Cargando ...

Anda a Cascala!!!!

Así son las cosas y así te las he contado

2

Cómo investigar a alguien en Internet

Llevo un tiempo queriendo escribir sobre el tema. Y es que yo creo que a veces no somos conscientes de que internet es una especie de contenedor enorme, donde muchísima información queda registrada y al alcance de cualquiera. No hablo de piratas informáticos, de “jaquers” ni pijadas como las que salen en las películas. Hablo de algo mucho más simple: La actividad diaria.

Todo el mundo está de acuerdo en que tener a alguien persiguiéndote mientras vas por la calle, veraneas y demás es muy molesto. Pero en cambio no tienen problemas en exponer su vida en internet. No sé si sabéis a lo que me refiero, así que vamos a suponer que queréis conocer la vida de un chico “co” que os molestó en un bar, y del que sabemos su edad, su nombre, y que es zaragozano.

1. Recurrimos a Tuenti/Facebook:

Con sus buscadores chachis podemos sacar, con un poco de paciencia, su nombre y apellidos. La gente normalmente no tiene reparos en registrarse y facilitar estos datos. Si sabemos algo más de la persona, como por ejemplo dónde estudia, la búsqueda es algo más rápida.

Podemos incluso mandarle una petición de amistad, que el especimen en cuestión aceptará casi sin preguntar, porque nadie se preocupa en hacer lo contrario. Si pregunta, le contamos cualquier milonga (lo conocimos en un bar y nos llevamos de puta madre, pero con el pedo no se acuerda de nosotros, por ejemplo).

Si nos acepta, podremos averiguar con quién sale, por dónde, su email (por ejemplo en Facebook se muestra por defecto), dónde estudia y/o ha estudiado, aficiones, libros que le gusta leer, música…

2. Google (Gúguel):

Es crucial para nuestros objetivos acosadores. Sabiendo nombre y apellidos, podemos buscarlo en Google, poniéndolo entre comillas. Si hay suerte (y la persona es mayor de edad, ya que para los menores está algo más controlado, creo),  podemos encontrar incluso alguna de sus notas de la universidad, si ha solicitado un piso de protección oficial, y demás información “útil”.

Pero no nos despistemos, nuestro objetivo principal es localizar su dirección de correo electrónico, si no la hemos conseguido ya en el paso anterior.

3. Sus gustos/aficiones:

Con la dirección de email, podemos intentar averiguar cómo se hace llamar esta persona por internet. A veces este dato coincide con la parte izquierda de la @ en el email. Otras veces basta con  introducir la dirección en Google, y ver dónde nos lleva.

Conseguido este dato, lo introducimos en el buscador, y vemos si la persona firma en foros, se registra en páginas web y cosas así. Podemos sacar muchísima información si la persona se mueve por la red para -por ejemplo- preguntar dudas de programación, pedir opiniones sobre algún viaje que quiera hacer, comentar artículos de otros “bloggers” y un largo etcétera de actividades cibernáuticas :-P

4. Expandir conocimientos:

Con un poco más de paciencia, podemos cotillear los Tuentis/Facebooks de sus amigos, e ir obteniendo más información que nos pueda ser de utilidad. Podemos repetir estos pasos con la gente de su entorno. Se les distingue fácilmente por los comentarios en el tablón o por el número de fotos en las que salen juntos.

CONCLUSIÓN:

¿Lo veis? Nadie se para a pensar todo esto, e incluso la mayor parte de las cosas que hacemos nos da igual que se sepan por el mundo. ¿A quién le va a importar donde estudio? ¿O si bebo Cacique o GuaiLabel? Lo que ya no me hace tanta gracia es que no haga falta ser un dios de la informática para conocer la vida de alguien.

No necesitamos contratar un detective, ni siquiera seguir a la persona personalmente. Internet lo tiene todo al alcance de todos, y eso lo tengo cada día más claro. Sólo hay que dejar que nuestra víctima viva su vida, el resto es utilizar las “herramientas” de las que disponemos.

No tengo más que decir, sólo espero que veáis por qué odio tantísimo este tipo de redes sociales. La gente “hace su vida” allí, como si su vida no tuviera sentido fuera. Y gracias a eso puede haber gente con picardía que se dedique a explotar la estupidez ajena.

Y ya está :-)

2 comentarios

  • Eidan
    Domingo, 29 de noviembre de 2009, a las 3:55

    Te doy toda la razón, quén sabe cuando van a sacar datos nuestros para vete tú a saber qué. Si me permites, añadiré a las herramientas que has citado una de las más potentes para averiguar datos de gente, de hecho creo que se puede obtener demasiada información con la misma: http://blancas.paginasamarillas.es/ pierdes 5 minutos buscando datos tanto tuyos como de gente conocida, te asustarás de la cantidad de información que se puede sacar.

    Un abrazo!

  • Quijote
    Domingo, 29 de noviembre de 2009, a las 10:39

    Por eso si alguien mira mi Tuenti no encontrará casi ninguna foto mía, solo fotos de chorradas y chistes un poco freaks xD.
    El día que se caiga el tuenti (feisbúk no utilizo) y la televisión seré feliz.
    Saludos

    Escribe un comentario

    *

    XHTML: Éstas son algunas de las etiquetas que puedes utilizar: <a href=""> <b> <blockquote> <code> <em> <i> <strike> <strong>