Cargando ...

Anda a Cascala!!!!

Así son las cosas y así te las he contado

0

La broma del espejo

Mañana me voy a Lisboa con la bella doctora, pero no quería irme sin dejar algo escrito aquí para que seáis más o menos felices durante mi ausencia.

Hoy os presento este magnífico vídeo que me enseñó un amigo suyo en las fiestas del Pilar. Me parece sencillamente increíble, siempre he querido hacer alguna broma como ésta, pero claro, mis padres no me hicieron un clon para poder hacerlo 🙁

Sin más, me despido hasta la semana que viene, que imagino que tendré cosillas del viaje para contaros.

Y au! 🙂

 

0

La vecina cantarina

Hoy os voy a contar una historia de las que me gustan a mí 🙂

Estaba yo en mi casa y a eso de las seis de la tarde he decidido hacerme unos macarrones todo “rebuenos”. Así que he puesto el agua a calentar, he empezado a pelar la cebolla y otros que haceres culinarios, que incluían darle buenos tajos a una barra de lomo de mi pueblo para entretenerme mientras tanto.

De repente, algo ha distraído mi atención arguiñana. Una vecina del piso de arriba, con la ventana que da al patio interior abierta de par en par, ha empezado a cantar en inglés, con una voz de esas que rompen cristales. La canción era algo como lo que sigue:

Bicos yunou ailofiuuuuuu, uuuu yeaaaaa, mai lof is yors darliiiiin …

Al principio he pensado que sería algo pasajero, que dejaría de torturar a todos los vecinos y cerraría su ventana. No sé si cerrar la ventana le hubiera funcionado, porque la mía estaba cerrada y seguía escuchándola igualmente.

Pero conforme pasaban los minutos me daba más y más cuenta de que esa horrible voz no iba a dejar de destrozarme los tímpanos, así que he decidido actuar:

He abierto mi ventana, y me he puesto a imitarla a grito “pelao”. Mi respuesta ha sido tal que ésta:

Oooooh oooh oooh, ailofiuuuuuu, guachimininaaaaaiiii,  bicos yorsister is hooooootttt

No había terminado la primera frase de mi improvisada canción cuando la voz estridente ha desaparecido y he oído una ventana cerrarse. Loixiyo había ganado la batalla, la petarda se había callado.

Una pregunta que me ha venido a la cabeza después, y que dejo aquí planteada es la siguiente:

La que se ha callado era la vecina pero.. ¿era la ventana que se cerraba suya, o de un vecino que no quería oir nuestro particular duelo?

Pues nada, queridos padaguanes, otro día más!

Y au 🙂

PS: Mojito de sidra!! 😀

0

El legionario del chino y el conductor cantarín

… Todos locos …

Es la única forma lógica de empezar a escribir que se me ocurre ahora mismo. Hoy ha sido un día de personajillos curiosos, y por eso voy a contaros un poco lo que ha sido.

Después de comer he bajado a mi tradicional café en el chino de enfrente de mi casa. Por el camino he visto a un señor con sombrero de legionario (verde, militar de esos con pompón), un perro cazador negro y pintas de “España, una, grande y libre”. No le he prestado especial atención salvo por lo del gorro, y me he metido al bar.

Ya en el bar, he pedido mi café con hielo. El personaje ha entrado a pedirse una cerveza, dejando al perro sin atar en la puerta. El perro, todavía joven y curioso, ha entrado a ver qué se cocía en ese lugar que no había visto. Tal cual ha entrado, el señor le ha dado una pseudo-patada (de esas que sólo son para asustar, sin llegar a golpear) y el perro ha vuelto a la calle. Hasta aquí todo… normal, salvo otro pequeño detalle que todavía no os he contado:

El perro negro al que gritaba y pseudo-pataleaba se llamaba MORO.

Ya nos hemos sentado en la terraza y ha venido un adolescente extranjero, presumiblemente rumano o de algún país de alrededor. Le ha preguntado al señor a ver si podía darle algo de dinero, y el diálogo ha sido tal que así:

– Perdone señor, ¿no llevará 50 centimos para darme?

– ¿50 céntimos yo? Me los tendrías que dar TÚ a MÍ, y no al revés…. ¡Será posible!

– ¿Por qué, señor? No entiendo, no tengo trabajo.

– Vamos a ver, niño. Yo tampoco tengo trabajo, y ¿Sabes quién me mantiene? Españññña (con voz orgullosa como en tiempos de mis abuelos), igual que a ti. Españññña te mantiene. ¡Moro, muérdele! ¡Mátalo! ¡Ataca!

El perro, obviamente, ha seguido a lo suyo. Estaba todo entretenido comiendo cacahuetes que había en el suelo. El joven pedigüeño se ha ido sin rechistar, y yo, estupefacto, no he llegado a entender por qué el señor debería recibir esos 50 céntimos en lugar de darlos. No lo he entendido, pero en fin…

Tras acabar mi café me he ido a unos parques cerca de mi casa a pasear un poco. Y en un paso de cebra he oído gritos. Me he vuelto hacia el lugar de donde procedían, pero no he encontrado quién gritaba. Enseguida he entendido lo que ocurría, cuando una furgoneta ha girado en esa esquina. El conductor era un señor que iba, con las ventanillas bajadas y cantando algo como esto:

– ¡Menuda mieeeerrrrda de lugaaaaaarrrr! (repetidas veces, con distintas melodías y ritmos, pero siempre a grito “pelao”).

Como decía, todos locos. Tanto que tenía que ponerlo aquí para compartirlo con el mundo. Tal vez el amigo de Españññña y el conductor me lean y se rían un rato recordando sus respectivas hazañas. O tal vez no, quien sabe.

Pues ale, otro día más, mis pequeños padaguanes.

Y au! 🙂

PS:   … ¿O qué? 

0

Anda a cascala! cumple cinco añitos y tiene un nuevo hermanito

Aunque el blog ha perdido frecuencia en las publicaciones, sigue vivo y seguirá estándolo por un tiempo más. Hoy celebro que hace ya 5 años que me decidí a empezar a escribir. Por eso mi primer litro de calimocho en Interpeñas será a la salud de éste mi rincón cibernáutico.

 

 

Aprovecho para que conozcáis a la hermanita pequeña de Anda a Cascala!, que he inaugurado esta mañana después de un par de meses preparándola.

Duranda será mi web profesional, y la idea es que sirva como tarjeta de presentación. En ella hablaré de mis proyectos de programación, pondré mi currículum y habrá un blog dedicado a la programación para no amargaros la lectura a los que venís buscando algo para reíros un rato.

Así que este blog queda destinado únicamente a hacer reír a la gente (si puedo, si no al menos me reiré yo). Lo de siempre, vaya 🙂

Pues nada, queridos frikoides, Interpeñas reclama mi presencia.

Y au! 🙂

 

 

 

0

PlayEurolotto: Euromillones online más

Nunca he sido aficionado a los juegos de azar, porque es altamente improbable que toque. En cambio, muy de vez en cuando compro alguna apuesta para los euroillones, porque aunque la probabilidad de ganar es baja, los premios son bastante importantes.

Está bien fantasear de vez en cuando. Yo siempre pienso que cuando me toque, mandare a “escaparrar” a mi jefe y no trabajaré nunca más. Pero no, hasta la fecha todavía no he sido el afortunado, así que me toca ir a trabajar como todo hijo de vecino.

A la hora de comprar las apuestas se puede ir a cualquier puesto de Loterías, que en la calle los hay a montones, o utilizar alguna web que se encarga de vender los boletos. Las webs son más cómodas porque puedes comprar desde casa o desde el móvil. Hoy os voy a hablar sobre PlayEurolotto, una de estas webs que podéis utilizar.

Si entráis en la web veréis que es sencilla e intuitiva, tiene pestañas con  los diferentes juegos en los que podéis participar (no solo tenéis Euromillones, sino también Eurojackpot, aunque a este último nunca he jugado), otra pestaña con información sobre cada juego, otra con resultados y otra con preguntas frecuentes. En el menú de arriba del todo podéis seleccionar el idioma entre español, inglés y alemán, registraros y acceder a vuestra zona privada. La verdad es que el diseño está bastante cuidado, para que el visitante se sienta cómodo allí.

Para participar, simplemente tenéis que ir a la pestaña del juego en el que queréis probar suerte, seleccionar vuestra combinación ganadora y pagar.

Podría decir más cosas pero creo que es mejor que descubráis la web por vosotros mismos. Simplemente os diré que si os gustan estos juegos probéis esta web, creo que os gustará. No os paséis jugando, y si os toca acordaros de mí 🙂

Espero que os haya gustado el análisis, habrá más en próximas entregas.

 

0

¿Octogenario o bicuarentón?

Estando con la bella doctora me han surgido algunas dudas que no hemos sabido responder por completo. Hay un conjunto de palabras que se utilizan para designar grupos de edad de las personas.  Vamos a verlas una por una:

Bebés: Somos pequeñitos, con los brazos cortos y mofletes grandes.

Niños: Ya tenemos dientes y pelo en la cabeza.

Adolescentes: Ahí nos dicen que estamos en la edad del pavo y nos empieza a salir pelo por otros sitios.

Veinteañeros: Podemos votar, beber, conducir y entrar legalmente a bares.

Treintañeros: Lo mismo que los veinteañeros, pero el alcohol nos sienta mucho peor (dicen, aún no he llegado aquí).

Cuarentones: Aquí el sufijo cambia de “eros” a “ones”. ¿Por qué?

Cincuentones: Ya nos hemos acostumbrado al “ones”.

Octogenarios: Ochenta años. No sabemos las palabras intermedias.

A continuación, las dudas que me han surgido:

– Si cuarentones es  (o al menos suena) despectivo, ¿cómo es la palabra no despectiva? ¿Bi-veinteañeros?

– ¿Qué hay de los “sesentañeros”? Podrían ser tri-veinteañeros o “cuarentones y medio” si queremos decirlo despectivamente?

– De los “setentañeros” no se me ocurre otra fórmula.

– Los de ochenta y pico se llaman “octogenarios”. ¿Podría ser “bicuarentón” la palabra despectiva?

Como siempre, aceptaré cualquier respuesta que se os ocurra. Por supuesto también aceptaré que me iluminéis y me digáis las palabras reales.

Y hasta aquí mi chorrada de hoy. A ver que se me ocurre para la próxima entrega.

Y au! 😀

PS: Red Bull y paracetamol… fiesta asegurada 😛