0

¡Qué fresquita! Cerveza mala, anuncio genial

La bella doctora y yo nos acordábamos hoy de este anuncio de hace unos cuantos años. La verdad es que era muy gracioso, así que os lo dejo :-).

La verdad es que a estos de Cruzcampo las cervezas no les salen muy buenas, y eso que lo intentan. Pero hay que reconocerlo, los anuncios les quedan bien.

En fin… os dejo, voy a seguir sufriendo con mi Real Zaragoza.

Y au 🙂

PS: A falta de pan buenas son las fotos

Categorías Publicado en: General Etiquetas Sin etiquetas
0

Malo, sí, pero podría haber sido peor

Pues ya ha acabado 2020…

Y no, la verdad es que 2021 no va a ser mucho mejor. La maldita pandemia no va a desaparecer por el mero hecho de que haya empezado un año nuevo. No vamos a poder volver a abrazarnos, salir sin mascarilla o viajar por medio mundo. En resumen, más de lo mismo.

Echando la vista atrás ha sido un año pésimo. Todo comenzó con ediciones especiales de «La secta» y el señor «Ferrero Roché» hablando de ese desconocido virus que estaba sembrando el terror en China pero que en España causaría, a lo sumo, unas cuantas muertes. Pasaban las semanas, los contagios iban aterrizando en nuevos países, se empezaron a utilizar palabras como «riesgo» o «pandemia», a los médicos se les cancelaron congresos, formaciones y cualquier otro desplazamiento… Por nuestra parte, la bella doctora y yo decidimos echar el freno y esperar un poco antes de reservar vuelos y hoteles en previsión de lo que pudiera ocurrir.

Había ciertos indicadores de que algo gordo se estaba gestando pero, aún así, nuestro flamante gobierno seguía animándonos a hacer vida normal e incluso nos animaba a ir a las manifas antimachistas porque, al fin y al cabo, el machismo mataba más que el virus y se nos iba la vida en ello. Los estadios de futbol seguían a reventar de gente animando a su equipo, las terrazas de los bares llenas, los eventos multitudinarios seguían celebrándose como si tal cosa.

De repente y sin poderse saber con antelación, la situación se volvió crítica y llegaron dos meses de confinamiento domiciliario con emisiones diarias del NO-DO en las que se nos contaban las grandes novedades. Un cachondeo: Cifras de muertos maquilladas, excusas, médicos sin equipos de protección, mascarillas defectuosas, guantes caducados, respiradores que no llegaban, mandos de los cuerpos de seguridad hablando en las ruedas de prensa, insinuaciones cuanto menos cuestionables del ministro de defensa…

Fueron meses muy duros en los que miles de personas perdían a diario su trabajo o a algún ser querido. El número de fallecidos seguía subiendo y lo único que podíamos hacer era ser pacientes, cumplir con las nuevas restricciones y esperar a que surtieran efecto. Hoy me cuesta recordar muchos detalles que se ve que inconscientemente he decidido olvidar.

Después llegó la desescalada, las fases, los cambios de medidas sobre la marcha, el lío generalizado y, en consecuencia, la gente haciendo lo que le daba la gana (en muchas ocasiones no tanto por pasotismo sino por desconocimiento o confusión). La broma continuó cuando el control centralizado que se había ejercido hasta entonces se cedió a las comunidades autónomas. Y aquí ya… 17 realidades y ritmos distintos. UN DESCOJONE. Mejor no voy a hablar de lo que ha ido ocurriendo entre julio y diciembre.

Podría seguir rajando y rajando sobre lo terrible que ha sido el año, sobre cómo todos mis planes se han ido al garete (comida en un 3 estrellas Michelín, viajes a Londres, Chicago, Perú, Japón…) o sobre lo h*ja de la grandísima p*t* que es la gente y cómo muchos se saltan las normas a la mínima oportunidad. Pero… creo que merece la pena dejar de quejarse y pensar en qué cosas han salido bien a pesar de todo:

  • A pesar de todo lo ocurrido sigo sin fumar. Ayer hizo dos años de mí último cigarrillo
  • El confinamiento no me ha hecho engordarme todavía más. De hecho, me puse a dieta y he conseguido perder unos 12 kg
  • Mi familia está bien, afortunadamente no tengo pérdidas que lamentar
  • Sigo manteniendo mi puesto de trabajo. Uno nunca puede estar seguro del futuro pero, hasta ahora, todo ha ido bien
  • La bella doctora ha conseguido una interinidad aquí en Zaragoza
  • He tenido ocasión de hacer viajes por España (Extremadura, Galicia, Asturias, Canarias…) y también conocer un poquito más la provincia de Zaragoza. ¡La comarca de las Cinco Villas me sorprendió mucho!
  • Varios buenos amigos han tenido bebés (bichos o cacharros como yo los suelo llamar)

En mi caso, he vuelto a disfrutar de cosas que había olvidado que eran tan importantes. Hacía años que no disfrutaba tanto de un simple paseo de la mano por la Aljafería. O de un café con mis padres, o de sentarme en un banco, o de hacer manualidades, o de leer…

Pequeños placeres que con el paso de los años y el peso de la rutina uno va dejando de valorar. Esa, esa justamente es mi moraleja para este año y lo único que hace que sea menos malo. Ya que no he podido hacer nada de lo que quería hacer al menos he aprendido a querer lo que sí podía hacer.

Todavía queda un largo trecho por recorrer. Habrá que ver si las vacunas funcionan y cómo de profunda será la crisis económica que nos quedará, pero no queda otra que tirar “p’alante” y aguantar.

Y hasta aquí mi parrafada de hoy. La verdad es que no sé si me estoy dejando algo de lo que quería poner, pero como tengo sueño y esto ya es demasiado largo, lo dejo aquí.

Y au! 🙂

PS: Ya abrirán, ya…