Cargando ...

Anda a Cascala!!!!

Así son las cosas y así te las he contado

0

Mi puente

Este puente ha sido bastante productivo. Los estudios no han avanzado tanto como yo hubiera querido, pero ha estado bien. Además de avanzar con mi práctica de laboratorio de computadores, tuve una noche de fiesta (pedo bestial), dos noches más relajaditas, pero no por eso menos entretenidas, y varias tardes para estudiar -o al menos intentarlo- regresión. Y digo intentarlo porque es un santo coñazo (con perdón, Germán, pero la asignatura no es santa de mi gran devoción).

El caso es que… el miércoles salí con Samuel y varios colegas suyos más, y conocí a alguien con sentido del ritmo, gusto por la buena música, amante de las letras ricas en vocabulario (porno o no porno, claro está, porque mi gran ídolo de masas escribe sobre lo que le echen)…

Pues sí, alguien que entiende mi gran afición por Chivi y sus canciones. No quería que pasaran los días (no sea que por un casual le dé por entrar a mi humilde blog) sin mandarle un saludo desde aquí.

ARCEGA (espero que no lleve H o me matarás! jojoj), en el paso de ecuador te espero… cantaremos algún temazo suyo.

Aquella noche dió para mucho más, incluyendo una anécdota con los porteros, siempre tan toca-pelotas, chulos y vacilones, que no comentaré aquí, porque tambien mis señores padres entran a veces a entretenerse por estos santos lugares.

Lógicamente el jueves mi resaca era casi tan grande como el exceso alcohólico de la noche anterior. Pero me cundió, programé bastante y avancé en las prácticas.

Viernes y sábado poco hice, dormir en casa de colegas variados, cosa que estuvo bastante bien, claro que sí, y estudiar. Y el domingo… me perdí mi partido del Zaragoza, porque no me enteré. Aún hasta tuve tiempo de rayarme un poquillo por cosas pasadas y solucionadas, pero como siempre ahí estaba la bruja para arreglarlo.

En resumen, un puente atípico, bonito pero con sorpresas inesperadas, pero sobre todo completo.

Esperemos otro como este…

0

Noche friki de “Jálogüin”

Ayer, y después de no sé cuanto tiempo sin hacer algo así (o igual es que yo no había aparecido :-P) conseguimos hacer quedada grandota de informáticos. Ahí estuvimos en el Cavas bebiendo como cerdos, y echando las risas.

Por supuesto el frikismo salió a relucir, y hubo un par de individuos (no mencionaré sus nombres) que hicieron un concurso para ver quién se sabía más cifras del número Π (PI). También apareció el número “e” por ahí. Por supuesto el veterano “Tony V de Berzas” -he pensado que sí, los voy a nombrar, jojoj- ganó el concurso.

También hubo momento para malpensar, como ilustra la fotografía.

Lo que todo el mundo pensaba que era un instrumento de placer de gran (grandísimo, no sale entero) tamaño, era en realidad un hacha de plástico, parte del disfraz de Raúl. Anda que no hubo caras de impacto entre la población. SON TODOS UNOS MENTES SUCIAS Y VAN A IR AL INFIERNO.

Desgraciadamente casi todo el mundo despareció justo cuando Juan y yo pedimos nuestra última ponchera con unos cuantos personajes más. Así que… muy a nuestro pesar, claro está, tuvimos que quedarnos ahí tristes, aburridos y sin saber qué hacer con la ponchera. Decidimos que bebérnosla sería buena opción, y así se hizo.

Ahora había que emprender nuestra partida hacia el Casco, para recuperar la inmejorable compañía de los Cepesianos, pero no sin antes pasar por Zuma para repostar (el camino es largo y aburrido sin calimochete). Allí nos juntamos con María, que ya era horita de que la conociera, y después de un rato de decir tonterías y burradas de toda índole salimos hacia el Casco.

A lo que llegábamos allí ya cerraban, y los Cepesianos empezaban a dispersarse, así que justo llegó para despedirnos, y acabar unos poquitos hablando un rato y diciendo cochinadas cerca del Pilar.

Pero como ya estábamos muertos (al menos yo), pues ya cada uno a su casita a descansar.

Así fue la noche, y así os la he contado. Habrá que esperar a la próxima entrega de “La noche Cepesiana”

HE DICHO.

0

Fiestas del Pilar 2007

¿Qúe puedo decir? Las fiestas han estado bien, mucha fiesta, mucho calimocho, sangría, charangas, …. Aunque este año… he de destacar mi mayor vicio festivo:

Webos mucho güenos

SIIII… es un almuerzo en condiciones, debajo de mi casa, te revive después de una noche de fiesta, te deja como nuevo. Ese sabor afrutadamente bello, ceremonioso y orgásmico que recorre cada célula de tu cuerpo ignífugo… qué porte, qué brío…

En fín… fijo que todo esto no tiene ni pies ni cabeza, pero quedaba pitiflís: vamos… ¡¡ORGÁSMICO!! Eso fijo que se entiende mejor, o no?

.

.

0

Mujeres meonas… Nueva moda?

Estas fiestas de Pilar estoy descubriendo cosas que no había pensado antes. Puede ser que yo sea un parras mental, que sencillamente no hubiera coincidido con el hecho pero siempre hubiera pasado, o que realmente sea una moda y de aquí a 10 años sea lo mas normal del mundo. La cosa es:

Ya he visto a 3 tías mear donde se supone que sólo meamos los tíos (por eso de que de espaldas a nosotros nadie nos ve, para nada machismo eh?). El primer caso fue en los conocidos por todos baños de pared de Interpeñas. Estabamos todos los chabales miembro en mano -cada uno con el suyo, claro- y de repente llegó una joven. Se bajó el pantalon, las bragas, se agachó… y ¡ale! entre 20 tíos alucinados meó la muchacha.

El segundo caso fue ya algo más peliagudo. Fue en un edificio de la calle! No buscaron un pino, o la puerta de un garaje, o si me apuras un hueco entre contenedores. NO. Fueron dos mozas a un edificio (posiblemente un banco), con sus escaleritas así todo pichis en la entrada, columnas a los lados de la puerta…. Vamos, no era un portal escondido. NO, NO, NO. Y ahí empezaron a bajarse los pantalones y a preparar el culo en pompa. Por suerte (o desgracia, porque ellas me miraron fatal y luego echaron a reír), yo pasé por ahí y ellas desistieron de su intención. Desde luego…

Pues sí, y es que es así. Si los tíos siempre hemos sido unos cerdos por ensuciar con nuestras orinas las paredes y portales… ahora las mujeres se suben al carro, pero con aún más estilo que nosotros, esto es, luciendo el trasero aunque haga frío.

Ole, Ole y Ole por las mujeres. 🙂