0

Coronavirus, trabajo y teletrabajo (Parte I)

Llevo días queriendo desahogarme con este tema, pero tenía la esperanza de que la situación cambiara. Hoy he llegado a la conclusión de que no va a ser así, de modo que ya no veo razón para no escribir esta entrada, que será probablemente la primera de una serie en la que hablaré de cómo se ha planteado la crisis del coronavirus en la empresa en la que trabajo.

Antes de nada, un poco de contexto. trabajo en una empresa que distribuye *** a *** y ***. Soy informático y mis labores van siempre relacionadas con el mundo de las webs, por lo que mi presencia en la oficina es, lógicamente, absolutamente opcional. He puesto asteriscos porque no creo que éste sea el sitio adecuado para poner a parir a una empresa (aunque en este caso lo merezca), creo que las cosas hay que decirlas cuando, donde y como hay que decirlas, todo a su tiempo. Pero, para que os hagáis una idea, es una empresa bastante grande y se mueve en un sector crítico.

Pues bien, el miércoles pasado, 11 de marzo, ante expansión del virus, se nos convocó a todo el departamento para comunicarnos que se nos mandaba a casa para trabajar desde allí indefinidamente. La noticia me alegró, ya que vi que la empresa se preocupaba por nosotros y trataba de minimizar riesgos en la medida de lo posible. A medio día estábamos todos desmontando nuestros ordenadores y partiendo hacia casa para terminar la jornada desde allí.

A la hora de cenar llegó un mensaje diciendo que a una mujer de las altas esferas, cuyo nombre no mencionaré, no le había parecido bien que el equipo de Zaragoza trabajara desde casa. Así que a la mañana siguiente volvimos todos a trabajar a la oficina.

Por alguna razón que no llegué a entender, hay jefes en la empresa que no quieren que teletrabajemos todos a la vez. Deben pensar que teletrabajar significa irse de vacaciones. Así que sólo permitieron que medio equipo trabajara en casa, de forma que la historia quedó de la siguiente manera:

  • Equipo rojo y equipo azul. Cada equipo trabajará desde casa una semana y se irán alternando.
  • La gente en la oficina se sentará lo más dispersa posible de forma que nadie del equipo rojo se siente en ningún sitio tocado por el sitio azul.
  • No podemos bajar al comedor porque ahí comen los del almacén. Tenemos que comer en la pequeña sala que tenemos para tomar café. No podemos fregar los platos porque no hay fregaderos.
  • No podemos comer más de tres personas a la vez porque no hay margen para dejar sitio entre nosotros. Esto se traduce en que comemos en el sitio.
  • No podemos hacer reuniones presenciales, siempre por videoconferencia.
  • Lógicamente no podemos tocar puertas ni nada que toquen otras personas.

Esto fue el jueves. La verdad es que el jefe de mi departamento se lo curró un montón e intentó crear un plan de acción lo más seguro posible. No tengo quejas sobre él, el pobre se está comiendo un marrón que no quisiera yo por todo el oro del mundo. Yo, la verdad, es que es una persona a la que tengo en buena estima y a la que admiro por considerarle alguien justo y razonable. Todo hay que decirlo, lo bueno y lo malo.

El fin de semana el gobierno decretó el estado de alarma. Se insinuó que sería obligatorio trabajar desde casa, aunque luego el Real Decreto se olvidó de incluirlo. Quedó como una recomendación pero no obligación legal, así que cada empresa hará lo que le parezca mejor.

Inmediatamente la empresa preparó un documento en el que se dice claramente que yo, _______, trabajo en _____ y mi trabajo es absolutamente indispensable para abastecer de *** a *** y *** de todo el territorio nacional. Yo, un informático que hace webs. Este papel está diciendo algo que es absolutamente falso.

Rápidamente preguntamos por qué era tan indispensable para la empresa que 30 informáticos que hacen webs (y otras cosas más frikis con bases de datos enormes) estemos en la oficina. Y la respuesta que nos dieron fue:

Imaginad que hay un super contagio, los del almacén se ponen todos malos a la vez y hay que cargar un camión. Tenéis que estar para poder ir corriendo a meter las cajas.

Esto ya es esperpéntico. Porque digo yo:

  1. Si tan crítico es, ¿no debería haber varios equipos de gente del almacén, uno trabajando y otro de guardia por si pasa esto?
  2. ¿Cuál es la probabilidad de que todos a la vez enfermen?
  3. ¿Cuál es la probabilidad de que todos ellos enfermen justo al mismo tiempo, en horario laboral y mientras cargaban un camión?
  4. Si esto ocurriera, ¿no sería suficiente una llamada telefónica para que en 20 minutos todos los informáticos estemos allí para cargar el camión?

Tenernos en la oficina por un hipotético riesgo prácticamente imposible de que se produzca introduce algunos problemas que no me parecen insignificantes:

  1. En caso de desbordamiento de los hospitales, cosa que sí es bastante probable, ¿qué nos pasará si tenemos un accidente de coche?
  2. Acudiendo a la oficina aumentamos más riesgo de contagiarnos, o peor aún, de contagiar a otros compañeros, a sus familias, a los del almacén que cargan los camiones.
  3. En mi caso particular, un contagio mío supondría una cuarentena a una médico. Por la cabezonería e insensatez de alguien que no entiende que teletrabajar significa «trabajar a distancia» el sistema sanitario puede perder personal. Y no es que yo sea especial, hay más personas con parejas en el mundo de la sanidad.
  4. También hay personas que sencillamente tienen a su cargo a personas mayores o con problemas de salud que les hacen más sensibles. Esta gente también es muy importante.

Llevo cuatro días trabajando y no he hecho absolutamente ninguna tarea que no hubiera podido realizar desde casa, concretamente desde donde estoy escribiendo esta parrafada. ¿Me quiere alguien entonces explicar qué coj*n*s estamos haciendo allí?

Y ojo… me encanta teletrabajar un día a la semana pero no me hace ni p*ta gracia pegarme un mes entero recluido en casa sin salir. Me gusta ir a la oficina y es una excusa para ver el sol y tomar el aire. Si me estoy quejando es porque, responsablemente, la decisión más sensata es quedarse en casa.

Lo que peor llevo de todo son las formas, las excusas, la actitud irresponsable en una empresa relacionada con el sector de la sanidad. Sólo espero que por esta actitud no acabe pasando alguna desgracia porque entonces, ¿qué dirá la señora de las alturas?

En fin… otro día os seguiré contando.

Y au :-).

PS: Ni Londres, ni Gurrumendi… Levantaremos esto!

0

Cuando en lugar de la solución eres el problema

Cansado… cansado de las feminazis, de la extrema derecha, de los corruptos, de los indepes, de las líneas rojas, cordones sanitarios, «activas y pasivas», «no es no, Señor Rajoy» y demás inventos variados cuyo único propósito es dinamitar cualquier posibilidad de mejorar las cosas.

Me canso de ver como la gente finge intentar cambiar las cosas bloqueando cualquier alternativa y criticando a quien busca otras vías para conseguir ir a algún lado.

Di mi voto (tres veces) a alguien que pensaba que podía hacer algo bueno. Sí, Naranjito, me refiero a ti. Podrías facilitar un gobierno y luego hacer de Pepito Grillo, aportar cordura y suavizar las posturas. Pero no… eliges decir «no» a cualquier diálogo y después criticar a Pedrito por intentar hacer su trabajo y gobernar.

Sí, eres incapaz de presentar una alternativa con más votos que aquella que rechazas y te limitas a bloquearla sin proponer nada mejor. Además de negarte a ayudar, criticas a quien intenta buscar una solución sin ti. Más que Naranjito deberían llamarte El perro del Hortelano.

Por no querer ser parte de la solución te has convertido en parte del problema y no volverás a contar con mi voto.

Tú, Pelos, también tienes parte de culpa. Afán de protagonismo a toda costa, si no tuyo al menos el de tu esposa. No asumes que has perdido la mitad de tus votos y, en lugar de ayudar, te limitas a exigir. Parte del problema tú también.

También vosotros, los de siempre, los buitres. Los que revolotean en círculos a la espera de una nueva ocasión para exigir privilegios y dinero. Los que durante 40 años han estado chupando y chupando del bote mientras sembraban discordia, o la permitían, en su tierra.

Desde luego Pedrito no es santo de mi devoción como tampoco lo es la Calva, carga pública donde las haya. No… vosotros habéis perdido el norte así que tampoco creo que seáis la solución.

Últimamente pienso mucho sobre esto: 300 y pico personas metidas en un hemiciclo y cobrando un dineral son incapaces de hacer su trabajo y ponerse de acuerdo. Es posible que ese puñado de personas movilicen a un país de 50 millones para votar, con todo lo que eso supone tanto económica como humanamente. No hacen su trabajo y harán que los ciudadanos lo hagamos por ellos. Así no.

Si de mi dependiera les encerraría en el Congreso hasta que hubiera fumata blanca, sin salir hasta que haya un nuevo Papa de Gobierno. Si en 15 días no lo consiguen, los 400 a la calle, sin cobrar, inhabilitados de por vida en política y fin de la historia. No hay que obligar a nadie a trabajar en lo que no quiere, pero tampoco conviene dejar que cobre gratis si no hace su trabajo. Otros vendrán.

Sin más… Hoy sólo quería acordarme de ese pequeño grupo de iluminados que sin hacer nada acaparan la atención de todos los telediarios.

Y au! 🙂

PS: Comer, comer, comer, comer… Roma? Pizzas?

0

Colega, ¿dónde está mi suerte?

Hoy ha sido un día de esos que esperas que acaben cuanto antes, de esos que dan ganas de encerrarte en un cuarto vacío para no liarla. Os lo voy a resumir bastante:

8.30 de la mañana:

Loixiyo entra a trabajar. El día promete ser largo pero interesante.

11.30 h:  

Loixiyo ha hecho 10 ensayos de una instalación antes de proceder en el ordenador «importante». Todos ellos han tenido éxito así que procede a cerrar el asunto. Todo va bien, tenemos otro éxito …. PUES NO. Hay errores que, aunque no dependen del nuevo software, hacen que la aplicación no funcione como debería. No pasa nada, es hora del almuerzo.

11.35 h:

Loixiyo quiere un sandwich de la máquina expendedora. Hay que meter el dinero, y pulsar EH. Por alguna razón pulsa AJ, y en lugar del sandwich sale una caña de crema fría, seca y dura. Si al menos hubieran sido unos donetes…

11.50 h:

Loixiyo vuelve a su puesto, soluciona parte del problema. El resto se solucionará cuando se instalen el resto de los módulos que todavía no están en ese ordenador. Cambiamos de proyecto.

14.00 h:

8 ensayos de instalación en el ordenador de Loixiyo e incontables pruebas adicionales aseguran que a instalación en la máquina del cliente no dará el mínimo problema. Es hora de comer, luego sigo 🙂

15.00

Procedemos a la instalación. Subimos un archivo, OK. Subimos otro, OK. Subimos otro, OK. Subimos otro… … … No ocurre nada. No hay forma de mirar los registros de errores, la única información segura es que «por alguna extraña razón, mi aplicación no funciona».

17.00 h

Después de muchas pruebas, Loixiyo ha de apuntar una serie de números en un papel para que su jefa le solucione un problema. Loixiyo los apunta. La jefa vuelve 3 veces a decirle que ya está solucionado, pero el problema sigue ahí. A la cuarta intentona, la jefa quiere que le enseñe el número. Loixiyo ha escrito mal los números en el papel.

17.20 h 

Después de dos conversaciones telefónicas con una moza muy simpática que trabaja en la empresa cliente, confirmo que no puedo trabajar más. Los archivos que necesito los recibiré mañana a primera hora.

18:20 h

Loixiyo ha terminado su accidentada jornada laboral y se va a la calle a por el coche. Deja la mochila en el suelo y se fuma un cigarro con su compañera. Al terminar, suben cada uno a su coche y abandonan Plaza.

18.40 h

Loixiyo está en casa, ya nada puede salir mal a partir de ahora. ¿O sí? ¿Os acordáis de la mochila que he dejado en el suelo? ¿He dicho que la hubiera metido en el coche?

18.50 h

De vuelta a Plaza Loixiyo empieza a dudar… ¿No habré metido la mochila en el asiento de atrás?

… (Misterio) …

… (Más misterio) …

NO.. La mochila estaba en Plaza. Y menos mal, porque si no hubiera vuelto para nada.

*********************

Y digo yo: ¿Qué probabilidad hay de que todo lo que pueda salir mal en un día (y lo que no) salga mal? Yo diría que una entre 25.000 millones. Así que como esa es la probabilidad de que me toquen los 156 millones de euros, el viernes jugaré. Si dios existe y es justo, compensará la balanza y no volveré a trabajar.

Ale, detallado mi desastre de día, me voy a dormir.

Y au! 🙂

PS:    ¡¡Caracoles!!