás especímenes que se dedican a amargar la existencia de cuantos les rodean. Podríais mirar en MediaMarkt, allí los auriculares cuestan lo que yo pediría por el “Tubo Carulo”.

A pesar de la variedad racial de esta gentuza, todos ellos coinciden en una cosa. Ninguno escucha jotas, música de mi tierra o cualquier otra cosa que me medio-agrade. Así que, desde éste mi humilde blog, un saludo para ellos.

Si queréis recordar viejas entradas relacionadas con esta chorrada que se me ha ocurrido mientras hacía la maleta, podéis acudir a este otro post.

Y au! 😀

PS: La semana larga ha pasado, ahora toda disfrutar 🙂

0

Será que lo del tiempo es relativo

Ya es agosto y la documentación del proyecto va avanzando. Es la forma más optimista de verlo, pero no la única. Por más que leo y releo no consigo que lo que escribo me guste del todo. El tiempo va pasando, y la cantidad de páginas “estupendas” que escribo aumenta, pero como todo en la vida, lo de estupendas es relativo.

Supongo que tan relativo como el tiempo.  Hubo un personaje que se atrevió a afirmar semejante aberración, y yo creo que no se equivocaba del todo. Digo yo que ese señor sabía algo más de matemáticas que yo, pero no necesito ser un genio para saber que, a veces, una semana puede hacerse tan larga como un año.

No sé si este vídeo me gusta porque me recuerda que la última enculada cepesiana (o en inglés, “last cepesian enculing”) está al caer. Igual simplemente me ha dado la idea de escribir esta chorrada, y por eso tiene que gustarme aunque no sea gran cosa. Por lo que sea, que no lo sé, aquí lo tenéis:

 

 

No os quejéis, a estas horas de la madrugada mi cabeza no da para mucho más. Así que como supongo que no os apetecerá leer cochinadas, canciones infantiles traducidas a inglés gañán o cualquier otra estupidez que se me ocurra, tendréis que conformaros con esto.

Y au!  😀

PS: Me voy a permitir el lujo de no poner nada aquí, ya es suficiente por hoy. 😀