1

Deteniendo el tiempo

Muchas veces he pensado si sería posible, con alguna especie de super poderes, detener el tiempo. Imagino que algo se me cae al suelo y con un chasquido de mis manos… «CHAS!!» El objeto se detiene, y queda suspendido en el aire.

Otras veces me imagino en un examen, sin tiempo suficiente para terminarlo y… (de nuevo) «CHAS!!». El tiempo se para, voy a la biblioteca, repaso libros, apuntes y demás y hago un examen perfecto.

Cosas de estas las imagino con mil y una escenas, pero obviamente nunca he conseguido detener el tiempo y salirme con la mía. En cambio hay gente que sufrió en sus carnes una escena como la que vamos a ver a continuación:

«Tú estás en la estación para coger un tren a alguna parte, y de repente mucha gente alrededor se queda congelada, paralizada. Como si Dios le hubiera dado al «Pause» con su mando a distancia genial. Nadie se mueve excepto tú, y otros afortunados que no han quedado congelados.»

¿Qué cara se te queda?




Desde luego me encantaría ver algo como esto en directo, tiene que ser un señor mosqueo, jejej.

Me despido por hoy, otro día más, pero no mejor porque es imposible.   😛

Y ya está 🙂

1 comentario en “Deteniendo el tiempo”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.