Cargando ...

Anda a Cascala!!!!

Así son las cosas y así te las he contado

4

Cómo conocí la receta del mojito de sidra

Chicos, julio de 2013 fue un gran mes… Os cuento:

Para poder poneros en situación, debéis saber lo siguiente…

En junio de 2011, justo cuando yo volví de Rivendel, la bella doctora se fue a estudiar a Oviedo. Después de mi Erasmus todavía quedaban 7 meses más de distancia, aunque esta vez en el mismo país, que algo era algo.

En el tiempo que estuvo fuera, me tocó ir a visitarla 3 veces. Cada una de ellas fui al bar El Duende, en la zona de marcha. Allí servían mojito de sidra, copa que me recomendó el Hijo de Boston y que me enamoró desde el primer sorbo que probé.

Volviendo a 2013 …

En julio de 2013 volví con mis padres a Oviedo. Hicimos uno de nuestros tradicionales viajes familiares a los que yo no solía faltar. Y como era de esperar fui al bar a por otro mojito. Peeeero… el camarero me explicó que ya no lo hacían, la gente no debía pedirlo mucho. ¡Qué desilusión! Me fui del bar, pero pocos metros más adelante pensé que era buena idea volver para decirle que me diera la receta.

En ese tiempo él había salido también a buscarme, y me dijo que tenía sidra, que podía hacerme uno aunque ya no lo tuvieran en la carta. Le pregunté si podía contarme cómo se hacía y me dijo que le parecía bien,  que volviera más tarde (fui antes de que abrieran) y haríamos unos allí.

Dicho y hecho, a la media hora volvimos y nos enseñó paso a paso cómo prepararlo. Nos hizo uno a mi padre y otro a mí, y me dejó ser mi conejillo de indias y que le preparara uno para practicar. Como curiosidad… no, aquel no me salió bien.

Estuvimos un ratico hablando con él y nos fuimos al hotel. Desde aquí, y por si acaso lo lee, un abrazo para él y mis más sinceros agradecimientos por el trato que me dio. Si vais por Oviedo, pasad a saludarle y le dais recuerdos míos, se acordará.

Bar El Duende: Calle Mon, no me acuerdo del número 🙂

Pues esa, pequeños padaguanes, es la historia de cómo conocí la receta del mojito de sidra. Hoy he decidido probar a hacerla en casa y he de decir que ha sido un éxito, os dejo la foto para que veáis que no os timo. Esta foto recibe hoy el prestigioso “gallardón” de la Foto de la Semana.

 

Mojito de sidra

 

Sólo un pequeño comentario. Si alguna vez preparáis mojito, aseguraos de dejar hueco para el hielo picado, o tendréis que ir echando hielo y bebiendo para hacer hueco. Si no tenéis cuidado, acabaréis como yo estoy ahora 😀

Pues hasta aquí mi historia de hoy, otro día os cuento más cosas.

Y au!

PS: Así no hay quien vaya a correr 😀

 

0

¿Qué significa virgen?

Este video me lo pasó la bella doctora hace bastantes meses y con él estuve un buen rato riéndome sin parar. La situación me parece sencillamente genial!

En él veréis a una niñita adorable que pregunta a su madre qué significa la palabra virgen. La madre hace lo imposible por explicar a la hija. Echadle un ojo, es entretenido.

Sin más, ahora toca ir a dormir, que mañana hay que rendir.

Y au! 🙂

PS: Gracias pizzero, te debo la vida, LITERALMENTE

0

Mis felices 26

Pues ya estamos aquí otro año más. Aunque este año se me ha ido un poco de padre, en lugar de escribir el día 2 que es mi cumpleaños, escribo el 6. Y es que cada vez me da más pereza escribir, además de que hay más y  más cosas que hacer.

En esta ocasión la novedad es que ya no vivo en casa de mis padres, y eso ha hecho (eso y algunas otras cosas que no voy a nombrar aquí) de mi vigésimo sexto cumpleaños un día muy especial.

La celebración empezó ya el día 1 con una cena acompañado por la bella doctora, mi actual compañera de piso. Cena, vino, regalos varios y a dormir. Hubiera sido la noche perfecta si al día siguiente no hubiera tenido que trabajar, pero no se puede pedir todo en esta vida. Bueno, pedir sí, lo que no se puede es tener.

A la oficina llevé pastisorias, que son una de mis últimas aficiones dulces. Son unos pasteles mágicos que alegran las mañanas a cualquiera. Los hay recubiertos de chocolate y de azucar glass (se escribe así?). Como me cuesta decidirme, lo mejor es no decidir y comprar de los dos, ¿o qué?

Y ya por la tarde hicimos una merienda-cena en mi piso, a la que invitamos a padres, tíos, hermano, cuñada y a la pequeña Hobbit a la que, por cierto, no os he presentado en sociedad: Mi sobrinilla. En esta cena nos pusimos hasta arriba de comer variadamente. Me cantaron el cumpleaños feliz, soplé las velas y vimos un pagüerpoint que le hicieron a mi padre por su jubilación.

De regalos… fue bien 😀 Unas camisas majas, una tostadora que nos faltaba, algo de dinerillo que nunca viene mal, un soporte para guitarra, un libro de recetas y un vale por un SPA.

Resumen del día: VICIO, VICIO y más VICIO. Vicio por doquier, vicio para cenar, para desayunar, almorzar, comer y volver a cenar. Y la verdad, fue estupendo juntarme con la familia.

Otro día tocará juntarme con los amigos y seguir celebrando, pero eso ya es otro capítulo.

Y au 🙂

PS: Pensaré algo para el 20 de diciembre a las 23:58.