Cargando ...

Anda a Cascala!!!!

Así son las cosas y así te las he contado

0

Write in C: Homenaje a nuestro lenguaje por excelencia

Por cortesía del señor Shadow, os pongo una canción dedicada a un «ente» al que todos sufrimos día a día, en nuestras descarriadas vidas cepesianas. Alguien que está ahí a las buenas y a las maduras, en Jendris y Mérlin, en FyBD o en Laboratorio de programación, en la salud y en la enfermedad, y hasta que la muerte nos separe:



Para que todos podáis entonar este nuestro himno, os pongo la letra, adaptada al inglés más gañán que se pueda esperar:

 

Güen ai fain mai coud in tons of trabol

frens an cóligs camtu mi

espiquin guords of güisdom,

grait in sííí.

An as de dedlain fastaprochis

an bugs aról daraican sí

samgüer samguan güispers

grait in sííí.

Leer más »

8

Sftp Drive: nueva joya para Merlín

He encontrado un programa que me va a salvar la vida.

Ya he comentado mi gran pasión por Notepad++, un editor de texto chachi con el que trabajar en Jendris es algo menos coñazo. Nada de tener mil ventanas del Nedit abiertas, sólo un Putty y el Notepad++.

El problema es que Merlín tiene deshabilitado el ftp, al menos para los alumnos. Se usa SFTP (ftp seguro), así que para programar en este bicho infernal tenemos 2 opciones:

Opción 1: Tener abiertos 3000 Nedits, cosa que en casa puede ser un auténtico infierno, porque va lento.

Opción 2: Utilizar un editor de texto en nuestro ordenador, y subir los archivos con cualquier cliente SFTP (por ejemplo Filezilla). Esta opción no es mala, pero también algo coñazo, para qué engañarnos.

Pues bien, hoy he encontrado la tercera opción, y la que mejor me parece ahora mismo.

Existe un programa, que se llama SFTP Drive, que lo que hace es montarnos nuestra carpeta de Merlín como si fuera un disco duro local. De esta manera podemos abrir los archivos de nuestra cuenta como si estuvieran en nuestro C:, editarlos con cualquier programa que tengamos instalado, y al guardar los cambios se suben automáticamente también.

Una delicia, vaya.

Problemas: El problema es de pago, y podéis descargarlo aquí.

Por supuesto, el tío Google se las sabe todas, y podéis encontrar infinidad de apaños de dudosa legalidad para saltaros los 45 días de prueba que nos regalan.

En mi casa está funcionando perfectamente. Y como siempre, me he preparado una versión convenientemente «arreglada» y portable. Ésta última no la he probado, y probablemente no funcione (el señor Shadow me lo acaba de confirmar: NO), pero si a alguien le interesa alguna de las 2 que me las pida, y se las paso.

Veamos unas capturas:

1. Metemos nuestros datos:



 

2. Trabajamos como si tuvieramos los archivos en casa 🙂


 

En fin, pues espero que os sea útil la información, a mí me ha hecho feliz hoy.

Y ya está 🙂

0

Mi mono Agustín

A veces pasa, que por causas ajenas a tu voluntad, el trabajo que se espera que hagas  no aparece con puntualidad. Esperas un día, esperas otro, y otro, y otro… No tienes nada que hacer, así que piensas: «Ya llegarán las prisas».

De repente, una mañana lees el email, y ahí lo ves: «Estimados subseres, su descanso acabó. Tienen una semana para abordar el problema. Pero… tranquilos, un 10% de ustedes tienen 21 días, otros sólo 8. Así son las cosas, y así se las he contado».

Ese email te deja helado, pero te pones manos a la obra. Después de 4 años en el Colegio Público de Springfield nada te sorprende, estás curado de espanto.

Es aquí cuando, en mi triste historia, conocí a Agustín. Os lo voy a presentar.

Agustín  es un mono que vive en un mundo extraño que no entiendo ni entenderé. Al pobre lo han encerrado en una casa con 3 habitaciones, y 2 puertas para pasar de una a otra. En algunas habitaciones hay plátanos colgados del techo. En otras hay cajas, que puede coger para subirse en ellas y alcanzar su comida.

Así que ahí está el pobre chiquitín, pensando cómo coño se lo monta para comer algo.

De momento, está algo falto de imaginación. Lleva como 3 horas abriendo y cerrando la misma puerta. Nadie sabe por qué, pero eso hace, una y otra vez. Deseemosle suerte.

En fin, por hoy Agustín tendrá que esperar, que me canso ya de estar en el ordenador. Pero mañana mismo hay que  echarle una mano, porque Chronos, el dios del tiempo que sólo sabe sumar hasta 9, espera que mi mono espabile antes del viernes.

Pues nada, con la alegría del desahogo personal, me despido por hoy.

Y ya está        🙂

2

Nuevo script: «Pkill» casero

Cuando estamos trabajando, por ejemplo, con programas cliente-servidor, normalmente ejecutamos el servidor en segundo plano, para poder seguir haciendo cosas desde la consola. ¿Qué pasa? Que se nos olvida matarlo, tenemos tropecientosmil servidores por ahí funcionando, y tenemos que hacer algo como esto para matarlos:

$   ps

$ kill -9 12345 (el pid del servidor)

 

Así para cada servidor que tengamos, un coñazo, vamos.

Pues el otro día en prácticas de SANRI, Elena me enseñó el comando «pkill», que mata a todos los procesos que tengan un nombre concreto. Por ejemplo, para matar a nuestros servidores, habría que hacer algo como esto:

$   pkill servidor

Y automáticamente se matan a TODOS los servidores que se estén ejecutando (obviamente, si son nuestros, claro).

Tonto de mí, y todo emocionado, lo probé en Merlin y en Jendris, y… allí no los tenemos disponibles. En Jendris no estoy seguro, pero en Merlin sí… NO ESTÁ.

Así que hoy en un ratillo, me he puesto a hacerme uno en plan casero y, como siempre, os lo pongo aquí por si a alguno le puede ser útil. Podéis descargarlo desde esta dirección:

http://cps.loixiyo.com/Scripts

O bien pulsando directamente aquí.

Pues eso, que a mí me ha parecido entretenidillo hacérmelo. Fijo que estaría por muchísimos sitios de internet, pero fabricación propia parece que hace más ilusión. Espero que os sea útil.

Y ya está 🙂

3

Productos Notepad++

Ya os comenté la existencia de un programa que me ha salvado la vida día tras día en mis interminables horas con Jendris (Hendrix, por si lo lee spd :-P)

Pues bien, hoy estaba buscando algún plugin para que me funcione también con Merlin (que no Merlín), y he encontrado algo que me ha llamado la atención.

Siento no haber encontrado esto hace un mes, porque os podría haber servido como regalo de San Valentín. ¿Tienes novia informática? ¿Quieres regalarle algo pero no sabes qué? ¿Sabes que pasa 25 horas al día con Notepad++ peleándose con Jendris? No dejes escapar esta oportunidad:





Puede pasar que le dé un chungo cuando lo vea y se acabe tu amada relación, pero si es una frikoide empedernida como tú (y altamente probable que lo sea), igual hasta le gusta.

Lo dicho, viva Notepad++, y viva la alta variedad de productos y alegrías que nos brinda, jojoj.

Y ya está 🙂

3

Aprendemos a pasitos

Hoy estoy contento, ya me he quitado el primer examen de encima. Y en principio la había estudiado bastante, llevaba el temario más o menos mirado y tal, el examen era «asequible» … Vamos, esas cosas que siempre se piensan.

Pero aquí empiezan los problemas. Y es que he re-descubierto algo que ya sabía:

TEOREMA:

«No hay mejor forma de comprobar que alguien sabe una cosa, que hacer que lo haga 214203405 veces.»

 

Es como si a un bebé, para comprobar que sabe andar, le haces andar 10 km. Desde luego, es igual de facil andar 10 pasos hasta los brazos de «papi», que andar 10 km. Lo único que lo diferencia es el cansancio. Pero hombre, siendo realistas, creo que con los 10 pasitos es más que suficiente. Si el nene quiere hacer el camino de Santiago, ya tendrá tiempo después.

Esto se traduce a que en clase, sumas numeritos de 4 cifras, de las que por cierto las 3 últimas son CEROS, y en el examen te ponen números de 10 cifras todas distintas, y con decimales. Claro, si tengo que sumar cada uno 20 veces, ¿acaso va a ser un problema si los son largos? Qué va, la calculadora lo hace todo, sólo TIENES QUE METER LOS DATOS BIEN.

Y para colmo, en lugar de sumarlos 20 veces, y comparar los resultados con unos numeritos preciosos que se nos pueden dar de enunciado, no hay nada mejor para que el alumno demuestre su buen hacer con la calculadora, que no dar esos numeritos. ¡¡Qué narices!! Si has sabido calcularlos una vez, puedes calcularlos 2, y luego compararlos, no es difícil, hombre.

Al bebé de nuestro ejemplo, en vez de hacerle andar 10 pasitos, le hacemos andar 10 km de ida, 10 de vuelta, y decirnos si le ha gustado más el paisaje al ir o al volver. ¡VAYA PADRAZOS ESTAMOS HECHOS!

Pero vamos, que como dijo una celebridad con quien una vez y durante algún tiempo tuve el gusto de coincidir, «No pasa nada, si no vales, lo vuelves a intentar, 1, 2, 3, 4, 5 o 6 convocatorias, y ya está!». «Y si vuelves a pencar la 6º, pues no pasa nada, te vas, y ya está!»

En fín, adoro las cuentas, y adoro demostrar mi amor hacia ellas. Ahora sólo rezo por que las esposas hagan su trabajo en casa, y contagien su felicidad a «papá» a la hora de darle a su bebé unas palmaditas en la espalda por su media maratón recorrida.

Y ya está 🙂