Cargando ...

Anda a Cascala!!!!

Así son las cosas y así te las he contado

3

Los huevazos del 42

Llevo todo el día pensando en escribir esto por la noche. Y por fin, después de interminables horas en el CPS (hoy he llegado a 11 horas allí metido), y un capítulo y medio de House (Jaus), ya puedo hacerlo.

Esta mañana he salido de casa a las 9:40 a coger el bus, pensando que si justo en ese preciso instante tenía suerte y aparecía un 42 (cosa bastante improbable), llegaría a clase exactamente a las 10 de la mañana.

Lo genial es que, curiosamente, ha aparecido uno, justo enfrente de mi portal. Aunque, eso significaba correr las 2 manzanas para llegar a tiempo a la parada. Pero sí, he llegado, y me he sentido todo satisfecho, aunque con los pulmones que se me salían por la boca. Lo que no sabía es que mi calvario empezaba justo en ese momento.

Al principio no he caído, simplemente iba sentadito, pensando en la muralla china, para variar. Pero me he dado cuenta de algo, y es que parábamos cada 2 semáforos. Lo primero que he pensado es que hoy estaba teniendo mala suerte. Pero ese pensamiento ha desaparecido cuando he visto varios caracoles adelantándonos mientras se reían del conductor, y de los pobres pasajeros que viajaban a velocidad de abuela caminante. Bueno, no nos alarmemos, tal vez haya mucho tráfico…

NO!! La calle estaba como siempre, excepto que el autobús que me ha tocado sufrir esta mañana no corría nada. No conseguíamos pasar 2 semáforos en verde. Desde que las puertas del bus se cerraban hasta que éste empezaba a moverse, me daba tiempo a bajar, echarme un cigarro y subir. Era horrible!! Al doblar las esquinas no se notaba, puesto que eso hay que hacerlo a poca velocidad. Pero cuando te encontrabas con una recta de 3 carriles, con todos los semáforos en verde hasta 300 metros por delante de tí, ERA DESESPERANTE.

Ha costado desde Kasán hasta el Carrefour (normalmente unos 4,5 minutos) cerca de 14. No me lo  podía creer, así que poco antes de llegar al Carrefour se me ha ocurrido acercarme al lado del conductor, para poder ver la aguja que marca la velocidad. Increíblemente no la he visto subir de 30 km/h…

Ni siquiera en una recta donde los coches alcanzan casi los 80 km/h (sí, eso es una multa bastante elegante) ese hombre pasaba de los 30. Era como si no quisiera llegar al CPS. Joer, todo el mundo que vivimos allí le tenemos asco, pero no por ello nos cuesta 3 horas llegar. Y si el hombre tuviera luces, habría llegado pronto para echarse un café y un cigarro. Pero tampoco parecía tener esa suerte.

Por fortuna, el señor profesor ha debido coger el bus siguiente al mío, que debía pilotar el primo de mi conductor, porque ha llegado a las 10:14 minutos, sólo 1 minuto antes que yo.

Resumiendo, después de el agobio y el aburrimiento de un viaje en 42 de algo más de media hora que norlmente cuesta algo más de 20 minutos, he conseguido llegar a tiempo a clase para empezar el día.

Sólo una recomendación para Benito (así he bautizado al chófer): “Si tu mujer tiene ganas de marcheta nocturna, espero que no te cueste tanto empezar como cruzarte 4 semáforos. Porque se le pasarán las ganas y te quedarás a dos velas: VAMOS… UN POCO DE ALEGRIA Y FLUIDEZ EN LA VIDA NO VIENE MAL”.

Y ya está 🙂

1

Masacre moquil

Lo he presenciado con mis propios ojos: Una persona masacrando mocos como una posesa…

Bien, bien, me explicaré.

Este fin de semana ha sido intensivo con compiladores y ÉL (sí, el laboratorio de programación). Total que hoy, y como no podía ser de otra forma, he acabado en el Cerbuna con Joaquín, he cenado en el London y hemos seguido después con los últimos retoques y repasos al examen y a las memorias que el miércoles habrá que entregar.

Hasta aquí nada raro, nada que llame la atención en la vida de todo universitario que se tercie, en época de exámenes. (Por supuesto, no hablo de los Bolonios, que imagino que siguen con su particular jodienda, repartiendo panfletos DENTRO de la sala de estudio y desconcentrando al personal).

La cosa ha sido cuando de repente, y en plena cena, uno de los cerbunos que han venido a cenar con Joaquín y conmigo, ha reparado en un detalle que hasta entonces había pasado inadvertido. Unas cuantas mesas más allá, había una familia feliz cenando, y de todos ellos, ha habido una joven y recia muchacha más o menos de nuestra edad, que nos ha llamado la atención:

Su actitud era cruel. Llevaba, con sumo disimulo, su dedo meñique al interior de una de sus cavidades nasales. Llegado este punto, lo retorcía, para asegurar que su presa  caía en la trampa, y después lo retiraba con un movimiento implacable. Así, el pobre moco no tenía salida, y acababa enganchado en las redes de nuestra protagonista.

Este acto criminal se ha repetido en numerosas ocasiones, siempre con gran disimulo, cual agente secreto infiltrado en una peligrosa misión de incógnito. Pero, y aquí ha sido lo mejor, la chica no se ha contentado con eso, sino que ha decidido que ya valía de ser disimulada. ¿Qué mas da que medio bar contemple mi afición asesina?, ha debido pensar.

Así que ya, cansada de tanta tontería, ha empezado a meterse el dedo con gran descaro (obviamente, en la nariz, no busquemos 3 pies al gato, que esta vez NO los tiene), y, moco en mano, lo ha mirado directamente a los ojos, y se ha visto la duda en su cara:

– ¿Me lo como? ¿No me lo como? ¿Merece vivir o es como quien pone “detos a deplicadorez”?

Le ha costado decidir, pero ha optado por la solución drástica: ¡¡¡MUERTE AL MOCO!!!

Así que… ALE! ¡¡A la boca!!

Jajajajajajajaj, no he parado de reírme hasta que nos hemos ido del bar. De hecho hemos barajado la posibilidad de comprarle a la pobrecita un bocadillo más, porque ha debido quedarse con hambre. Y eso que los bocadillos del London son bastante generosos. Además hubiera sido bueno para ella (estaba hambrienta), para el resto del bar (menudo ASCO), y, sobre todo, para sus pobres mocos, que estaban sufriendo la más cruel de las exterminaciones.

Sin más nos hemos ido, sin parar de reírnos, y hemos seguido el estudio hasta hace un rato, que he vuelto a casa para terminar con “la tortura”.

Así que nada, ya he contado mi experiencia. Necesitaba compartirla con vosotros, porque no todos los días presencias una muerte en persona, y hoy he visto varias. Pobres mocos, pobres sus familias, amigos … No es justo.

Ale, otro día os cuento alguna más, ahora el deber me llama.

Y ya está 🙂

0

Mis felices 21

Bueno…

Ya es día 3. En principio nunca me han acabo de gustar los días 2 de julio, por eso de que todo el mundo te llama para decirte lo mismo, preguntarte lo mismo, y desearte lo mismo. En ese sentido adoro los sms, aunque siempre hace ilusión hablar por teléfono, y aprovechar la ocasión para charlar un poquito.

Desde hace ya algunos años, para mí no es sólo mi cumpleaños, es una fecha bastante especial, que me trae magníficos recuerdos a la cabeza, y en la que te hinchas a comer en sitios distintos al salón de tu casa. Y este año no ha sido distinto, lo cual está muy bien.

Me he despertado con los regalos de mi familia encima de la cama. Uno de ellos me ha llamado especialmente la atención: UN RELOJ EN BINARIO. Siempre he dicho “Buah, frikis enfermos, que sólo pensais en 0101011100″ pero, la cosa cambia cuando te lo regalan. Chulo, chulo. Así que mis gracias a los 3.

Una visitilla a mi hermosa vigilante, cuatro recados y a comer al “Indio” (de la India :P). Qué comidas más raras, dios! Salsa de coco con almendras? Espinacas con queso y no se qué mas? COJONUDO!! Sabores originales y extraños, pero muy buenos. Hasta arriba de comer.

Y ya, después del cafecito, tocaba ir a la Expo con mi hermano, cosa que ha estado bien porque hacía mucho tiempo que no pasábamos un ratillo los 2. Hemos visto el pabellón de Aragón, y unos cuantos daneses/as dando brincos y bailando temas pastelones… Las chavalas en su salsa pero los “hombrecitos”, tenían cara de “por Dios.. que alguien mate a BritniEspís por componer esto”.

Ya luego paseo con Martita, encuentro con la bella venezolana, y para casa a terminar el día de Bowling. Mañana habrá que estudiar a saco, si no mal iremos.

Sólo un comentario… Por suerte Shrek no ha aparecido, pero por desgracia tampoco lo ha hecho la bruja del bosque. Pero bueno… en la Expo me he cansado de ver tías buenas paseando con sus escotes y su acento forano por el recinto. juasjuasjuas.

Con 21 años pero el mismo “Sexapil”, me voy a dormir.

Benditos los cumpleañeros. He dicho.

0

LGA-ando se acabó!

Bueno, bueno, bueno …

Después de una semana sin escribir, hoy no quería irme a la cama sin decirlo: LA ENCULADA SIGUE. Y es que LP no salió como estaba previsto, pero espero que en LGA Dios se siente a mi lado, y a ser posible me sople lo que no me sepa. Alguien me dijo que cuando estudió le gustaba mucho Flex y Bison, así que, igual puede echarme una manita en las prácticas.

Estoy contento este fin de semana. He cobrado mis queridos links, me he puesto hasta el culo de comer tapas con los chavales esta mañana, he LGA-ado bien, pero bien… Y ha tenido buena compañía prácticamente los 2 días. Bien, claro que sí.

Ahora falta que ficheros empiece a entrar, que es “infumaibol, mai fren”. Horrible, horrible. O bueno, si no entra, me conformaría con que “El hombre del tiempo” sea benévolo. Muy pero que muy benévolo.

En fin, será hora de dormir, mañana será un día de reflexión y planificación. Siempre lo he pensado. En todos los asuntos de la vida, pensar durante 5 horas lo que vamos a hacer merecen más la pena que actuar 1 hora sin saber por qué. Así que, a meditar bien cómo me estudio Electrónica y Ficheros, y al tajo badajo!

Ale, como dicen en mi pueblo: A CASCALA!

0

Sábado productivo

Y no académicamente :P

Me ha gustado cómo han salido las cosas. Después de 4 noches apenas sin poder dormir por el dolor, he conseguido dormir 11 señoras horas de tirón, sin despertarme a meterme el primer pirulón que encontrara por casa. De buen humor, descansado y sin ojeras.

Así que he ido a cortarme el pelo por la mañana. Luego hemos empezado los ensayos con los niños, y la verdad es que la canción es majeta (jajajaj se nota que este año casi no he participado), y luego… por fin… me he comprado el traje para el paso de ecuador.

Oeoeoeee… yo la verdad… me veo muy raro, acostumbrado a mi camiseta de Teruel Existe, verme en traje con corbata ha sido todo un shock. Pero tampoco es tan horrible como yo había pensado, no sé.

Además me han pasado cosas curiosas. Jajajjajj. Estaba yo en traje, y han entrado a la tienda una parejita a preguntarme: “Por favor, dónde están las camisas?” Se han pensado que yo era un dependiente!! Anda, anda.. cómo está la gente de despistada. Así que al ver mi cara de “COMOOOO??” se han ido de la tienda sin comprar.

Pobres dependientes… han perdido una venta por mi culpa!

En fin, poca cosa, pero ya que ha sido de los primeros días que tengo desde que empezaron mis dolores faciales, así que me apetecía pregonarlo. En dos días como nuevo!

Y ya para rematar… el lunes me piro a las Fallas a ver a mis queridísimos “Valencìas”. Qué ganas de verlos… La de fotos que me pienso hacer! Que por cierto, entre el día amarillo y las fallas…. voy a llenar mi galería otra vez :-)

Nada más. Ahora a descansar, he dicho.

0

Seguimos poco productivos :-P

Otro día más.

Parece que no, pero el tiempo va pasando sin darnos cuenta. Sin quererlo, nos plantamos ya en marzo, y llevamos casi un mes de clases. Ha habido tiempo para poner los pies en la tierra después de la enculada, y empezar a moverse. Pero a día 28, tampoco se puede decir que haya habido días productivos.

Hoy no ha sido diferente. Dos horas peleándome con Merlín, pensando muy bien cada linea de código antes de picarla en el ordenador. Luego unas “pseudo-prácticas” en las que se supone nos hemos “iniciado” en el apasionante mundo del AutoCad. Comida entretenida, y después un café largo y tendido, acompañado de mi buen tabaco y unas partiditas de cartas.

Las horas de electrónica sí que creo que han sido de los pocos momentos del día que he aprovechado. Me enteraba de lo que decía el joven, estaba entretenido, y no se me han hecho pesadas. Pero a partir de ahí.. he vuelto al ya más que nombrado “bowling”. El derecho en la derecha. El izquierdo en la izquierda. Un huevo en cada mano y a frotarlos.

Jajajaj, en general ha sido un buen día, poco productivo, pero muy agradable. Además… he tenido una grata sorpresa. Mi “Peluda” ha vuelto y después de muchos meses sin apenas contacto, he tenido un buen rato para recuperar aunque sólo sea una pequeña parte del tiempo perdido.

Por el camino a casa, para no variar, he venido pensando. Y sí, decididamente he llegado a la conclusión (llevaba varios días pensando en esto) de que el cuerpo se “alcoholiza” en determinadas ocasiones. De la misma forma que después de una noche de extremos excesos etílicos tenemos lagunas en la memoria, he comprobado que después de determinados acontecimientos puede ocurrir lo mismo.

Hoy me cuesta horrores acordarme de lo que hice hace 8 meses, 10, e incluso un año. Es como si hubiera estado en coma, y hubiera despertado este agosto. Y la verdad, es algo muy raro. Igual que algunos sábados por la mañana tengo “flashes”, y me vienen a la mente escenas vergonzosas de la noche anterior, ahora me vienen a la mente escenas de hace muchos meses. Cosas que ni me acordaba que habían pasado, charlas con gente, fiestas, comentarios, cualquier tontería que hubiera hecho con cualquiera. Días de piscina, cenas en casas de amigos… Mil cosas.

¿Por qué pasa esto? ¿Por qué tengo la sensación de que “nací” hace 6 o 7 meses? Es como si gran parte de lo que hubiera hecho antes no hubiera ocurrido. No me desagrada la idea, las cosas duelen menos así. Pero me parece una cosa curiosísima. Cómo un cerebro (lo he nombrado alguna vez: un conjunto de células mal puestas) es capaz de recordar determinadas cosas y olvidar otras…

En fin, va a ser hora de ir a dormir, que ya estoy cansado. Aunque me alegra decir que me voy con buen sabor de boca. Sí. 🙂