1

¿Y por qué me multan a mí?

Hoy hablaremos de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Son gente que día a día se juegan el tipo por mantener la seguridad del ciudadano de a pie, gente ejemplar, y que por supuesto cumplen la ley (al menos estando de servicio), que para algo está.

En concreto hay un par de puntos que creo que merecen un «OLE!!!». Tratémoslos detenidamente:

1. A un policía NUNCA se le ocurriría estacionar en doble fila, ni por supuesto en una plazoleta con bancos y una fuente, correcto? ¡NO! Me explico un poquito más:

Pongámonos en situación. Avda Valencia, esquina con Corona de Aragón, bar/restaurante Garden, frente al bar Montesol. En esa plazoleta, que posiblemente conoceréis, he visto más de una vez un coche de la policía nacional aparcado encima de la acera, junto a la fuente.

Tu piensas que «estarán deteniendo a alguien peligroso», pero unos pasos más allá los ves sentados tranquilamente en la barra de un bar, comiéndose un pincho de tortilla y echando unas risas. También es cierto que tienen que almorzar pero, que se lleven un bocadillo de casa, o paguen parking (allí es Zona Azul) como todo el mundo.

Podemos pensar que «esos policías no son los del coche», sino que van andando, y que el vehículo es de otros policías que SÍ están haciendo su trabajo. Siento decirlo, PERO NO. Un día sin otra cosa que hacer, estuve fumando en la puerta para ver dónde iban al salir del bar. Efectivamente, fueron a SU coche patrulla.

2. Un policía NUNCA pondría la sirena (luces y/o sonido) sin motivo alguno, ni aprovecharía la condicion de «vehículo prioritario» si las lleva encendidas para saltarse un semáforo.

De nuevo, FALSO. He visto (repetidas veces) coches de la policía local de Zaragoza, que al llegar a un semáforo encienden las lucecitas azules, se lo saltan, y las quitan. ¿Acaso eso está bien? Hoy he vuelto a ver como una furgoneta de «la misma gente» se saltaba 4 semáforos en el Paseo de Calanda.

Es una vergüenza encontrarnos con situaciones como estas. Realmente son absurdas, pero qué pasaría si eso mismo lo hago yo? Saco un pañuelo blanco por la ventanilla (indicando urgencia en un vehículo normal), paso el semáforo y me lo guardo. O aparco en una plazoleta para descargar la compra porque me duele la espalda.

Son sólo ejemplos tontos (saltarse un semáforo que no entrañe peligro o aparcar en un sito peatonal), pero si hacen esto con cosas «con las que no obtienen grandes beneficios», hay algo que me pregunto:

¿Qué pasará con cosas que luego puedan vender? Redadas, registros a los negritos del «top-manta»…

En fin, con la seguridad de que «la justicia está bien hecha y las leyes son para todos igual», me despido por hoy.

He dicho.

Categorías Publicado en: Mis Rayadas Etiquetas Sin etiquetas
3

Cada detalle cuenta

Ayer fui a un partido de fútbol. Hay que decir que hacía mucho tiempo que no disfrutaba de uno en la Romadera. El Zaragoza no jugó mal como acostumbra (aunque sea Zaragocista hay que decirlo), y eso se tradujo en un buen resultado: 3-0.

El caso es que, hubo un tiro al palo por parte del Zaragoza, y unos minutos después alguien cerca de mí dijo: «Joder, si el tiro hubiera entrado ahora iríamos 2-0».

Esto me dio que pensar, y estuve el rato siguiente y la vuelta a casa, andando, reflexionando sobre el tema. ¿Qué hubiera pasado si el tiro al palo hubiera sido gol?

Después llevé esa situación tonta y sin importancia, a «la vida en general». Y… OPS! Cosas curiosas.

Con cada acto (o «no-acto») que hacemos, el curso de la historia cambia. Con cada pequeño gesto o comentario hacemos que una cosa que «podía estar a punto de pasar» no pase, o que «algo que inevitablemente no iba a pasar» pase. Y esto es algo que por un lado resulta tranquilizador, pero por otro lado es completamente inutil.

Vayamos al tema del fútbol:

«Si ese tiro hubiera entrado, ahora iríamos 2-0». ¿Esto es cierto? Sí, y no. Lo que sí es cierto es que si ese tiro hubiera entrado y desde ese momento el partido hubiera evolucionado EXACTAMENTE como lo hizo, iríamos 2-0. Pero, de haber entrado ese tiro, en lugar de sacar de portería el portero, se hubiera sacado de medio campo, y además se habrían perdido cerca de 2 minutos en la celebración. Por tanto, es imposible que todo hubiera sido como esperamos.

Así pues, lo único que es seguro es que «Si ese tiro hubiera entrado, ahora no iríamos 1-0, como es el caso».

Sí o sí? Eso no tiene vuelta de hoja.

Últimamente pienso si muchas cosas de las que he hecho en los últimos 3 años y medio han merecido la pena. Cómo cambian las cosas con una simple pijada, cómo un pequeño detalle condiciona los meses siguientes… Esas cosas vamos.

Y claro, el comentario de este tío tres asientos a mi derecha me hizo pensar.

Otra cosa curiosa:

Igual que «hacer algo» cambia el curso de la historia (por llamarlo de alguna manera aunque suene tremendista), «no hacer nada en un determinado momento» también puede cambiarlo? ¿Puede influir mucho o poco?

En fin, el Zaragoza ganó, que era el objetivo, y con eso me quedo.

Otro día me enrollo más, que ahora hay que programar.

He dicho.

Categorías Publicado en: Mis Rayadas Etiquetas Sin etiquetas
2

El «Multi-yo»

Una noche hace tiempo soñé algo que me gustó bastante, y el otro día estuve dandole vueltas al asunto, viendo lo mucho que me gustaría que todo eso sea posible. Os comento:

El gran invento fue una máquina que nos crea el «Multi-yo». Un Multi-yo es un conjunto de cuerpos humanos regidos por una sola mente. Así pues, la mente de Loixiyo tenía 15 cuerpos iguales, cuyos actos le afectaban. Esto quiere decir que:

1. Un cuerpo está tooooodo el día sentado en una silla comiendo, para alimentar a todos los demás. Así que Loixiyo vive feliz porque está contínuamente comiendo.

2. Otro está todo el día durmiendo, porque los demás han de descansar. La idea de dormir sin parar también motiva a Loixiyo.

3. Otro está todo el día en la cama con una bella joven, para que los demás hagan su trabajo con ganas y alegría. Qué os voy a decir? Esta idea también motiva a Loixiyo.

4. El deporte es saludable, así que para estar ágiles, en forma y demás, hay otro cuerpo entrenándose sin parar.

Como véis, con un cuerpo estudiando, otro leyendo, otro de fiesta, otro trabajando, etc, el aprovechamiento del tiempo es del 100%. La vida sería más facil si tuvieramos la máquina para crear el «Multi-yo».

Y como colofón a mi relexión, lanzo una pregunta:

– Y si pusieramos a varios cuerpos haciendo la misma tarea? Cada cual que elija la que más le guste, yo creo que sé más o menos cual pondría. MACRO-ORGASMO!!!

En fin, con esta leve relexión lo dejo por hoy. Seguiremos informado.

He dicho.

Categorías Publicado en: Mis Rayadas Etiquetas Sin etiquetas
5

¿Quién tiene el pez?

Este es un acertijo que me costó un ratillo sacar, pero merece la pena porque cuando lo terminas te sientes como Dios, juasjuasjuas. Os lo pongo por si os aburrís y queréis darle al coco.

1. Hay 5 casas de diferentes colores.
2. En cada casa vive una persona de diferente nacionalidad.
3. Estos 5 propietarios beben diferentes bebidas, fuman
diferentes cigarros y tiene cada uno, diferente de los demás, cierto
animal.
4. Ninguno de ellos tiene el mismo animal, fuma el mismo cigarro ni
bebe la misma bebida.
La pregunta es: ¿Quién tiene el pez?

Pistas:
01. El inglés vive en la casa roja.
02. El sueco tiene perro.
03. El danés toma té.
04. El noruego vive en la primera casa.
05. El alemán fuma prince.
06. La casa verde queda inmediatamente a la izquierda de la blanca.
07. El dueño de la casa verde toma café.
08. La persona que fuma pall mall cría pájaros.
09. El dueño de la casa amarilla fuma durnhill.
10. El hombre que vive en la casa del centro toma leche.
11. El hombre que fuma blends vive al lado del que tiene un gato.
12. El hombre que tiene un caballo vive al lado del que fuma durnhill.
13. El hombre que fuma bluemaster toma cerveza.
14. El hombre que fuma blends es vecino del que toma agua.
15. El noruego vive al lado de la casa azul.

Quien consiga descifrarlo puede firmar en «El libro de los listos» (así lo he bautizado ahora mientras escribo esto). Es un archivo de Excel protegido con contraseña. Esta contraseña se obtiene averiguando quién tiene el pez, en qué casa vive, qué fuma y qué bebe, y formando una palabra con las 3 primeras letras de cada cosa:

nacionalidad-lo que toma-lo que fuma-color de la casa

Hay que escribirlo en minúsculas, sin guiones, ni espacios, ni puntos, ni nada.

ejemplo:

Si crees que la respuesta es: ‘el noruego que toma café, fuma
bluemaster y vive en la casa amarilla’

la contraseña sería:

norcafbluama

Si alguno se aburre tanto que me manda el archivo con su firma añadida, iré actualizando «El libro de los listos» para que quede constancia 😛

DESCARGAR —> El libro de los listos (16-11-18)

Pues nada, dicho esto, toca retirarse a la cama.

He dicho.

Categorías Publicado en: Mis Rayadas Etiquetas Sin etiquetas
4

Somos entes pensantes

Ayer por la noche, me fui a un terreno en Garrapinillos a cenar, y como era de esperar, bebimos un poquillo :P. En un momento, necesité tomar el aire, así que me salí fuera a fumarme un cigarrito mientras escuchaba música, y me puse a pensar.

No sé si sería el alcohol, pero empecé con mis paranoias. La de ayer era esta:

Empecé pensando en los Simpson, el capítulo en el que a Hommer le toca dar un discurso en público, y alguien (ahora mismo no recuerdo quien) le dice, que para no pasar vergüenza, lo mejor es imaginarselos a todos en ropa interior.

De ahí, llegué a la conclusión de que a mucha gente, igual que a mí, le incomodará bastante hablar en público.

Y a partir de entonces empecé a pensar: ¿Cómo pensará la gente por dentro?

Todo esto es porque, hay gente que parece que pasa de todo, que todo le da igual… Pero… una cosa es lo que parece, y otra MUY distinta es lo que es en realidad. Hay gente que aparentemente no tiene miedos ni complejos, y seguro (obviamente, si no, sería una piedra) que no es así.

O por ejemplo… igual que yo hay gente a la que no soporto, todo el mundo debe tener gente a la que con sólo ver le entren las ganas de vomitar. Pues bien, ¿qué se les pasará por la cabeza? ¿Serán todos tan «pasotas» como parecen?

Siempre he pensado que doy más vueltas de las que debería a las cosas, pero en ese momento pensé: «¿Cuántas vueltas les dará la gente?».

En medio de «la tontera» empecé a imaginar si algún día existirá un chisme con el que escuchar los pensamientos de la gente. Con eso saciaría esta tonta curiosidad que me entró, pero creo es toda una suerte que no exista, hay cosas que por el bien de todos es mejor no saber.

Con eso me quedé, y me di cuenta de que ya valía de tomar el aire, así que volví dentro a por otro «refresco».

Esto me planteó una duda, con respecto a algo que dijo mi profesora de filosofía hace algunos años: «La verdad nos hace libres».

¿En este caso, qué es mejor? Ignorancia o sorpresas?

He dicho.

Categorías Publicado en: Mis Rayadas Etiquetas Sin etiquetas
0

Curiosa sensación

Una curiosa sensación, sí.

Te levantas por la mañana, y te pones a pensar… No sabes muy bien ni cómo ni por qué, pero sabes qué es así. Es como… Bueno, simplemente es.

Echas cuentas, pero no te salen. No entiendes nada, es algo irracional, no tiene sentido.

Por qué me angustia tanto ? Por qué es todos los días igual? Intentas dejarlo ahí, quitarle importancia, como si no ocurriera nada. Puedes hacerlo un día, dos, tres, pero cuántos más?

No sabéis qué dificil es hablar sin decir nada, intentar ser ambiguo sin quedarte sin decir lo que quieres decir. Es complicado, pero creo que es por eso por lo que me gusta tanto escribir aquí. Porque hay que montarse la película.

Con la bergoña de un día más me despido.

Categorías Publicado en: Mis Rayadas Etiquetas Sin etiquetas