0

La esperanza no ha de perderse

Ayer fui al partido a la Romareda. Un partido bastante decisivo: Real Zaragoza – Deportivo de La Coruña.

Hubo ocasiones mil para golear, el Zaragoza no paró de tirar, pero el balón se resistía a entrar. Con cada disparo todo el estadio pensaba “Esta sí, esta sí”, pero en ese momento algo fallaba, y el esférico no cruzaba la línea de gol.

Así fueron los 90 minutos, entretenidos, intensos, pero sin goleada. El Deportivo apenas tiró un par de veces, y se encerró en su área. La gente empezó a desesperarse.

Al partido se le prolongaron 4 minutos, que prometían ser agónicos. Necesitábamos al menos un gol para seguir pensando en la primera división, y si en 90 minutos no lo habíamos conseguido, nada hacía pensar que en 4 fuera a cambiar la cosa. Así que, como todos sabíamos, llegamos al minuto 93 y medio, cuando de repente… Falta cerca del area visitante.

El saque fue UNA MIERDA, hablando claro. Hubo un rebote algo extraño, y cuando el balón iba a salir por la línea de fondo, Sergio García la paró, y le regaló un balón cantado a Ayala…

.

.

Sí, en el minuto 94 el Zaragoza había marcado el gol que le daba los 3 puntos. La alegría se apoderó del estadio en lo que fue la celebración más larga que recuerdo.

Pues así fue.

Ese partido me pareció como la vida misma. A veces nos esforzamos en hacer las cosas bien, pero no hay forma. Sieeeeempre pasa algo que tira nuestra ilusión al suelo. Pero, ¿qué hay que hacer? Ser cabezón, y seguir intentándolo hasta que salga. Cada fallo nos abre un camino nuevo que a lo mejor no habíamos planteado, y una oportunidad de conseguir que el próximo intento sea el bueno.

Nada, a aplicarse esto en todos los ámbitos de nuestra vida, paciencia y ánimo. (Véase en los examenes, que están al caer, y la enculada puede ser fina como no me ponga manos a la obra YA).

Con la ilusión de haber amortizado el PASTÓN que cuesta mi abono, me despido…

He dicho.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.