Cargando ...

Anda a Cascala!!!!

Así son las cosas y así te las he contado

0

Adivino no, buen “guglero”

Hace bastantes años que vengo viendo como a la gente no le importa publicar absolutamente toda su vida en Facebook, colgar fotos de todos los sitios donde va, comentar en mil sitios sin importarle quién pueda leerlo y demás.

Por poner un ejemplo, una vieja amiga de la carrera (su nombre no lo diré aunque si lo lee posiblemente se de por aludida :D) suele comentar, algo “cifradamente”, prácticamente todo lo que le ocurre. Si discute con el novio, si echa un kiki con él para reconciliarse, si va al baño y “va duro”, si… Todo está ahí al alcance de los marujos.

A algunas personas eso no les importa porque creen que “sólo sus amigos pueden ver lo que escriben”. En la realidad, un poco de imaginación, una foto de perfil de alguien atractivo y poco más es lo único que se necesita para que alguien te permita marujearle la vida.

Todo el mundo entiende que gritar su vida íntima por la calle o pegar fotos casi desnudo en las fachadas de los edificios puede resultar mala idea pero no ven que en la red el problema también existe. Mucha gente no tiene reparo en utilizar contraseñas de broma para el correo electrónico, comentar todas sus intimidades en las redes ni por supuesto colgar fotos sin apenas dos prendas de ropa. Y no me entendáis mal, me encanta ver carne femenina pero hay que tener un poco de conocimiento.

Todos locos peeeero… allá cada cual.

Relacionado con toda esta paranoia que tengo yo acerca de la seguridad, la privacidad y demás, he encontrado este vídeo que me ha dado que pensar. No sabría decir si es cierto o ficticio pero desde luego no me parece nada descabellado. Os lo dejo por si a alguno le abre los ojos.

Nada más por hoy, queridos Hobbits. Bueno… sí… hoy ha sido el cumpleaños de “La pequeña Hobbit”, que para quien no la conozca es mi sobrinilla pequeña. Todavía no sabe leer pero cuando algún día marujee este blog sin saber que es mío quiero que lea esto:

¡FELICIDADES CACHONDA! 

Ale, pues otro día os cuento más cosillas, tengo novedades novedosas.

Y au! 🙂

PS: Paciencia infinita 🙂 

0

Niño majo y otros personajes

Ayer estaba en casa con mi bella compañera de piso y su amiga e inquilina durante unos días y nos dio por ver videos en Youtube. De alguna forma que ahora mismo no recuerdo, llegamos hasta éste.

El niño del principio me parece hasta simpático pero los personajes de después son increíbles.  Si os aburrís como yo echadle un vistazo, no tiene desperdicio.

Sin más, me voy a ver si ceno, hemos pedido comida del chino :-D. Que disfrutéis el vídeo.

 

 

Otro día os enseñaré los videos de la mujer más delgada del mundo.

Y au! 😛

PS:  Drogas tunning para el avión 🙂

0

A la salud de los políticos

Hoy sólo quiero echarme unas risas a la salud de los políticos, gente que reciben nuestro voto un día y pueden hacer y deshacer a su voluntad durante los años siguientes.

Seguro que si me pongo a buscar sacaré chorradas sobre todos los partidos políticos, pero no es mi intención ponerme a discutir sobre política aquí. Sólo quiero poner unos cuantos videos que me han arrancado alguna que otra carcajada.

Veamos primero a “La Cospedal”, lo divertido de este video es que no llegué a saber de qué co*o habla. Desde luego se le ve bastante “suelta” en su discurso, sí. Seguro que cuando llegó a casa quería pegarse un tiro:

Éste otro de de “La Kirsner”, que con su sensual acento argentino nos deja perlas como la que sigue:

https://www.youtube.com/watch?v=fla8rFnVun4

Por último, el que más me gusta. Si mi profesora de Matemática Discreta escuchara esto, se llevaría las manos a la cabeza:

“Todo lo que figura no es cierto, salvo algunas cosas que han salido en los medios. O lo que es lo mismo, todo es total y absolutamente falso”.

Os dejo con este también que, aunque no es real, me ha tenido riéndome mucho rato:

Miedo me da pensar que esta gente dirige países… será que por eso nos va como nos va.

Ale, otro día os cuento cosillas, novedades tendré.

Y au! 😀

 

 

0

De personas y personos va la cosa

Hoy vamos a aprender un poco de castellano, una lección muy sencilla.

– El perro, el gato, el padre… Todo esto son nombres en masculino.

– La perra, la gata, la madre.. Todo esto son nombres en femenino.

– Los perros, los gatos, los padres… Por si alguien no lo sabe, estas palabras sirven tanto como para nombrar a varios objetos masculinos como para nombrar a varios objetos sin especificar el género (incluyendo, o no, objetos femeninos).

Fácil de entender, ¿no? Estas palabras  en plural nos permiten no tener que escribir estupideces como la que sigue:

La asociación de padres y madres de alumnos y alumnas, decidió ayer amonestar a una parte del alumnado (entendiendo alumnado por alumnos y alumnas, porque alumnos es una palabra machista) por insultar y agredir a parte de sus compañeros y compañeras. Los profesores y profesoras (el claustro o profesorado, porque profesores es una palabra machista) decidieron por unanimidad aprobar una nueva norma según la cual, los niños y niñas que estén hasta los cojones o hasta la coronilla (porque hasta el moño es machista por suponer que las mujeres llevan moño) pueden acudir a la policía para interponer una denucia en contra de sus agresores y agresoras.

¿Habéis entendido algo de lo que he dicho? Francamente, YO NO.

No entiendo ese afán “moderno, progre, feminista??” de decir que los sustantivos en masculino plural son machistas. Loixiyo (hombre, masculino, varón y con pene) no tendría problema en decir “las alumnas” e incluirse en ese colectivo. Todavía diré más, yo sería más feliz pensando que entre las alumnas estoy yo (solo mujeres, y yo, nada más :D).

Coñas (que no es lo mismo que coños) aparte, me gustaría lanzar algunas preguntas que me parecen interesantes:

– ¿Quien es más machista, quien habla de profesores o quien piensa que eso es machista?

– ¿Qué es más incorrecto, decir profesores o decir profesores y profesoras?

– ¿Qué es más incorrecto, decir profesores o profesor@s?

– ¿Cómo narices se pronuncia profesor@s? ¿Profesorarrobas?

Dejemos de ser jilipollas (o gilipollas, nunca he sabido cómo se escribe), y de gastar dinero en imprimir papeles a todo color para decir que nombrar en femenino es posible, que el alumnado es más correcto que los alumnos y demás historias. Centrémonos en temas que verdaderamente importa, ¡hombre! (Hombre o mujer, depende de quien lea).

Ale, ya me he quedado a gusto.

Y au!

PS: Yo no soy machista… de hecho seré un amo de casa estupendo algún día 😀

 

 

0

Los cerdos, co, a la hoguera, co

No llevaba idea de escribir hasta el miércoles, momento en el que si todo va bien conseguiré la condicional. Pero lo que hoy me ha tocado presenciar en directo no tiene precio, y necesitaba contarlo al mundo.

He confirmado lo que siempre he temido. Y es que, definitivamente, la estupidez mundialmente mundial no tiene límites.

Estaba yo resolviendo un sudoku con mi cigarro y mi café con hielo cuando 3 niñatos de aspecto indeseable acompados de una niñata con aspecto algo más deseable (pero no por ello menos estúpida) se han sentado en una mesa próxima a la mía.

En un principio no les había prestado atención, hasta que una serie de eructos a cual más gordo que el anterior, pero incapaces de hacer sombra a mis rugidos de león, han empezado a sucederse. He dedicado una mirada de pocos amigos a tan insoportable gentuza con la esperanza de que tal vez se dieran por aludidos. Me han devuelto la “sonrisa” y han seguido eructando, cual puerco cuando los matan para hacer jamones.

Pensaba que sería suficiente, pero para mi sorpresa no ha sido así. Lo siguiente ha sido ponerse a escupir. Con mi café en la mano podía escuchar los sonidos de sus “ñapos” saliendo de su boca, y el ruidito al chocar contra el suelo. Mis ansias por exterminarlos a todos han ido creciendo de forma exponencial.

Cuando la situación no podía ir a peor, el volumen de sus diálogos se ha disparado, hasta que he sido capaz de entender sus palabras, que han sido algo como lo que sigue:

– Co, esta tarde vamos a ver a la Yeni, que quería ir a echar unos “flais” en su kelly.

– Vale, co. Pero paso de pedos, ¿eh, co?

– Vale, co. Sin problema, co.

En realidad había más “co” en cada frase, pero me resulta imposible escribirlos todos sin que la conversación pierda todavía más el sentido.

Mi cabeza estaba a punto de explotar, si hubiera tenido un cactus se lo habría metido a cada uno de ellos por orificios corporales que no se imaginarían. Pero no tenía esa suerte.

¿Creéis que es suficiente? Pues todavía hay más… Además han puesto música “bacaluti tronch” a todo volumen en sus móviles de última generación. No me preguntéis lo que he tenido ganas de hacer, porque si lo escribo me meterán en la cárcel por la crudeza de mis descripciones.

Nunca entenderé cómo estos especímenes pueden existir, ni de dónde han sacado su educación. Puedo entender que la gente se tire pedos mientras ande, que se saquen mocos y hagan pelotitas con ellos, para luego pegarlas debajo de la mesa. Puedo entender que haya gente que llame “despedir a Paula” al acto de hacer “caca”, que digan barbaridades sexuales en cada conversación o que beban agua del Ebro.

Podría admitir que en ocasiones yo hago todo eso. Pero… hay algo que me diferencia de ellos, y es que procuro que la gente no lo vea. En eso consiste la educación, en ser todo lo cerdo que quieras y pasar completamente inadvertido (ojo a mi definición alternativa de educación).

En fin, jóvenes padaguanes, otro día más. Os informaré cuando sea libre.

Y au! 😀

PS: Y este sábado, ingenierilmente 😀

 

0

El tubo Carulo

Hoy os presento un revolucionario invento que Anda a Cascala! (marca no registrada, todavía) presentará el próximo otoño en los principales mercados.

Se trata del “Tubo Carulo”, un sencillo invento que os permitirá disfrutar de uno de los grandes placeres cotidianos. Este invento debe su nombre a la unión de dos palabras muy comunes en el castellano: “cara y culo”. Y por si todavía no lo habéis deducido, es un tubo que el usuario colocará con un extremo en su cara, y el otro en su culo.

¿La utilidad? Pues imaginad la situación: Os encontráis en la calle, en el autobús, en el ascensor, en la terraza de un bar o en clase. Sentís la necesidad imperiosa de tiraros un pedo (cuesco, pedete o, como se decía en latín, “pedus-tirarsus”). El problema es que no podéis hacerlo sin molestar a la población, sin que os miren mal o sin que tengan tentaciones cada vez más intensas de rociaros con un bote de gasolina y lanzar una cerilla.

Sabéis a lo que me refiero, ¿cierto?

Pues no os preocupéis, el “Tubo Carulo” solucionará todos vuestros problemas. Nunca más tendréis que contener vuestras ansias por ese vicio tan maravilloso y sano que podéis disfrutar solos o en compañía de vuestros amigos. Los precios están por decidir, pero oscilarán entre los 3 euros y los 50 y pico.

Si creéis que este artilugio es una chorrada sin sentido, probad a imaginar que en lugar de “pederos” os gusta escuchar música en cualquier parte. ¿Os habían hablado alguna vez de los auriculares?

 

 

¡Ops!… no he podido resistirme, perdón. Allá va un ejemplo algo más serio.

 

 

Este post va dirigido a los “bacalutis”, “jennys”, “chuchumecos” (misteralpargata, si el nombre no era éste puedes corregirme :-D) y demás especímenes que se dedican a amargar la existencia de cuantos les rodean. Podríais mirar en MediaMarkt, allí los auriculares cuestan lo que yo pediría por el “Tubo Carulo”.

A pesar de la variedad racial de esta gentuza, todos ellos coinciden en una cosa. Ninguno escucha jotas, música de mi tierra o cualquier otra cosa que me medio-agrade. Así que, desde éste mi humilde blog, un saludo para ellos.

Si queréis recordar viejas entradas relacionadas con esta chorrada que se me ha ocurrido mientras hacía la maleta, podéis acudir a este otro post.

Y au! 😀

PS: La semana larga ha pasado, ahora toda disfrutar 🙂